Miercoles, 23 de enero de 2019

Victor Láinez

¡Asesinos!

El asesinato de Víctor Láinez en Zaragoza es uno de esos acontecimientos que debieran hacernos pensar, tantas son las circunstancias y detalles que permiten interpretarlo como mucho más que un aislado crimen de odio. La víctima fue agredida por la espalda por un grupo de personas que le siguieron cuando abandonó el bar donde habían coincidido. Fue golpeada en la cabeza con una barra de hierro y luego pateada hasta quedar agonizante. El motivo de la brutal agresión, el llevar unos simples tirantes rojigualdas, algo menos común pero no menos trivial que haber lucido una corbata o una pulsera con esos colores. Que en España tal cosa haya podido llevar a la muerte a alguien es un índice del odio generado criminalmente por mucha gente de apariencia respetable que podemos encontrar sentada en el Congreso, en los cabildos municipales, en los estudios de televisión y en las redacciones. Personas que no se recatan de mostrar sus fobias contra la nación y proyectarlas a través de los innumerables medios de que disponen. Gentes que hoy hubieran puesto el país patas arriba si Víctor Láinez hubiera sido uno de los suyos. Pero el suyo es el otro.

Rodrigo Lanza, el señalado como autor del mortal y traicionero ataque, podrá ser una escoria pero no es un cualquiera. Nieto de un almirante chileno, ha dado charlas en universidades, concedido entrevistas, protagonizado duros debates entre políticos de alto nivel en Barcelona y Zaragoza - la alcaldesa Colau, entre ellos-, que se reprochaban recíprocamente no haber hecho bastante por él. Su hazaña, que le valió la fama en los medios izquierdistas y antisistema, fue dejar tetrapléjico a un guardia durante unos disturbios en Barcelona. Ello le costó cinco años de prisión a pesar de los apoyos con que entonces contó, presidenta Bachelet incluida, pero al salir de la cárcel pudo instalarse en Zaragoza gracias al entorno podemita que hoy gobierna la ciudad. El alcalde Santisteve ha sido ahora incapaz de condenar el asesinato de Víctor Laínez, refugiado en una repulsa genérica de la violencia.

Este país, hay que decirlo, rebosa de asesinos en potencia y de cómplices intelectuales de Rodrigo Lanza. El Rodri, como se le llama en las redes sociales y entre los antifas, un movimiento terrorista de extrema izquierda al que pertenece, cuyas acciones son habitualmente silenciadas por los medios, no ha estado nunca solo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo