Viernes, 17 de agosto de 2018

a los alborotadores les sale gratis saltarse la ley

LO MALO DE SER BUENOS

Los políticos ignoran a las personas honestas que cumplen con sus obligaciones, pagan sus impuestos y acatan las leyes. Por el contrario temen a los alborotadores, a los insumisos, a los que se rebelan y a los que hacen barricadas y se enfrentan con la policía. A todos estos tratan de calmarlos concediéndoles todo o parte de sus reivindicaciones, independientemente del sentir del resto de los ciudadanos y de lo expresado en las urnas.


Si trabajas en una empresa pequeña y ésta cierra, o te despiden  por ajustes de personal, te ves en la calle y tienes que ponerte a buscar otro trabajo, sin que nadie te ampare. Pero si la empresa es grande y los despedidos cortan las carreteras,  queman contenedores y rompen cajeros automáticos, entonces los sindicatos intervienen, se busca la mediación de las autoridades y tratan de conseguir prejubilaciones y recolocación en otras empresas; el tema es portada en los periódicos y todo es visto como algo muy normal. Sin embargo esto es una clara injusticia con relación a los trabajadores despedidos de empresas pequeñas o de empresas grandes que no recurran a la violencia. En este contexto, se podría afirmar que es bueno ser malo y es malo ser bueno.


Nuestra Constitución puede ser modificada de forma pacífica a través de la actividad parlamentaria, pero por esta vía las aspiraciones de los independentistas tienen muy pocas posibilidades de salir adelante. En cambio, si actúan con maldad, enfrentándose contra las leyes vigentes, contra las resoluciones judiciales, contra la policía y contra el resto de los ciudadanos, las cosas les empiezan a ir bien y consiguen convencer, al menos parcialmente, a la mayoría de los que viven de la política.


No salgo de mi asombro viendo a nuestros políticos muy preocupados, porque dicen que hay dos millones de catalanes que no se sienten cómodos con nuestra Constitución y, en consecuencia, están dispuestos a complacerles, de alguna manera, reformándola para que sus aspiraciones encajen mejor. ¿Y qué hay de los demás? Del resto de ciudadanos que no quieren esas reformas o desean otras diferentes y no salen a la calle a alborotar. Si nos creemos la encuestas, hay, aproximadamente, unos diez millones de votantes que nos gustaría que se reformara la Constitución pero en sentido contrario a las aspiraciones independentistas, para que se limiten las competencias de las autonomías. Diez millones son más que dos y, en un sistema democrático, se nos debería hacer más caso. Pues no; somos ignorados porque somos buenos, pacíficos y  ciudadanos ejemplares. Es lo malo de ser buenos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Ada Yonath, ejemplo de sabuduría

El "Magazine" de La Nueva España del pasado 8 de julio nos ofreció una entrevista a la investigadora israelí Ada Yonath, premio Nobel de Química 2009 por sus trabajos pioneros en cristalografía para determinar la estructura tridimensional y la función de los ribosomas.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

El retorno de los brotes (verdes, claro)

Este es el brote verde del título: un nuevo líder para un viejo y ajado partido. Espero que a Pablo Casado no le moleste el que yo lo llame brote verde. A él le toca ir madurando a marchas forzadas pero sin tropiezos. Desde luego, nombre de líder no le falta: recordemos al quizá máximo protagonistas de los "Hechos de los apóstoles".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¡UF! EL VAR

Cualquier instrumento por eficaz que sea también puede ser utilizado para hacer trampas

Por Eduardo LángaraLeer columna

LIBERTAD DE PENSAMIENTO y LIBERTAD DE EXPRESION:  LIBERTAD DE CATEDRA

Ante la dictadura de lo politicamente correcto, cabe la resistencia de cátedra, amparada por la Constitución. Solo hay que ejercerla.

Por Julio BuenoLeer columna

Alicia Rubio contra la hidra

Dicen los ponderaditos que la ideología de género será flor de un día y terminará descomponiéndose, refutada por la tozuda realidad de millones de años de evolución biológica. Pero no nos dicen cuánto daño más puede causar antes de caer.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideas o más de lo mismo

Algunos sospechamos que en el código genético del PP existe una propensión al fraude

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Jordan Peterson y la batalla de los pronombres

Peterson es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de muerte civil, mantienen enhiesta la bandera de la resistencia. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

La eutanasia que viene

La eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población Publicado en ele diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente

Se está produciendo un genocidio de blancos en sudáfrica ante el silencio general de la prensa Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

'Traslatio sedis'

Alfonso X proyectaba desde Cádiz nada menos que la conquista militar y espiritual de África Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Filtrará Soraya "basura" para derrocar a Pablo Casado?

a) si no se resigna a perder el poder
b) no porque sería también su fin político

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo