Sabado, 20 de octubre de 2018

a los alborotadores les sale gratis saltarse la ley

LO MALO DE SER BUENOS

Los políticos ignoran a las personas honestas que cumplen con sus obligaciones, pagan sus impuestos y acatan las leyes. Por el contrario temen a los alborotadores, a los insumisos, a los que se rebelan y a los que hacen barricadas y se enfrentan con la policía. A todos estos tratan de calmarlos concediéndoles todo o parte de sus reivindicaciones, independientemente del sentir del resto de los ciudadanos y de lo expresado en las urnas.


Si trabajas en una empresa pequeña y ésta cierra, o te despiden  por ajustes de personal, te ves en la calle y tienes que ponerte a buscar otro trabajo, sin que nadie te ampare. Pero si la empresa es grande y los despedidos cortan las carreteras,  queman contenedores y rompen cajeros automáticos, entonces los sindicatos intervienen, se busca la mediación de las autoridades y tratan de conseguir prejubilaciones y recolocación en otras empresas; el tema es portada en los periódicos y todo es visto como algo muy normal. Sin embargo esto es una clara injusticia con relación a los trabajadores despedidos de empresas pequeñas o de empresas grandes que no recurran a la violencia. En este contexto, se podría afirmar que es bueno ser malo y es malo ser bueno.


Nuestra Constitución puede ser modificada de forma pacífica a través de la actividad parlamentaria, pero por esta vía las aspiraciones de los independentistas tienen muy pocas posibilidades de salir adelante. En cambio, si actúan con maldad, enfrentándose contra las leyes vigentes, contra las resoluciones judiciales, contra la policía y contra el resto de los ciudadanos, las cosas les empiezan a ir bien y consiguen convencer, al menos parcialmente, a la mayoría de los que viven de la política.


No salgo de mi asombro viendo a nuestros políticos muy preocupados, porque dicen que hay dos millones de catalanes que no se sienten cómodos con nuestra Constitución y, en consecuencia, están dispuestos a complacerles, de alguna manera, reformándola para que sus aspiraciones encajen mejor. ¿Y qué hay de los demás? Del resto de ciudadanos que no quieren esas reformas o desean otras diferentes y no salen a la calle a alborotar. Si nos creemos la encuestas, hay, aproximadamente, unos diez millones de votantes que nos gustaría que se reformara la Constitución pero en sentido contrario a las aspiraciones independentistas, para que se limiten las competencias de las autonomías. Diez millones son más que dos y, en un sistema democrático, se nos debería hacer más caso. Pues no; somos ignorados porque somos buenos, pacíficos y  ciudadanos ejemplares. Es lo malo de ser buenos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Covadonga y su sentido, 718-2018

«Es lícito esperar, como quienes escribieron la Crónica Profética hace casi doce siglos, la «Restauratio Hispaniae», y con ella una nueva interpretación del sentido de la historia de Covadonga y de España que permita enlazar con lo que aquellos hombres afirmaron con alegría y confianza: que Dios no abandona a su pueblo ni traiciona su alianza» Publicado en ABC  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría en el banquillo

Relanzar la natalidad nacional requiere a su vez fortalecer las familias y proteger la vida. Por ese lado, Orban entra en rotunda colisión con el proyecto neomarxista de ideología de género. Cuando en Hungría se habla de “libertad de elección”, se está pensando en un sí a la maternidad y a la vida Publicado en Actuall.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

¡Que vienen los nazis!

Demócratas de Suecia ha alcanzado el 40% de los votos, y ya deben estar desfilando por allí las SS Publicado en El Diario de Sevilla  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Fuenteovejuna, el primer estreno de una ópera en Oviedo

Ayer daba comienzo la septuagésima primera temporada de ópera ininterrumpidamente en Oviedo y lo hacía con las pretensiones que presta el estreno de una nueva obra, la ópera Fuenteovejuna, basada en la obra homónima del autor de nuestro siglo de oro, Lope de Vega

Por Cosima Wieck Leer columna

San Atanasio y el arrianismo.

San Atanasio fue, sin duda, uno de los Padres de la Iglesia antigua más importantes y venerados.Pero este gran santo es, sobre todo, el apasionado teólogo de la encarnación del Logos, el Verbode Dios que, como dice el prólogo del cuarto evangelio, "se hizo carne y puso su morada entrenosotros" Benedicto XVI

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Prisioneros del odio

El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías (Publicado en el Diario de Sevilla)

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo