Lunes, 21 de enero de 2019

a los alborotadores les sale gratis saltarse la ley

LO MALO DE SER BUENOS

Los políticos ignoran a las personas honestas que cumplen con sus obligaciones, pagan sus impuestos y acatan las leyes. Por el contrario temen a los alborotadores, a los insumisos, a los que se rebelan y a los que hacen barricadas y se enfrentan con la policía. A todos estos tratan de calmarlos concediéndoles todo o parte de sus reivindicaciones, independientemente del sentir del resto de los ciudadanos y de lo expresado en las urnas.


Si trabajas en una empresa pequeña y ésta cierra, o te despiden  por ajustes de personal, te ves en la calle y tienes que ponerte a buscar otro trabajo, sin que nadie te ampare. Pero si la empresa es grande y los despedidos cortan las carreteras,  queman contenedores y rompen cajeros automáticos, entonces los sindicatos intervienen, se busca la mediación de las autoridades y tratan de conseguir prejubilaciones y recolocación en otras empresas; el tema es portada en los periódicos y todo es visto como algo muy normal. Sin embargo esto es una clara injusticia con relación a los trabajadores despedidos de empresas pequeñas o de empresas grandes que no recurran a la violencia. En este contexto, se podría afirmar que es bueno ser malo y es malo ser bueno.


Nuestra Constitución puede ser modificada de forma pacífica a través de la actividad parlamentaria, pero por esta vía las aspiraciones de los independentistas tienen muy pocas posibilidades de salir adelante. En cambio, si actúan con maldad, enfrentándose contra las leyes vigentes, contra las resoluciones judiciales, contra la policía y contra el resto de los ciudadanos, las cosas les empiezan a ir bien y consiguen convencer, al menos parcialmente, a la mayoría de los que viven de la política.


No salgo de mi asombro viendo a nuestros políticos muy preocupados, porque dicen que hay dos millones de catalanes que no se sienten cómodos con nuestra Constitución y, en consecuencia, están dispuestos a complacerles, de alguna manera, reformándola para que sus aspiraciones encajen mejor. ¿Y qué hay de los demás? Del resto de ciudadanos que no quieren esas reformas o desean otras diferentes y no salen a la calle a alborotar. Si nos creemos la encuestas, hay, aproximadamente, unos diez millones de votantes que nos gustaría que se reformara la Constitución pero en sentido contrario a las aspiraciones independentistas, para que se limiten las competencias de las autonomías. Diez millones son más que dos y, en un sistema democrático, se nos debería hacer más caso. Pues no; somos ignorados porque somos buenos, pacíficos y  ciudadanos ejemplares. Es lo malo de ser buenos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo