Martes, 24 de octubre de 2017

Semana Santa

Buena muerte

Dentro de poco las calles de España se llenarán de pasos dedicados a todos los episodios posibles de la pasión y muerte de Cristo, a sus advocaciones más diversas, y entre ellas una que en todo tiempo, y hoy más, no deja de levantar en nosotros un cierto repunte de disconformidad, de rebeldía: Buena Muerte. ¿Es buena alguna muerte? ¿Pudo ser buena la muerte de Cristo? La respuesta sencilla nos habla de la serenidad que sigue al padecimiento y esa es la que parece haberse impuesto en la iconografía habitual de la Buena Muerte, poblada de maravillosos crucificados -sirvan sólo de recuerdo el sublime sevillano de Juan de Mesa y el anónimo y portentoso gaditano-, pero la más cierta y de más honda raíz teológica es que la muerte atroz de Jesús fue buena porque sólo por ella nos vino y fue posible nuestra salvación. Suena fuerte, pero ya dijera Gómez Dávila que lo que le seducía en el cristianismo era la maravillosa insolencia de sus doctrinas.

Philippe Ariès fue el primer historiador que se adentró en el territorio de los sentimientos que suscitaba la muerte y de las distintas formas en que los hombres se han enfrentado a ella cuando la hora llega. Sentimientos y actitudes cambiantes hasta lo inimaginable. Hoy se entiende por una buena muerte aquella que, ante todo, suprime el sufrimiento, incluso si ello supone la inconsciencia, circunstancia ésta la más temida durante muchos siglos por cuanto imposibilita la preparación para ese momento decisivo. La forma en que se vive la muerte dice mucho, pues, de una civilización.

Hace un par de días ha sido aprobada en el Congreso una propuesta de Ciudadanos que se ha presentado como el primer paso hacia lo que será una "ley de muerte digna". Lo que no puede la vida lo hace la muerte y, ¡oh, milagro!, votaron juntos y a favor el PP, PSOE, Podemos y, por supuesto, los de naranja. Lo que se pretende en esta positiva y equilibrada iniciativa es que los servicios de cuidados paliativos, hoy restringidos a algunas regiones, se extiendan a todo el país, incluso de forma domiciliaria, y que se aseguren derechos de tanta importancia para el enfermo terminal como la posible sedación, que no debe confundirse con la eutanasia, la intimidad y el acompañamiento de familiares o amigos. Ojalá este consenso político sobre la muerte, que recuerda un poco a tregua de funeral, se extienda a otras parcelas de esta, digamos, vida.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Somos libres los ciudadanos?

El autor reflexiona sobre la consciencia que tienen los ciudadanos de los paises autodenominados democráticos de la manipulación a la que son sometidos por su clase política poniendo como ejemplo paradigmático de esta incómoda verdad la situación que se está viviendo en Cataluña

Por Juan J. RubioLeer columna

Juego de trolas

Que todo lo referente a lo que esta ocurriendo con el independentismo catalán es un montaje pactado lo vengo diciendo desde hace muchos años, particularmente en las  páginas de LNE, desde mi condición de española burlada por nuestra clase política. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Qué se puede negociar en Cataluña?

La primera y más antigua acepción de justicia es la defensa del oprimido. Cataluña necesita justicia, no diálogo.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Pedro Sánchez, Antonio Pérez y Bellido Dolfos

La actitud desleal de Pedro Sanchez con España puede no sólo fracturar definitivamente al PSOE sino llevarlo a la irrelevancia electoral, Se pensaba que Zapatero era insuperable en su eficacia destructora pero siempre acaba apareciendo alguien que nos supera

Por Togas y Dignidad Leer columna

Después del 1 de Octubre

A la vista del empecinamiento de los partidos independentistas catalanes, ya no cabe cerrar los ojos o mirar a otro lado. La toma de decisiones debe seguir otras reglas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

No habrá primavera árabe en Cataluña

La demografía es el destino: las revoluciones las hacen los mozos (que no Mossos) de menos de treinta años. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Hay solución

Para que España viva el Estado de las Autonomías, cumplido su ciclo, debe ser liquidado democráticamente Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Reflexión marxista

Lo que decía el sabio: Es comprensible que determinados socios quieran dejar de pertenecer a un club que tolera lo que tolera a socios como ellos. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Metera el Gobierno a los golpistas en la carcel?

a) No no se atreve porque el PSOE no le apoyaria
b) Si no le queda ya otro remedio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo