Sabado, 23 de febrero de 2019

reaidades inoportunas

93.131

Como sabe el informado lector, no es éste el número del gordo de ninguna lotería, sino el que da cuenta del registro de los abortos perpetrados en España este último año. Esa terrible cifra, que nunca debiera ser una simple cifra, es un 1% menor que la de 2016, pero es que en 2017 el número de nacimientos ha caído, en un solo año, más del 6%, lo que supone un pavoroso incremento proporcional del aborto. Más aún, si no estuviéramos ante el dato brutal de que entre nosotros más del 20% de los concebidos son abortados, no sufriríamos la terrible crisis demográfica que nos amenaza y que se ha convertido en el mayor de los problemas a medio y largo plazo de nuestra sociedad. ¡Qué terrible responsabilidad estamos contrayendo con este crimen colectivo que repugnaría a la conciencia social si se realizara con crías de cualquier otra especie que no fuera la humana!

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables que, simplemente, eran inoportunos o no suficientemente deseados, como si la suerte de un ser humano pudiera decidirse por meros criterios de oportunidad. En su inmensa mayoría, también rondando la misma proporción, hijos de mujeres entre los 20 y 39 años, no de niñas o adolescentes en riesgo como la propaganda abortista, mentirosa y manipuladora en todo, se encarga de propalar.

¿Cómo es posible que estos datos sean asumidos sin más por una sociedad que se indigna ante mucho menores muestras de violencia o injusticia? La traición del PP a su electorado y su programa cuando aún era posible revertir la tendencia ha tenido como consecuencia el desmantelamiento del movimiento provida, demasiado pendientes sus dirigentes de no crear excesivos problemas a un gobierno considerado afín. Que en el plano político la defensa del nasciturus sea hoy cosa exclusiva del extraparlamentario Vox y de grupos aún menores lo dice todo. Estamos en el momento más bajo de la sensibilidad provida de la historia de España, pero la indiferencia ante los más de dos millones de vidas sacrificadas en los últimos treinta años no es sólo una acusación aplastante, está en la raíz de la violencia viral que nos invade. El rebajamiento del valor de la vida humana, el fin de su sacralidad, la hace vulnerable ante los desalmados de cualquier género y condición. El aborto nos degrada a todos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CRECIMIENTO  ECONÓMICO  Y  AUTONOMÍAS

De vez en cuando, algunos políticos se deshacen en elogios al sistema autonómico, diciendo que ha permitido el gran crecimiento económico que hemos tenido en cuarenta años de democracia. ¿Qué hay de cierto en ello?

Por Paco MexiaLeer columna

El retorno de las palabras

"Volverán las palabras preteridas,nuestros labios otra vez a pronunciar,y otra vez nuestros oídos felizmente con gozo escucharán.Pero aquellas vilmente apadrinadas,traidoramente para nuestro mal;aquellas que con rabia soportamos y soñamos un día desterrar,aquellas que aprender nunca quisimosésas, no volverán".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Las familias? Mal, gracias

El consejero de Salud y Familias de Andalucía, Jesús Aguirre, confirma que del Gobierno PP-Cs no sobrepasará en ningún caso las líneas rojas del progresismo. El PP y Cs se quieren progresistas y trendy. La reducción del aborto y la promoción de la natalidad quedan como monopolio de VOX.

Por Francisco J Contreras Leer columna

FALTA MOTOR

¿Es consciente este Gobierno andaluz de las esperanzas que se han depositado en él?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Decepcionante concentración en Oviedo

El sábado pasado, como muchos cientos de asturianos, asistí a la concentración celebrada en la plaza de España de Oviedo en la que se reivindicaba la unidad de España, la defensa de la Constitución y el cese de concesiones al independentismo catalán.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Laclau y Mouffe, profetas de la nueva izquierda

Laclau y Mouffe dicen que la izquierda debe dejar de apostar por los obreros y hacerlo por los “nuevos movimientos sociales”. Para Laclau y Mouffe, la esencia de la izquierda es el antagonismo, el conflicto, “que divide el espacio social en dos campos”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

El Evangelio en las Cinco Llagas

Fue una sorpresa escuchar el discurso de Serrano en el Parlamento de la tan cristiana Andalucía

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"¡Ito, ito, ito! ¿Está el PSOE contrito?"

El sublime verso con que titulo el presente artículo no es del todo original pues yo no sería capaz de llegar a esos excelsos y elevados niveles líricos; por eso confieso y repito, con toda franqueza, que el verso no es original sino que está inspirado en los pronunciados por el conjunto de ciudadanos que acudieron estos días ante las puertas del congreso andaluz y otros, a "celebrar" la ceremonia del cambio de gobierno resultante de las elecciones,haciendo gala de un carácter exquisitamente democrático y de un elegante ala par que delicado comportamiento.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo