Lunes, 01 de mayo de 2017

Semana Santa

Buena muerte

Dentro de poco las calles de España se llenarán de pasos dedicados a todos los episodios posibles de la pasión y muerte de Cristo, a sus advocaciones más diversas, y entre ellas una que en todo tiempo, y hoy más, no deja de levantar en nosotros un cierto repunte de disconformidad, de rebeldía: Buena Muerte. ¿Es buena alguna muerte? ¿Pudo ser buena la muerte de Cristo? La respuesta sencilla nos habla de la serenidad que sigue al padecimiento y esa es la que parece haberse impuesto en la iconografía habitual de la Buena Muerte, poblada de maravillosos crucificados -sirvan sólo de recuerdo el sublime sevillano de Juan de Mesa y el anónimo y portentoso gaditano-, pero la más cierta y de más honda raíz teológica es que la muerte atroz de Jesús fue buena porque sólo por ella nos vino y fue posible nuestra salvación. Suena fuerte, pero ya dijera Gómez Dávila que lo que le seducía en el cristianismo era la maravillosa insolencia de sus doctrinas.

Philippe Ariès fue el primer historiador que se adentró en el territorio de los sentimientos que suscitaba la muerte y de las distintas formas en que los hombres se han enfrentado a ella cuando la hora llega. Sentimientos y actitudes cambiantes hasta lo inimaginable. Hoy se entiende por una buena muerte aquella que, ante todo, suprime el sufrimiento, incluso si ello supone la inconsciencia, circunstancia ésta la más temida durante muchos siglos por cuanto imposibilita la preparación para ese momento decisivo. La forma en que se vive la muerte dice mucho, pues, de una civilización.

Hace un par de días ha sido aprobada en el Congreso una propuesta de Ciudadanos que se ha presentado como el primer paso hacia lo que será una "ley de muerte digna". Lo que no puede la vida lo hace la muerte y, ¡oh, milagro!, votaron juntos y a favor el PP, PSOE, Podemos y, por supuesto, los de naranja. Lo que se pretende en esta positiva y equilibrada iniciativa es que los servicios de cuidados paliativos, hoy restringidos a algunas regiones, se extiendan a todo el país, incluso de forma domiciliaria, y que se aseguren derechos de tanta importancia para el enfermo terminal como la posible sedación, que no debe confundirse con la eutanasia, la intimidad y el acompañamiento de familiares o amigos. Ojalá este consenso político sobre la muerte, que recuerda un poco a tregua de funeral, se extienda a otras parcelas de esta, digamos, vida.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Esperanza Aguirre víctima de sus dudas

En política no hay nada más letal que no tomar decisiones aunque sean equivocadas ya que la falta de las mismas lleva inevitablemente a la inanidad

Por Togas y Dignidad Leer columna

¿Se equivoca Trump?

Todos los servicios informativos recogen el ataque de dos destructores americanos a una base del ejército sirio como represalia  por el supuesto empleo de armas químicas en un bombardeo por parte de El Assad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Samuel Huntington, el trumpismo y la identidad norteamericana

¿Ha supuesto el triunfo de Trump el último coletazo de la América de Norman Rockwell, el país homogéneo de mediados del siglo XX? ¿Se resiste EE.UU. a dejar de ser una nación?   Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Dudas sirias

Queda por dilucidar el asunto nada menor de si el bombardeo químico es de verdad imputable a Al Assad   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Justicia  hipotecada

Pasa el tiempo y cada vez está más claro que no se  puede confiar que la Justicia aclare lo que ocurrio en la masacre del 11 M   Publicado en la Nueva España

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Buena muerte

Hoy se entiende por una buena muerte aquella que, ante todo, suprime el sufrimiento

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La presencia femenina

En el pasado el papel de la mujer ha variado bastante de unas culturas a otras. De otro lado, siempre ha habido mujeres plenamente conscientes de su valia que han ejercido una influencia efectiva en su entorno.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Paz, piedad, perdón

Sin ese "pucherazo" no hubiera habido Gobierno del Frente Popular y la historia de España hubiera sido distinta

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

España, entre la desmemoria y el adoctrinamiento

Sería un logro generacional si, enterrados en paz todos los bisabuelos, acabamos de una maldita vez de ajustar las interminables y realimentadas cuentas pendientes y nos dedicamos a avanzar pisando terreno firme y algo más seguro. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

¿Es innata la orientación sexual?

El famoso "niño atrapado en un cuerpo del sexo opuesto" es un mito. ¿Se han parado a pensar nuestros entusiastas transgeneristas que están dando por buena una antropología dualista, cartesiana?   Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cataluña y la Justicia

Hay dos opciones: olvidarse de que existe algo que por resumir llamamos Cataluña o buscar el pasaporte Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Nuestros politicos seran capaces de traicionar a las victimas de ETA aceptando su ficticia rendición?

a) Si no les importan los ciudadanos sólo su interés
b) No sería su fin

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo