Lunes, 01 de mayo de 2017

 Se trataba de abrir los ojos de los niños a una realidad compleja,

EDUCACIÓN SEXUAL

Alguna vez había que explicar este tema; pero cuándo, a qué edad, qué contar y cómo. Se trataba de abrir los ojos de los niños a una realidad compleja, que hasta ese momento permanecía oculta para ellos. Era muy importante hacerlo bien, para no dañar su sensibilidad y candidez. La mayoría de los padres nunca encontraban el momento, la ocasión propicia; los años pasaban y, finalmente, los hijos llegaban a enterarse de todo en la calle, por los amigos, por no se sabe quién ni cómo.


En otros tiempos, la educación sexual tampoco tenía cabida en los planes de estudio. Era una materia que, por miedo a hacer daño a los niños más inmaduros, no parecía muy adecuada para explicarla a grupos completos de alumnos. Así que era preferible tratarla individualmente y con sumo cuidado.


Aún conservo en casa el libro de Ciencias Naturales que estudié en el colegio cuando tenía 12 años. Lo guardo, porque siempre me ha parecido un libro con una didáctica excelente. Aporta unos conocimientos básicos sobre geología, botánica, zoología y, como no, sobre el cuerpo humano con todos sus órganos y aparatos, excepto el reproductor. Recuerdo haber visto un muñeco desmontable que permitía ver y separar todas las partes del cuerpo: pulmones, corazón, estómago... incluso el encéfalo; magnífico pero asexuado; sin pene ni vulva, sin testículos ni ovarios.


Hace ya unos cuantos años, recibí una carta del colegio, donde mis hijos cursaban estudios, en la que se nos convocaba a una reunión de padres con un solo punto en el orden del día: la educación sexual. La directora del colegio nos informó de todo y nos dijo que podíamos estar tranquilos, que el tema iba a ser explicado por una psicóloga y un sacerdote, ambos con una gran preparación y experiencia con los niños. Recuerdo que a todos los asistentes nos pareció una iniciativa excelente en la que, además, confiamos plenamente.


Un día apareció en televisión una tal doctora Ochoa con un programa semanal dedicado exclusivamente al sexo y, poco tiempo después, los libros de texto de Ciencias Naturales incorporaban el aparato reproductor, con toda naturalidad, junto a todos los demás. Con el tiempo la sexualidad empezó a tener mayor relevancia y las páginas dedicadas al aparato reproductor llegaron a ocupar más espacio, que las de cualquier otra parte del cuerpo humano. Luego aparecieron insólitas campañas dedicadas al preservativo, como aquella del "póntelo, pónselo", las charlas sobre el SIDA y el plan para poner máquinas expendedoras de preservativos en los colegios e institutos. De repente, parecía que los centros educativos se habían convertido en lugares de lujuria y promiscuidad, y que era muy importante evitar los embarazos no deseados y la propagación de enfermedades venéreas. Poco más tarde, en los libros de texto de Ciencias Naturales, apareció un tema dedicado a los métodos anticonceptivos. Allí se trataba desde los más comunes, como pueden ser la píldora, el preservativo o el dispositivo intrauterino, hasta los más raros. Algunos tan extraños, que muchos profesores tuvieron que buscar bibliografía para saber de qué iba la cosa.


Poco tiempo después se presentó, en los centros de enseñanza, una ONG que estaba dispuesta a dar charlas de educación afectivo-sexual, a los alumnos de 4º de la ESO, utilizando para ello horas de tutoría de alumnos. Dado que la ONG gozaba de un gran prestigio, los profesores dieron por supuesto que las charlas serían impartidas por médicos y psicólogos experimentados. Por otra parte, como se iban a llevar a cabo en las horas de tutoría, a los profesores les pareció estupendo, porque no afectaban al desarrollo normal de las diferentes asignaturas del curso y, además, como no tenían que estar presentes en las charlas, podían dedicar estas horas de clase a cualquier otra cosa. Nunca he llegado a saber qué enseñanzas recibieron los alumnos, pero sí descubrí, muy sorprendido, que no eran médicos ni psicólogos experimentados los que acudían a dar las charlas, sino unas personas muy jóvenes y, por tanto, sin experiencia. Un día, una profesora les pidió permanecer dentro del aula, para conocer la dinámica y el contenido que se impartía en ellas. Los voluntarios de la ONG le negaron el acceso, con el argumento de que su presencia podía cohibir a los alumnos, y de que era muy importante que los chicos pudieran sentirse libres para preguntar lo que les pareciera. La profesora tuvo que abandonar el aula, pero no se dio por vencida. Se fue a un aula cercana, que estaba vacía, desde la cual se podía ver lo que ocurría en el aula en cuestión. Pronto fue descubierta su estrategia y se corrieron rápidamente las cortinas. Tanto misterio, para algo tan natural, me hizo sospechar que allí había algo raro. Afortunadamente existe internet y las ONG suelen tener espacios para darse a conocer. Eso me permitió averiguar los planteamientos que, sobre los jóvenes y la sexualidad, defendía esa ONG, y quedé horrorizado. Determinadas prácticas que, tradicionalmente habían sido consideradas como perversiones sexuales, eran vistas con toda normalidad y como una opción más en la vida sexual del individuo. Ignoro si esto es lo que se enseñaba en las charlas porque, como he dicho anteriormente, nunca lo he llegado a saber.


Hace pocos años se empezó a celebrar, con gran éxito, una cabalgata denominada "orgullo gay" y, más recientemente, aparecieron el lobby LGTB y un montón de cosas nuevas, como los transexuales, los intersexuales, la homofobia, la transfobia y la LGTBfobia. El lobby ha ido adquiriendo poder en el mundo entero y parece haber abducido a gran parte de la población, de los partidos políticos y de los medios de comunicación. Una de sus conquistas, que me parece buena, ha sido que el homosexual haya dejado de ser objeto de toda clase de chistes y mofas. Con otras estoy en total desacuerdo, como la de que la unión de dos homosexuales sea considerado un matrimonio. Finalmente, que este lobby pudiera estar implicado en la educación sexual de nuestros hijos, me parece un disparate, y que se conculque el derecho de los padres, a decidir qué clase de educación sexual quieren para sus hijos, es totalmente inaceptable. Parece que se ha olvidado que los niños de hoy, como los de ayer, sólo son niños y que la educación sexual sigue siendo un tema igual de delicado y complejo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Esperanza Aguirre víctima de sus dudas

En política no hay nada más letal que no tomar decisiones aunque sean equivocadas ya que la falta de las mismas lleva inevitablemente a la inanidad

Por Togas y Dignidad Leer columna

¿Se equivoca Trump?

Todos los servicios informativos recogen el ataque de dos destructores americanos a una base del ejército sirio como represalia  por el supuesto empleo de armas químicas en un bombardeo por parte de El Assad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Samuel Huntington, el trumpismo y la identidad norteamericana

¿Ha supuesto el triunfo de Trump el último coletazo de la América de Norman Rockwell, el país homogéneo de mediados del siglo XX? ¿Se resiste EE.UU. a dejar de ser una nación?   Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Dudas sirias

Queda por dilucidar el asunto nada menor de si el bombardeo químico es de verdad imputable a Al Assad   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Justicia  hipotecada

Pasa el tiempo y cada vez está más claro que no se  puede confiar que la Justicia aclare lo que ocurrio en la masacre del 11 M   Publicado en la Nueva España

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Buena muerte

Hoy se entiende por una buena muerte aquella que, ante todo, suprime el sufrimiento

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La presencia femenina

En el pasado el papel de la mujer ha variado bastante de unas culturas a otras. De otro lado, siempre ha habido mujeres plenamente conscientes de su valia que han ejercido una influencia efectiva en su entorno.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Paz, piedad, perdón

Sin ese "pucherazo" no hubiera habido Gobierno del Frente Popular y la historia de España hubiera sido distinta

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

España, entre la desmemoria y el adoctrinamiento

Sería un logro generacional si, enterrados en paz todos los bisabuelos, acabamos de una maldita vez de ajustar las interminables y realimentadas cuentas pendientes y nos dedicamos a avanzar pisando terreno firme y algo más seguro. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

¿Es innata la orientación sexual?

El famoso "niño atrapado en un cuerpo del sexo opuesto" es un mito. ¿Se han parado a pensar nuestros entusiastas transgeneristas que están dando por buena una antropología dualista, cartesiana?   Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cataluña y la Justicia

Hay dos opciones: olvidarse de que existe algo que por resumir llamamos Cataluña o buscar el pasaporte Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Nuestros politicos seran capaces de traicionar a las victimas de ETA aceptando su ficticia rendición?

a) Si no les importan los ciudadanos sólo su interés
b) No sería su fin

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo