Miercoles, 14 de noviembre de 2018

España

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos


     Nuestras propias carencias como pueblo mal gobernado y como país en estado de desmoronamiento, y la evidencia de que por ahí fuera no está la Europa en que muchos ingenuos creímos encontrar un referente y un apoyo en nuestra dilatada e irregular transición hacia una normalidad posible y homologada, están haciendo aflorar, en estas inacabables semanas negras de sinrazón, quiebra, caos y ridículo, unos espontáneos signos de reflexión social no muy frecuentes por estos pagos. Y no sólo por hacer ondear banderas vergonzantemente arrumbadas, aunque también valga como indicador anecdótico de que algo se mueve.
     Es de suponer que cualquiera que conozca razonablemente la Historia de España " no la fragmentariamente reescrita e impuesta cada generación y media por la interesada y acomodada memoria de los vencedores de nuestras sucesivas guerras frías o calientes - ya maliciará que esta aparente toma de conciencia no va a servir para nada, porque los pueblos tienen " tenemos - un genoma tangible, no meramente metafórico, que condiciona el devenir de la especie en la escala evolutiva. Pero de ilusiones hay que vivir. Y pongo ejemplos para animarme y tratar de animarles a ustedes.
     Sin salir de lo que dice la prensa en estos últimos días hay evidencias estimulantes  (sí, ya sé que sólo es cuestión de tiempo hacerlas infecundas) de que no sólo estamos viendo la desnudez del rey (en nuestro caso, hasta un buen Rey podría verse eficazmente esterilizado por una constitución que tan vejada e impotente e ineficaz se está mostrando en otras lides), sino nuestra propia desnudez de telementecatos exhibicionistas, a la postre castrables por una angustiosa falta de opciones políticas nacionales respetables, fiables y constructivas"inclusive patrióticas, si no les da yuyu anafiláctico el término -. Sin ir más lejos, y en el entorno de este periódico, tenemos varias de estas evidencias. En primer lugar -este mismo domingo- uno más de esa magnífica serie de editoriales expertos y comprometidos, donde se pone en evidencia otro más de los vicios de un sistema autonómico pervertible y, consecuentemente, ya pervertido -entre otros muchos- en un capítulo tan sustancial como es la formación académica y la competencia profesional, únicos elementos legítimos de discriminación positiva en una democracia sana. Y es que tan poca confianza tenemos en nuestro propio sistema y tan poco respeto por sus reglas de juego que nos hacemos trampas en nuestra propia consola. También sin ir más lejos, y en el último suplemento dominical, donde suelen aflorar lecciones magistrales entre banalidades VIPS, Ian Gibson -uno de nuestros zoólogos anglosajones de cabecera, dedicados a la observación parcial pero valiosa de la especie ibérica- se lamenta de que en España seamos incapaces de rematar las faenas, inclusive las que logramos arrancar con mayor maestría y empuje, y de que seamos incapaces de consensuar y construir a nivel integral un sólido y duradero sistema educativo (quiero creer que el autor tiene en mente algún modelo inédito, no escorado ni instrumental, sólo destinado a formar, desde la infancia, ciudadanos libres y autónomos, capaces de elegir o configurar su propia ideología dentro de actualizadas coordenadas de civilización). Otro brillante jurista muy vinculado a nuestra Universidad, frecuentemente animando estas páginas con retranca y bisturí " Sosa Wagner-, se acaba de lanzar al ruedo con un par y un fundado y monumental artículo que desearíamos ver escrito en alemán y clavado cual tesis en la puerta de alguna de sus catedrales, que es de donde los teutones suelen mamar mayormente sus constructos más sólidos antes de llevarse por delante algo o a alguien.
     Pero es que, a nivel de pueblo llano, resulta estimulante comprobar como en muchas de las colaboraciones aparecidas en estos huecos reservados a los lectores se percibe, como elemento común, un armazón vertebrador en el que se inscribe, explica y correlaciona mucho, si no todo lo que nos viene pasando en esta piel bovina desde que se torcieron las cosas y nos vimos abruptamente metidos en un profético, programado y pautado "tiempo nuevo". Ese andamiaje es la mejor guía para una asignatura pendiente sobre "Educación para la Ciudadanía". No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas para relevar a los diversos bodrios que " afortunadamente- abortaron en la cuneta, aunque - lamentablemente - lo hicieran más por nuestra forma hemipendular de configurar la educación que por una reflexiva y crítica percepción social de sus muchas escoras por penosos lastres adoctrinadores. Me atrevo a sugerir a quienes no hayan leído " estudiado- aún estas magistrales y documentadas obras (la de nuestra compatriota, -cuyo defecto, de haberlo, creo que sería cierta benevolencia para con los españoles y nuestros incompletamente diagnosticados "demonios familiares"- ya va por la décimo segunda edición) que lo hagan " con lápiz y papel a mano- como DFPA (disciplina de Formación Permanente para Adultos), y que su estudio se incorpore como optativa al PUMUO (Programa formativo para mayores de nuestra Universidad). Tendrán la oportunidad de recordar cabalmente muchas cosas leídas, y hasta sabidas inconexamente en su particular noche de los tiempos, descubrirán coordinaciones y subordinacioes sorprendentes y no se sorprenderán por aparentemente inexplicables recidivas de viejas enfermedades propias y ajenas. E invito a los docentes librepensadores (a los no encuadrados por más disciplinas que las de su profesionalidad) a que negocien con estos autores licencia de inspiración y documentación para nuevos los textos escolares de formación cívica que habrán de venir, por necesarios, cuando los españoles sepamos darnos la clase política "a izquierda, centro y derecha- que creemos merecer, y que quizá merezcamos si nos ponemos a ello.
     Sólo así nuestros hijos o los hijos de sus hijos conseguirán llegar a la tierra prometida que a los más mayores parece habernos sido negada por nuestros muchos pecados de acción y omisión


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Marcuse es culpable

Soy el espíritu que siempre niega [Ich bin der Geist, der stets verneint]”, dice de sí mismo el Mefistófeles de Goethe. La izquierda, sostuvo Roger Scruton en Fools, Frauds, and Firebrands, es mefistofélica: lo que la define es su “esencial negatividad”, su “grito contra lo vigente en nombre de lo desconocido”: critica implacablemente las imperfecciones reales o imaginarias de la sociedad actual sin proponer otra alternativa que, en el mejor de los casos, borrosas utopías (en el peor, la simple reedición de lo que una y otra vez –de Lenin a Mao, de Pol Pot a Castro o Chávez- ha desembocado en fosas comunes y colas para comprar papel higiénico). Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

El caso Olona

Macarena Olona desveló una red corrupta en el País Vasco que afectaba a cargos nacionalistas Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

VOX y el voto católico

Es triste ver cómo tantos católicos militantes dejan pasar la oportunidad de apoyar a un partido que, por primera vez desde la Transición, está dispuesto a plantear una verdadera alternativa ideológica a la izquierda en todos los terrenos. Publicado en ACTUALL  

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo