Jueves, 22 de abril de 2021

Quieren derribar la Cruz

A propósito del Valle de los Caídos

 

 

 Desde luego yo no voy a entrar en ese perverso debate sobre si Franco no o Franco sí, o si se mueve de lugar a José Antonio o atendemos los deseos de su familia, porque entre otras cosas, esto sería dar pábulo a una estrategia de confrontación y personalmente,  quien me conoce o me lee, lo sabe, soy absolutamente contrario a despertar discusiones que nos lleven a nuevos episodios de desencuentros. en los españoles. Profundamente enamorado de la paz, completamente opuesto al enfrentamiento hermano, debo sin embargo salir al paso ante el  relato que algunos, desde la izquierda, siguen el perverso mensaje de la Ley de Memoria Histórica, hiriendo el consenso nacional conseguido por todos,  sacando a pasear al dictador muerto de Franco, y al asesinado fundador de Falange.

 

Parece mentira pero hay quien no aprende. Además, para  intentar razonar su postura  pretenden dar veracidad a una serie de mentiras y ocultaciones sobre la construcción del Valle de los Caídos, con sus más de treinta mil restos de combatientes de uno y otro lado, negando las condiciones en que se construyó esa basílica y el número de obreros presos y obreros libres, escondiendo los beneficios (dentro del rigor que cualquier cárcel tiene siempre), que contemplaban salarios, mejor comida, remisiones por trabajo, casas para familiares y un trato que ya quisieran muchas cárceles de todos el mundo. Por suerte ya existen y se ha publicado documentación histórica para descalificar tanta mentira.. Por ejemplo, los muertos en el Valle en su construcción no pasaron de 15 en veinte años; cualquier obra de esa envergadura hoy sufre más accidentes mortales, pero se callan. Trabajando en las obras del Valle de los Caídos hubo más obreros libres que presos, muchos de los cuales, lo estaban no por ideas políticas, que los había, sino por criminales comunes.

 

Lo falso de este relato ha sido descubierto por muchos historiadores, y por si fuera poco, por los testimonios escritos de los propios protagonistas, como el caso del preso Miguel Rodríguez, de conflictiva vida, asesino de un cuñado suyo, por falangista, y que en su novela «El último preso del valle de los Caídos» describe el trato recibido en las obras: la comida abundante, las instalaciones saneadas, las ropas o el sueldo que les daban. Relataba también el buen ambiente que existía, a pesar de ser consciente de que estaban presos, y de cómo al cabo de un tiempo, se vio libre y pensando en quedarse como tantos otros prisioneros que decidieron seguir trabajando en el Valle, donde desde el arquitecto principal hasta los capataces, fueron amigos y compañeros  La leyenda de un Valle de los Caídos levantado con muertes y lágrimas, otra más de las falacias que se inventan,  propia de los que aún parece que están anclados en aquellos años en que se construía el mejor monumento a la reconciliación. Por eso, y porque persigo el mismo ánimo de reconciliación que siempre hemos tenido, no acusaré a nadie, y menos a los que dentro de los partidos de izquierda,  rechazan una visión maniquea del tema de Valle, y ahí no acepto  a los Odones ni a los Llamazares de turno, sino que en consecuencia con lo que defiendo, hago una llamada sincera a dejar a los muertos en paz, y a la Basílica -que el Valle es una Iglesia-,  que cumpla sus funciones, Por cierto, el dictador reposa allí por deseo expreso del Rey de España, que conste.

                                                                  EDUARDO LÓPEZ PASCUAL

 

 

 


Comentarios

Por ASTUR 2013-11-06 14:01:00

Oportuno artículo con el que coincido plenamente, pero mucho me temo que los que pensamos igual a la larga vamos a ener las de perder. El Frente Pupular está a la vuelta de la esquina según dicen muchos medios de comunicación. Unos frotándose las manos y otros tomándolo con cierta preocupación y precaución.


Por paco alaman 2013-11-06 11:47:00

Decía Emilio Silva, presidente de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica: ?por allí pasaron 14.000 presos políticos que trabajaron en las obras como esclavos?, Dice el arquitecto director, don Diego Méndez y las papeletas de rancho: ?durante los quince años que duraron los trabajos intervinieron 2.643, de los cuales el número de penados era 243. Todos acogidos libremente a la ?redención de penas por el trabajo? ? ?seis días de redención por cada uno trabajado?. En l950, a 9 años de terminar las obras, ya no había penados de la guerra. Francisco Rabal comentó en TVE que, en los años cuarenta, su padre (no penado), que era tunelero, estaba contratado y ocupaban ivienda que se habían construido para los trabajadores. Reveló: ?en la obra reinaba una gran solidaridad y los familiares de muchos de los presos que allí trabajaban dormían en nuestra casa Decía Gregorio Peces Barba. A los cuatro meses de permanecer allí con toda la familia, su padre (condenado a muerte, fiscal especial en el Toledo rojo) recibió la libertad condicional y explicó: ?no puedo decir que he estado arrancando piedras en el Valle, sería estúpido decir eso? estaba trabajando en las oficinas?. Estuvo otro preso de los primeros, en l940, para redimir pena por trabajo, el doctor Ángel Lausín (condenado a muerte), ya muerto Franco decía: ?en dieciocho años? hubo sólo catorce muertos?. ESCLAVOS Dicen las nóminas: cobraban los esclavos, al principio, un jornal mínimo de siete pesetas más la comida, que pronto se elevó a diez pesetas diarias. Un sueldo de trescientos a cuatrocientas, en los años cuarenta, era lo que cobraba un profesor adjunto en la Universidad. Cabe pensar que tal insultante cantidad no hubiera sido consentido por los falangistas, como José Antonio Girón, ministro de Trabajo a la edad de veintinueve años, y que emprendió una política social que asustó a la derecha conservadora; ni tampoco por los arquitectos Muguruza o Méndez, autor y director del proyecto, ni por el progresista Juan de Ávalos, el artífice del conjunto escultórico del Valle de los Caídos. Juan de Ávalos, republicano de izquierdas, carnet número 5 ó 7 del PSOE de Mérida, dijo:"no había ?esclavos?, fue una obra hecha con la vergüenza de haber sufrido una guerra increíble entre hermanos y para enterrar a nuestros muertos juntos?. Julio Beobide, autor del Cristo que preside el altar mayor, PNV, de Zumaya, cobró 20.000pts, según fotocopia de recibo firmada, por Fuertes de Villavicencio, 23-6-41, como adelanto.


Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Quien ganará las elecciones en Madrid?

a) La Derecha
b) El conglomerado de izquierdas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo