Sabado, 19 de enero de 2019

Los santos y los problemas de la iglesia

San Gregorio VII

Aunque se sabe poco de sus primeros años, parece que era de origen humilde. Puede que estudiara y se hiciera monje en Roma, aunque otros piensan que se hizo monje mucho mayor en Cluny. Se sabe que acompaño a Gregorio VI en su destierro a Colonia. León IX  lo llama a Roma en 1050 y lo pone al frente del monasterio de san Pablo Extramuros, donde restaura las antiguas observancias y ejerce la administración sabiamente. Legado en Francia en 1054, su influencia en la curia romana no deja de crecer  bajo los Papas Victor II,  Nicolás II y Alejandro II, a cuya muerte fue elegido Papa, con el consentimiento del emperador  alemán Enrique IV.

El mismo debía ser plenamente consciente de las dificultades a las que se iba a enfrentar porque en carta a al abad de Montecasino, reconoce que  "He llegado a aguas profundas y la corriente me arrastra". Y es que la descripción de la situación de la Iglesia que hace el Papa a su amigo el abad de Cluny es reveladora:" La iglesia oriental ha perdido la fe y está ahora siendo asaltada por todas partes por infieles. A cualquier parte que vuelvo mis ojos " al oeste, el norte o al sur " encuentro obispos que han conseguido su oficio de una forma irregular, cuyas vidas y conversación están extrañamente en desacuerdo con su sagrada llamada y cumplen sus obligaciones no por el amor de Cristo sino por motivos de ganancias mundanas.. Ya no hay príncipes que pongan por delante el honor de Dios antes que sus fines egoístas o que permitan que la justicia se oponga a su ambición…Y aquellos entre los que vivo " romanos , lombardos y normandos " son , como con frecuencia les he dicho, peores que los judíos o los paganos"

Se enfrentó con energía a la intromisión del poder temporal en la designación de obispos y, aún del Papa, a la compra de cargos eclesiásticos (simonía) y a la extendida costumbre de parte del clero en vivir en concubinato. Por ello tuvo graves problemas particularmente con el emperador Enrique IV a quien llegó a excomulgar dos veces. Enrique IV promovió un anti Papa y sitió Roma. Los normandos del sur de Italia liberaron al Papa (pasando a sangre y fuego la ciudad de Roma) que murió en Salerno donde pronunció las famosas palabras "Amé la justicia y odié la iniquidad, por ello muero en el exilio".

El entorno histórico

Durante buena parte del siglo X y principios del XI se sucedieron bastantes Papas indignos. Aunque la reforma de la Iglesia estaba en marcha promovida principalmente (aunque no únicamente) por los monjes de Cluny, las soluciones vinieron, en la práctica, de manos de los emperadores alemanes, que acabaron controlando las elecciones papales. Por ejemplo a Juan XIX le sucedió un joven de una familia poderosa en Roma, que se llamó Benedicto IX, de pésimas costumbres. Los romanos, escandalizados, eligen a otro Papa, Silvestre III. A los pocos días Benedicto IX recobra el pontificado, pero ante la actitud hostil de la ciudad renuncia al pontificado en favor del presbítero de Roma Juan Graciano (Gregorio VI)  por la cifra de 100 talentos de plata. Aunque piadoso su modo de subir a la sede de Pedro pareció escandaloso. Entonces Enrique III convocó el sínodo de Sutri (1046), en el que se depuso a Silvestre III y Gregorio VI eligiendo entonces el pueblo y el clero de Roma al candidato del emperador, el obispo de Bamberg, con el nombre de Clemente II.

Algunas consideraciones

Aunque fracasó en vida, las tesis de Gregorio VII se acabaron imponiendo en la Iglesia.

La reforma de la Iglesia llamada, no sin motivo, reforma gregoriana, no se circunscribió a su pontificado sino que estuvo precedido por los esfuerzos de Papas anteriores y posteriores y contó con la labor de grandes santos como san Pedro Damián

Más allá de sus aciertos y errores, Gregorio VII era profundamente piadoso y amaba sinceramente a la Iglesia. No es de extrañar, por tanto, que la reforma que el impulsó, no se limitara a los aspectos más llamativos antes señalados, sino que incluyera cambios en la liturgia y en la vida interna de la Iglesia.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Las razones del éxito de VOX

En realidad, VOX lo tenía muy fácil para montar una alternativa: tan desolador era el desierto intelectual que el PP había dejado en la derecha. Publicado en LIBERTADDIGITAL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lo de La Sexta en Marinaleda

Buena parte de la edición periodística ha asumido la moda de presentarse como víctima de algo o alguien Publicado en el DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo