Lunes, 25 de marzo de 2019

el mundo en el que vivimos

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

La administración Trump anunció hace unos días "en un documento titulado ?Inadmissibility on Public Charge Grounds?" un importante cambio de rumbo en la política inmigratoria de EE.UU. El hecho de recibir asistencia social estatal "por ejemplo, "food stamps" (vales para comida), "housing vouchers" (ayudas para el pago de alquileres), etc.- será computado muy negativamente a la hora de conceder o no la "green card", es decir, el permiso de residencia en el país.

Se está desencadenando ya el previsible griterío emocional-humanitario: "Esto es un ataque en toda regla contra las familias inmigrantes y un intento de convertir nuestro sistema de inmigración en un sistema de pago [es decir, sólo quien pague impuestos tendría derecho a ver considerada su solicitud de residencia permanente] sólo accesible a los ricos", ha declarado Jackie Vimo, analista del National Immigration Law Center.

Sin embargo, la medida de Trump apunta exactamente en la dirección adecuada para la racionalización del fenómeno migratorio. Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Un sistema generoso de prestaciones sociales atraerá inevitablemente a una masa inmensa de inmigrantes de países más pobres. Los defensores de la inmigración dicen a menudo que "los migrantes nos pagarán las pensiones"; sin embargo, las estadísticas muestran que reciben del sistema más de lo que aportan (pues, o bien trabajan en negro, o bien perciben salarios bajos y pagan pocos impuestos y cotizaciones sociales, recibiendo en cambio muchas prestaciones públicas).

Otro barato tópico pro-inmigración es el de que "Estados Unidos siempre ha sido una nación de inmigrantes". Es históricamente inexacto porque, como argumentara Huntington, los fundadores de Estados Unidos no fueron inmigrantes sino "settlers", pioneros que llegaban a una tierra virgen (o considerada tal por ellos, pues los indios no contaban en sus planes) y construían una nueva sociedad desde cero. El inmigrante, en cambio, se incorpora a una sociedad preexistente, se sube a un país ya en marcha. El término "immigrant" no empezó a usarse en EE.UU. hasta finales del siglo XVIII, cuando los rasgos definitorios de la sociedad norteamericana ya estaban fijados. Quienes llegaron en el XVII y el XVIII no eran inmigrantes, sino colonos.

Pero, además, el tópico pasa por alto una diferencia decisiva entre el tipo de inmigración que recibió EE.UU. hasta 1965 y el que ha acogido desde entonces. Y el documento trumpiano sabe formular esa diferencia: "la autosuficiencia fue un principio básico de la inmigración a EE.UU. desde las primeras leyes de inmigración de este país". En efecto, en el siglo XIX y primera mitad del XX, América era la "tierra de las oportunidades": el lugar en el que la gente emprendedora e inteligente, cualquiera que fuese su origen, podía tener esperanza de triunfar. Aquellos inmigrantes no acudían atraídos por los subsidios sociales y servicios públicos sanitarios o educativos, sino por un mercado libre sin barreras estamentales en el que los más capaces podían esperar prosperar, si trabajaban duro. Por eso, antes de 1965, el inmigrante medio tenía más nivel de estudios y menos probabilidad de recibir "welfare" (asistencia social) que el norteamericano medio. Se trataba, además, de una inmigración mayoritariamente europea.

Desde 1965, paralelamente al desarrollo de un Estado del Bienestar cada vez más generoso, se han producido dos cambios: la inmigración dejó de ser europea para pasar a ser hispanoamericana, asiática y africana, y los inmigrantes llegaron a consumir prestaciones sociales en proporción muy superior al norteamericano medio. Concretamente, el estudio ?Welfare Use by Immigrant and Native Households?, del Center for Immigration Studies, muestra que el porcentaje de hogares que reciben asistencia social es actualmente del 30% entre los norteamericanos nativos y del 51% entre los inmigrantes. En algunos programas concretos, como el sanitario Medicaid, la desproporción es aún mayor (23% de usuarios entre los americanos nativos, 42% entre los inmigrantes).

Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

EMBUSTEROS

Como conmemoramos el pasado día 21 el "Día de la Poesía", yo quisieracelebrarlo a mi manera publicando, aún exponiéndome a fuertes rechiflas y abucheos, una especie de poema (cuyo título y formato he antepuesto) de tema político a modo de lamento y reacción, que va dirigido a tantas y tantas personas anónimas y menos anónimas que se dedican con entusiasmocotidiano a "hacer la vida más llevadera a los demás", afanándose para ellocontinuamente, sin merma de esfuerzo y, sobre todo y principalmente, en provecho propio, siguiendo la conocida norma que reza: "La caridad bienentendida empieza por uno mismo".Bien, pues allá va el poema, dedicado

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Quince años después

Han pasado quince años desde que se cometiera en España el mayor atentado terrorista en Europa, con ciento noventa y dos víctimas mortales  y más de dos mil cuyas vidas fueron mermadas física y psicológicamente. Sería una burda canallada  centrar nuestros recuerdos de forma aséptica en una cifra de muertos.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Douglas Murray y la extraña muerte de Europa

Las argucias desplegadas para demostrar que Europa no puede sino resignarse a la inmigración masiva son muy variadas. El villano oficial seguirá siendo “la ultraderecha”, y el euro-progresismo seguirá entonando “We are the world, we are the children” hasta el final. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Brechas

No existe justificación social para el enorme montaje político y mediático español en torno al 8-M Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SALVEMOS EL CARNAVAL

El otro enemigo, más sofisticado y organizado, se llama Dictadura. Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Fabricando problemas

Bueno, pues cuando nosotros creíamos que todos queríamos lo mejor y más justo para lamujer y lo mejor y más justo para los inmigrantes por poner un par de ejemplos de lostemas más llamativos, resulta que no, que no es así

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Sacrificios infantiles rituales

"Un sacrificio inconcebible" es el título de un artículo publicado recientemente en  National Geographic, en el cual se exponen los últimos macabros hallazgos arqueológicos que han tenido lugar en la costa norte de Perú: la que fue  una matanza masiva de niños.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

DOS MANERAS DE ENTENDER EL FEMINISMO

Los medios de comunicación y las redes sociales están invadiéndonos estos días con continuas referencias a la denominada “Huelga feminista” del 8 de marzo de 2019, Día de la mujer trabajadora.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una crónica desde París

One of Us se propone “liberar las inteligencias”, “hacer sentir a los discrepantes –esos que ya no se atreven a hablar- que no están solos”. Como ha escrito Douglas Murray, “Europa no sabe cómo continuar su Historia [history] porque ha perdido su historia [story]”. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Quo vadis, Europa?

Hoy Europa no se debate como hace ochenta años entre las ansias de dominio de ideologías criminales Publiado en el Diario de Sevilla.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Exhumando

(…2018 año del perro, 2019 año del cerdo, 2020 año de la rata…: malos tiempos para quienes quieren desafiar las maldiciones faraónicas) Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Están amañadas las encuestas del CIS?

a) Si quieren dirigir el voto hacia el PSOE
b) No los españoles se han vuelto "locos"

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo