Miercoles, 22 de noviembre de 2017

Un L Elisir d amore delicioso

Este año, que la temporada operística ovetense celebra su septuagésimo cumpleaños, la organización de la misma ha basculado su propuesta entre un inicio wagneriano, en el que ha volcado los mayores recursos, con excelente resultado y un cierre protagonizado por una obra exquisita pero muy poco popular, y, quizá para contentar a "tirios y troyanos", en medio ha recurrido al repertorio más frecuente y conocido en nuestro coliseo, si exceptuamos a Andrea Chenier, obra presente en la temporada pero no demasiado habitual.

Dentro de esta apuesta se ha optado por programar, una vez más, a Gaetano Donizetti, a pesar de haber estado presente hace tan sólo dos temporadas, si bien es verdad que con una obra muy poco conocida del autor: "El duque de Alba".  Pero sorprende más el que dos años antes se subiera a escena Don Pasquale,  obra bufa y una de sus obras maestras

Este año hemos vuelto a ver una de sus composiciones más conocidas y celebradas, también bufa, quizá el género en el que más ha brillado el genio de Bérgamo.

El elixir de amor, la traducción de su título, es una deliciosa comedia de argumento simple pero que encierra arquetipos profundos de la conducta humana como la volubilidad amorosa, en contraposición con la constancia, la prepotencia de la fuerza, el poder del dinero o la conducta pícara del que pretende sobrevivir a base de engañar al prójimo, pero todo ello suavizado por el humor y la sencillez del texto, obra de Felice Romani que se inspira en la que Eugène Scribe preparó para D.F. Auber en 1831, Le Philtre.

La representación del domingo sobrepasó la corrección para rozar la delicia.

La ágil lectura del director de orquesta, Oliver Díaz, captó el espíritu alegre, desenfadado y algo pícaro todo ello tamizado por un tenue velo de melancolía que alcanza su máxima expresión en su archifamosa aria "una furtiva lacrima" versionada hasta la extenuación, cosa que en cierto modo ha obrado en su contra ya que cuando algo se populariza en exceso pierde su "halo" primigenio y hasta parece que se devalúa lo que es sin duda una de las melodías más inspiradas de las historia y cuyo tinte melancólico parece no encajar demasiado en el planteamiento general de la obra. El maestro Díaz derrocho energía, entusiasmo y compromiso hasta el punto de involucrarse en la escena en lo que sugería un guiño a las bromas de los directores del concierto de primero de año de la Filarmónica de Viena.

Si a ello unimos que estaba al frente de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias y que la formación siguió sus directrices disciplinadamente sin caer en la tentación de abandonarse ante una partitura demasiado "fácil" olvidando que en el arte no hay nada fácil sino inspirado o no inspirado.

José Bros fue un Nemorino impecable, su bella y bien colocada voz va unida a un elegante fraseo, con gran igualdad en el color, pianos sonoros llenos de sentimiento y  seguridad en los agudos. Posee además un instrumento potente lo que lo convierte en el intérprete ideal para este papel.

Beatriz Díaz fue digna rival, si bien tiene menor envergadura en la capacidad vocal, posee un timbre agradable, pianos logrados pero sigue sin conseguir los armónicos en los agudos cosa que mancha una interpretación en lo demás uniforme.

Belcore, el sargento fanfarrón y rival de Nemorino, fue asumido por Edward Parcks, su comienzo fue muy poco afortunado pero fue de menos a más y logró hacerse con el papel, tiene una voz bien timbrada pero poco potente, no obstante para lo que requiere de él este papel estuvo bien si olvidamos el comienzo.

Alessandro Corbelli fue el doctor Dulcamara, el charlatán que engaña a los ingenuos e ignorantes campesinos con su palabrería, es un papel esencialmente para un bajo cómico. Corbelli, poco dotado vocalmente, volcó su interpretación en la parte cómica y actoral de manera que nos brindó un Dulcamara aceptable

Marta Ubieta fue una correcta Giannetta.

El coro de la Opera de Oviedo bajo la dirección de Elena Mitrevska tuvo una actuación algo irregular, las voces parecen haber envejecido y falla el empaste, es una pena porque nos tenía acostumbrados a una calidad muy alta.

Joan Anton Rechi dirigió la escena y Alfons Flores la escenografía. No se resistieron a la dictadura del cambio de época y ambiente, en esta obra eso no es demasiado importante por la atemporalidad y universalidad del planteamiento dramático, también se está poniendo de moda en el Campoamor el traslado de algún cantante al patio de butacas. Sólo me parecieron algo esperpénticas las escenas del "revolcón" de los protagonistas una vez declarado su amor, es evidente que los intérpretes no están en condiciones físicas, al menos los dos, para realizar esa pirueta y no les hace falta, esa no es su labor. Un poco de respeto para los cantantes, no olviden que estas obras fueron escritas exclusivamente para su lucimiento. Tampoco entendí la boda con la que se abre la escena, convirtiendo a la campesina Giannetta en novia además embarazada, no veo que gracia le añade esta "morcilla" a la obra, más bien confusión ya que colisiona con la que están a punto de protagonizar Amina y Belcore y menos al simulacro de parto con niño-muñeco incluido, la prueba de que carecía de chispa es que el público en ningún momento rió, como suele suceder en este tipo de composiciones.

Cuando no se tienen ideas verdaderamente ingeniosas mejor no "enredar"


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Cita con Europa

Las sociedades occidentales son hijas del 68, mientras que las de Europa del Este lo son del hundimiento comunista Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Anne-Laure Decadt, con Dios

¿O esa frase sugiere subliminalmente la ominosa posibilidad de que la ultraizquierda sea particularmente condescendiente sólo con ciertas formas de violencia, como las que surgen del brazo terrorista de la famélica legión del de los infelices multisecularmente oprimidos por las oprobiosas Cruzadas? Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Un L Elisir d amore delicioso

El pasado domingo se representó la primera función de un clásico no sólo de nuestra temporada sino de la historia de la ópera, especialmente de la ópera bufa.

Por Cosima Wieck Leer columna

¡Ya está bien de insultar nuestra inteligencia!

Desde el pasado 1-O estamos asistiendo a un proceso de manipulación de la realidad tan descarado por parte de los conjurados independentistas catalanes y de sus palmeros, muy numerosos, excesivamente numerosos, que alcanza el nivel de lo insoportable para el ciudadano corriente que a diario tiene que aguantar que se afirme que el día es noche y viceversa, tratándolo por tanto como un auténtico idiota.

Por María Alú Leer columna

Forcadell en el Supremo

A veces se piensa que el Gobierno influye en los jueces. No necesariamente, hay Señorias que son muy suyas,

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Se cambia voto

¿Qué les impide intercambiar el sentido de sus votos y lograr darles el valor real que, de otra manera, no tendrían? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Votar no es la solución

Al desechar la intervención de TV3, al consolidar en la jefatura de los Mossos al que era su número 2 y al negar el ministro Méndez de Vigo que haya adoctrinamiento en las aulas, se hace evidente que el PP no desea acometer el desmantelamiento independentista.   Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ganarán los sublevados

Nadie tendrá la menor duda de que al separatismo catalán le han dado todas las oportunidades para vencer la batalla, y que al independentismo en general se las darán todas para que gane la guerra. Y la ganarán gracias a la colaboración imprescindible del Gobierno Central, asistido por el resto de los partidos políticos  parlamentarios.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La traición de Puigdemont romperá la unidad del frente separatista?

a) No solo les interesa el fin que persiguen
b) Si, es muy duro ir a la carcel mientras él se pasea por Bruselas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo