Sabado, 19 de enero de 2019

el mundo en el que vivimos

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

La administración Trump anunció hace unos días "en un documento titulado ?Inadmissibility on Public Charge Grounds?" un importante cambio de rumbo en la política inmigratoria de EE.UU. El hecho de recibir asistencia social estatal "por ejemplo, "food stamps" (vales para comida), "housing vouchers" (ayudas para el pago de alquileres), etc.- será computado muy negativamente a la hora de conceder o no la "green card", es decir, el permiso de residencia en el país.

Se está desencadenando ya el previsible griterío emocional-humanitario: "Esto es un ataque en toda regla contra las familias inmigrantes y un intento de convertir nuestro sistema de inmigración en un sistema de pago [es decir, sólo quien pague impuestos tendría derecho a ver considerada su solicitud de residencia permanente] sólo accesible a los ricos", ha declarado Jackie Vimo, analista del National Immigration Law Center.

Sin embargo, la medida de Trump apunta exactamente en la dirección adecuada para la racionalización del fenómeno migratorio. Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Un sistema generoso de prestaciones sociales atraerá inevitablemente a una masa inmensa de inmigrantes de países más pobres. Los defensores de la inmigración dicen a menudo que "los migrantes nos pagarán las pensiones"; sin embargo, las estadísticas muestran que reciben del sistema más de lo que aportan (pues, o bien trabajan en negro, o bien perciben salarios bajos y pagan pocos impuestos y cotizaciones sociales, recibiendo en cambio muchas prestaciones públicas).

Otro barato tópico pro-inmigración es el de que "Estados Unidos siempre ha sido una nación de inmigrantes". Es históricamente inexacto porque, como argumentara Huntington, los fundadores de Estados Unidos no fueron inmigrantes sino "settlers", pioneros que llegaban a una tierra virgen (o considerada tal por ellos, pues los indios no contaban en sus planes) y construían una nueva sociedad desde cero. El inmigrante, en cambio, se incorpora a una sociedad preexistente, se sube a un país ya en marcha. El término "immigrant" no empezó a usarse en EE.UU. hasta finales del siglo XVIII, cuando los rasgos definitorios de la sociedad norteamericana ya estaban fijados. Quienes llegaron en el XVII y el XVIII no eran inmigrantes, sino colonos.

Pero, además, el tópico pasa por alto una diferencia decisiva entre el tipo de inmigración que recibió EE.UU. hasta 1965 y el que ha acogido desde entonces. Y el documento trumpiano sabe formular esa diferencia: "la autosuficiencia fue un principio básico de la inmigración a EE.UU. desde las primeras leyes de inmigración de este país". En efecto, en el siglo XIX y primera mitad del XX, América era la "tierra de las oportunidades": el lugar en el que la gente emprendedora e inteligente, cualquiera que fuese su origen, podía tener esperanza de triunfar. Aquellos inmigrantes no acudían atraídos por los subsidios sociales y servicios públicos sanitarios o educativos, sino por un mercado libre sin barreras estamentales en el que los más capaces podían esperar prosperar, si trabajaban duro. Por eso, antes de 1965, el inmigrante medio tenía más nivel de estudios y menos probabilidad de recibir "welfare" (asistencia social) que el norteamericano medio. Se trataba, además, de una inmigración mayoritariamente europea.

Desde 1965, paralelamente al desarrollo de un Estado del Bienestar cada vez más generoso, se han producido dos cambios: la inmigración dejó de ser europea para pasar a ser hispanoamericana, asiática y africana, y los inmigrantes llegaron a consumir prestaciones sociales en proporción muy superior al norteamericano medio. Concretamente, el estudio ?Welfare Use by Immigrant and Native Households?, del Center for Immigration Studies, muestra que el porcentaje de hogares que reciben asistencia social es actualmente del 30% entre los norteamericanos nativos y del 51% entre los inmigrantes. En algunos programas concretos, como el sanitario Medicaid, la desproporción es aún mayor (23% de usuarios entre los americanos nativos, 42% entre los inmigrantes).

Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Las razones del éxito de VOX

En realidad, VOX lo tenía muy fácil para montar una alternativa: tan desolador era el desierto intelectual que el PP había dejado en la derecha. Publicado en LIBERTADDIGITAL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lo de La Sexta en Marinaleda

Buena parte de la edición periodística ha asumido la moda de presentarse como víctima de algo o alguien Publicado en el DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo