Jueves, 18 de octubre de 2018

la indignidad se apodera de la política española

11M: Año XIV del Tiempo Nuevo

. Increíble en un periódico tan independiente con tan buenas firmas y capaz de tan buenos editoriales. Silencio que no se compensa con la referencia que hoy sí se hace al apresurado y deslucido show protocolario, más bien en memoria de la sorprendente unanimidad y no menos sorprendente alianza de la clase política en torno a un relato y a un cierre de un asunto tan curiosamente incómodo para todos los protagonistas. Los ciento noventa y tres muertos y mas de dos mil afectados física y psicológicamente, no han merecido ni un mísero recordatorio, ni un par de líneas por gran parte de esa prensa tan humanitaria, tan implicada en las causas nobles, tan dispuesta a dar voz a todos aquellos que -con todo su derecho- desean homenajear a las víctimas de su bando en la guerra civil. Ya no es que se quiera abrir tumbas de hace ochenta años, es que se imponen pesadas lápidas de olvido sobre víctimas recientes que encontraron su fatal destino sin existir una contienda, sin señalarse por pertenecer a un partido u otro, sino simplemente porque eran las victimas propiciatorias para llevar a cabo el oscuro y complejo fin que se perseguía con la masacre.

Los capítulos más próximos de este objetivo los estamos viviendo, la desestructuración de España como Nación, de la familia como entidad fundamental de una sociedad con valores cristianos, de la libertad del individuo. Disgregación y caos primero para luego recomponer una sociedad adiestrada, domada, uniformizada, controlada y dependiente de estructuras paternalistas y tiránicas, asesinas si te sales del carril. Es decir el cambio de régimen y el "tiempo nuevo" que anunciaran, con la sangre de los muertos aún caliente, los mismos que sabían de las "dobles capas de calzoncillos ", de "la mochila que no explotó" y de la composición química del explosivo, entre otros dogmas unánimemente compartidos luego por quienes tan pocas otras cosas comparten.

Para lograr este fin era preciso encubrir a los que diseñaron el atentado y a los ejecutares de la masacre, proporcionándolos la cobertura necesaria para su ocultación. En ello se empeñaron a fondo todos los partidos parlamentarios-quizás con algo de retraso el que entonces estaba en el gobierno-, la mayor parte de los medios de comunicación difundiendo incluso falsas noticias, miembros destacados de los Cuerpos de Seguridad del Estado y finalmente los tribunales de justicia que dictaron sentencia en base a una instrucción repleta de pruebas falsas una vez hechas desaparecer las verdaderas, falsos testimonios y perjurios. Pero claro, como dijo el juez, los ciudadanos "no estábamos -ni debemos de estar aún- preparados para saber la verdad", somos simplemente una manada de borregos dispuestos a asumir todas las mentiras y manipulaciones emitidas por quienes siguiendo ordenes superiores siguen colaborando con el golpe de Estado cruento dado el 11M. Y es que una vez que se ha logrado ocultar quienes fueron los ideólogos de la masacre y los ejecutores de la misma -resultando así impunes a la barbarie cometida-, una vez que la sentencia ha dictaminado "caso cerrado" con condenas a muy dudosos culpables, una vez que ya todas las instituciones, medios y partidos políticos han compartido la mentira y la manipulación, es necesario el silencio sobre aquel lejanísimo atentado, como mortaja definitiva para alcanzar el objetivo planificado. Inconcebible en ningún país del mundo civilizado, en el que las víctimas del atentado tendrían siempre el homenaje y reconocimiento debidos, por parte de todas las instituciones y representantes políticos, sin falsarios homenajes de aniversario y regocijada unidad en tal vez algo inconfesable, sabido o sospechado. Es mas fácil y cómodo transportar unas coronas de laurel o unos ramos de flores que facilitar y reconocer que se oculta a sus asesinos. Nunca se ha rendido el verdadero homenaje a las víctimas: que todo el peso de la ley caiga sobre los auténticos culpables de la masacre y sobre sus encubridores.

Ana María Velasco Plaza


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Covadonga y su sentido, 718-2018

«Es lícito esperar, como quienes escribieron la Crónica Profética hace casi doce siglos, la «Restauratio Hispaniae», y con ella una nueva interpretación del sentido de la historia de Covadonga y de España que permita enlazar con lo que aquellos hombres afirmaron con alegría y confianza: que Dios no abandona a su pueblo ni traiciona su alianza» Publicado en ABC  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría en el banquillo

Relanzar la natalidad nacional requiere a su vez fortalecer las familias y proteger la vida. Por ese lado, Orban entra en rotunda colisión con el proyecto neomarxista de ideología de género. Cuando en Hungría se habla de “libertad de elección”, se está pensando en un sí a la maternidad y a la vida Publicado en Actuall.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

¡Que vienen los nazis!

Demócratas de Suecia ha alcanzado el 40% de los votos, y ya deben estar desfilando por allí las SS Publicado en El Diario de Sevilla  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Fuenteovejuna, el primer estreno de una ópera en Oviedo

Ayer daba comienzo la septuagésima primera temporada de ópera ininterrumpidamente en Oviedo y lo hacía con las pretensiones que presta el estreno de una nueva obra, la ópera Fuenteovejuna, basada en la obra homónima del autor de nuestro siglo de oro, Lope de Vega

Por Cosima Wieck Leer columna

San Atanasio y el arrianismo.

San Atanasio fue, sin duda, uno de los Padres de la Iglesia antigua más importantes y venerados.Pero este gran santo es, sobre todo, el apasionado teólogo de la encarnación del Logos, el Verbode Dios que, como dice el prólogo del cuarto evangelio, "se hizo carne y puso su morada entrenosotros" Benedicto XVI

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Prisioneros del odio

El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías (Publicado en el Diario de Sevilla)

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo