Lunes, 26 de junio de 2017

Mirando al futuro

España, entre la desmemoria y el adoctrinamiento

Resulta una casualidad sarcástica, muy probablemente ajena a su autor, el que una tribuna dedicada a "La España desmemoriada" se haya publicado en este periódico precisamente en la víspera de un 11M, nuestro particular día de la amnesia. O si lo prefieren, día de la infamia o día de la omertá, conmemorado con atrezo verde y algún que otro evento coreado por un silencio corderil, que contrasta escandalosamente con nuestra resabiada y endémica incredulidad, particularmente ante las verdades oficiales (más aún ante amagüestos, rocamboles y señuelos de escandalosa tramoya), y con nuestra sesgada proclividad a una justicia universal que no entienda de olvidos ni de puntos finales (para los enemigos, por supuesto). Todo parece poner aquí en evidencia una rara sintonía o un pacto subliminal sistémico " del sistema, del régimen " entre todos los que saben algo pero ignoran lo que otros saben y lo que saben de lo que ellos saben y ocultan; entre los que cometieron crímenes, los que cometieron errores, los que manipularon y los que se beneficiaron del caos. Y todo a los acordes de una directiva juris(im)prudente: "España no está preparada para conocer la verdad"(cita literal), ominosa sentencia que no ha levantado en puños, consignas, pancartas y barricadas al indómito pueblo español, a pesar de que Franco no lo habría sabido decir ni más alto ni más claro.


Y, a propósito de Franco: No sé si España está o no preparada, o si los españoles queremos o no quieren conocer verdades tan corporativamente incómodas para izquierdas, derechas, centros, separatistas, castas antisistemas y terroristas reconvertidos, jubilados o durmientes. En este atípico e infrecuente consenso nacional sí parece que sigue funcionando el fair play de la Transición (con mayúsculas). Transición que se me antoja traicionada en su misma esencia desde fechas recientes y, consecuentemente, degradada de pacto sustancial de concordia a acuerdo instrumental impostado, revisable o caduco, e incluso "indeseable", al menos en alguna de sus componentes, como las que en el citado artículo se consideran causa de amnesia histórica.
En ese contexto de reproche a la desmemoria, su autor cree que hay un manto de olvido y una carencia del reconocimiento debido a la Segunda República española y a su simbología, por contraposición a una insultante permisividad habida hacia el franquismo y la suya. Yo creo, aunque puedo estar equivocado " cuestión de sensibilidades" que lo que existe es una benévola mitificación de una virginal república y una avalancha de información, prácticamente monodireccional, sobre un franquismo violentador. El etiquetado criminalizante del franquismo ha sido, y es, y seguirá siendo un instrumento manifiestamente eficaz para eludir mayores sutilezas argumentales a una izquierda eternamente beligerante y para paralizar a los desideologizados de una derecha con mala conciencia y brújula averiada. Los poco leídos de entre las nuevas generaciones se están encontrando con un menú cerrado de evocación histórica, hipercocinado e inyectable en vena, según las pautas dietéticas y culinarias de la única escuela de restauración que parece detentar estrellas y tenedores para ello. De información (no sé si de conocimiento) no andamos precisamente ayunos en esta España actual,
adoctrinada (nuestro sino parece ser salir de una catequesis para entrar en otra), invertebrada (está en
la pulsión suicida de nuestro genoma) y encabronada (tutoriales de espoleamiento cainita no nos
faltan).


Totalmente de acuerdo con el autor si, como jurista, aboga más por el rigor documental de la
Historia con mayúsculas "la evidencia procesal- que por los interesados alegatos de las partes (las
memorias históricas), de los que, tanto un buen juez como un ciudadano libre, sólo extraerán
perspectivas, matices y pinceladas de anecdótica humanidad. ¡Sépase pues todo desde el nacimiento de
aquél régimen fallido! Sépase todo de los jóvenes meses una república ilusionada e ilusionante,
vindicativa, lastrada, defraudada, fracasada, golpeada, traicionada y envilecida desde fuera y desde
dentro. Sépase todo de un frente popular, sus pucherazos, sus dependencias y sus crímenes, y sépase
todo de todos los golpes de estado sufridos o propiciados por esa república desbordada, algunos de los
cuales tienen, en tierras republicanas "sólo-si-gobiernan-los-míos", una particular bula de legitimidad y
un halo heroico que se hurta (con criterio merecedor de poco respeto) a golpes y resistencias de otro
signo. Abúndese pues, hasta el masoquismo penitente, en la prospección y análisis de las causas por las
que media gente quiso exterminar a la otra mitad, y por qué lo que pudo haberse quedado en reedición
de asonada cívico-militar degeneró en una guerra civil demasiado larga, demasiado cruenta y con
penosas intromisiones de aventureros y de regímenes criminales.


Creo que sobre las distintas fases del franquismo ya sabemos bastante por cuarenta años de
dictadura, dictablanda, y convalecencia. Y de cuarenta y otros cuarenta mil que vengan de
antifranquismo. Pero el tema puede explotarse más aún si eso sirve para que alguno se entere de lo que
no quiere enterarse ni esté dispuesto a "asumir pacíficamente" sobre sus querencias mitológicas. Datos
fiables, buenas lecturas (Alcalá, de aperitivo ligero, Azaña de imprescindible plato fuerte y Negrín, a
través de exégetas, de postre indigesto), debates intelectuales y aproximación sin ataduras. Totalmente
tontos, totalmente inmaduros y totalmente sectarios no somos.


Consecuentemente, sería un logro generacional si, enterrados en paz todos los bisabuelos,
acabamos de una maldita vez de ajustar las interminables y realimentadas cuentas pendientes y nos
dedicamos a avanzar pisando terreno firme y algo más seguro, no minado de fosas y contaminado por
espectros hastiados de ser llamados una y otra vez a escena, y a los que hemos hecho cargar una y otra
vez con sus banderas, con banderas falsas o con banderitas de conveniencia. A ver si maduramos como
país de una bendita vez.


Por eso, muchísimos estaríamos totalmente de acuerdo con que los restos del Sr. Azaña, como
presidente de la República Española y como otra de sus víctimas crepusculares, y sin traicionar su
voluntad expresa o inferida, pasase a ocupar, cuanto antes, el lugar que le deba corresponder
protocolaria y merecidamente bajo la tierra a la que trató de servir lo mejor que supo y pudo, y a la que,
primero frívolo y cínico, y finalmente profundo y realista, tan agudamente supo calibrar. Totalmente de
acuerdo con que España se vacune contra veleidades totalitarias de su miserable pasado, contra
fascismos con ancho de vía español y contra populismos anarco-comunistas. Por unos y por otros, no
solo por unos o por otros, habría que pedir perdón (si es que esta retórica pontifical sirviera para algo), y
de unos y otros habría que inmunizarse para los restos, digo yo.


Resumiendo: Asepsia de paleontólogos no ansias de profanadores de ruinas es lo que nos
falta. Y lo último: que nos impongan historietas propagandísticas editadas por hooligans o por
maniqueos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La nueva generación de lectores

Hoy en día es más que corriente escuchar la frase “los jóvenes ya no leen”, lo cual es cierto en términos generales. Sin embargo, algo peor que no leer es –a mi juicio- alimentarse de pésimas lecturas de una calidad literaria ínfima o inexistente.  

Por Inma Vieitez Leer columna

Guerra sin gloria

Ésta será una guerra muy difícil, pues todas las acciones llamativas e impactantes serán del enemigo Publicado en El diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría y la eficacia pedagógica de la ley

La Hungría de Orban y la España de Rajoy son dos modelos contrapuestos respecto a las politicas sobre familia y vida. Porque las leyes no son inocuas, tienen su importancia. Como argumenta el autor las leyes y las políticas sí tienen un impacto “educativo” sobre las creencias y las costumbres Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

CATAPLASMAS NOTARIALES

El notariado percibe la problemática que lo acosa y la analiza pero carece de la decisión para hacerle frente con la contundencia necesaria

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

SALVAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA

Los niños son seres candorosos e indefensos que acuden a las aulas confiando en sus profesores, como confían en sus padres. Carecen de sentido crítico, aceptan como buenos los mensajes que reciben y por ello son muy proclives al adoctrinamiento ideológico y político.

Por Paco MexiaLeer columna

Suicidio demográfico y el largo 1968

Europa que sigue instalada en los valores liberacionistas de la contracultura de los 60. O cerramos de una vez 1968, o él nos cerrará a nosotros. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cristianismo y cultura

¡Qué sencillo es creer cuando uno reconoce los jalones que fueron dejando quienes hicieron nuestra civilización! Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SECRETO DE SUMARIO

Si invocando al derecho a la información admitimos hechos que ponen en peligro el proceso de una investigación publicando informaciones protegidas, flaco favor hacemos a la verdad a la que presuntamente queremos servir. Sin embargo, el ejercicio de una información veraz y una investigación eficaz de los delitos no son procesos antagónicos.

Por Jesús HalladoLeer columna

Cuatro millones de tutores

El dia que el Tribunal Supremo se puso a juagar a los populismos y contribuyó a dificultar la salida de la Crisis y aumentar las difilcultades de algunos bancos, que en realidad son las dificultades de sus modestos accionistas ¿le podrían pedir éstos responsabilidades civiles? Ultimamente parece que los tribunales inferiores transmiten la sensación de enderezar la situación en la resolución de los casos concretos

Por Togas y Dignidad Leer columna

España, camino hacia la nada

Un cable diplomático norteamericano recientemente desclasificado revela que el Rey Juan Carlos estaba dispuesto a regalar Melilla a los marroquíes en 1979. La escasa resonancia de la noticia es un buen termómetro del desinterés general por la nación española y su integridad física, continuamente puesta en entredicho por los separatistas

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Dos reflexiones

La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada. ¿Seremos, una vez más, diferentes? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Pesro Sanchez dinamitar España?

a) Si, solo piensa en su propio interés
b) No, no puede ser tan irresponsable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo