Lunes, 26 de junio de 2017

la realidad nacional

Cataluña y la Justicia

Hay cosas que no tiene que prohibirnos el médico para saber que nos sientan fatal y que, de no eliminarlas de la dieta y de la vida, pueden acabar teniendo malas consecuencias. Un día servidor comprendió que sin leer ni escuchar nada del llamado procés, e incluso de Cataluña, uno puede vivir tan ricamente y que con ello se ahorra un buen cesto de penosos y contradictorios sentimientos. Hasta entonces creía que el tedio dorsiano o el enervamiento, pasando por la irritación continua y la cólera explosiva, eran lacras de mi carácter agravadas con la edad, pero el ayuno catalán ha propiciado un cambio de humor que mi familia, mis amigos y mis alumnos me agradecen.

Me veo tan recuperado que tal vez pueda hacer hoy una excepción. Juan María del Pino, gerente de La Revuelta, la mejor sala de actividades culturales de Sevilla, me envía con jugoso comentario la noticia de este mismo diario que cuenta cómo en la cercana Sanlúcar la Mayor ha sido inhabilitado durante cuatro años un ex alcalde por haber tolerado que una casa de hermandad se elevara dos metros sobre lo permitido en las ordenanzas para que cupiera por la puerta el palio de la Soledad. Bien condenado está, pensarán muchos, si se ha probado que hubo prevaricación, y todos estaremos de acuerdo en ello. Pero debemos confesar que nuestra gravedad justiciera se nos convierte en mueca si acudimos a las primeras de los periódicos del martes en toda España y ahí damos con el corrupto y desafiante Artur Mas, condenado a dos malos años de inhabilitación por haber desobedecido expresamente al Tribunal Constitucional y haber organizado y celebrado el falso referéndum del 9 de noviembre de 2014, pecadillo que el editorial de este diario calificaba ese día como "uno de los hechos políticos más graves ocurridos en España desde el inicio de la democracia". Saquen ustedes mismos, estimados lectores, las oportunas conclusiones. Tras ellas tendrán dos opciones y una enseñanza: olvidarse de que existe algo que por resumir llamamos Cataluña o buscar el pasaporte; recordar por qué es conocida en España como Cachondeo, la que en todas partes se llama Justicia.

Nota: A fecha de hoy sigue colgado en la web de la Universidad de Sevilla el vil comunicado del Cadus en el que se difama por motivos ideológicos a uno de sus catedráticos. El rector Castro y los otros rehenes del sóviet, bien, gracias.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La nueva generación de lectores

Hoy en día es más que corriente escuchar la frase “los jóvenes ya no leen”, lo cual es cierto en términos generales. Sin embargo, algo peor que no leer es –a mi juicio- alimentarse de pésimas lecturas de una calidad literaria ínfima o inexistente.  

Por Inma Vieitez Leer columna

Guerra sin gloria

Ésta será una guerra muy difícil, pues todas las acciones llamativas e impactantes serán del enemigo Publicado en El diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría y la eficacia pedagógica de la ley

La Hungría de Orban y la España de Rajoy son dos modelos contrapuestos respecto a las politicas sobre familia y vida. Porque las leyes no son inocuas, tienen su importancia. Como argumenta el autor las leyes y las políticas sí tienen un impacto “educativo” sobre las creencias y las costumbres Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

CATAPLASMAS NOTARIALES

El notariado percibe la problemática que lo acosa y la analiza pero carece de la decisión para hacerle frente con la contundencia necesaria

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

SALVAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA

Los niños son seres candorosos e indefensos que acuden a las aulas confiando en sus profesores, como confían en sus padres. Carecen de sentido crítico, aceptan como buenos los mensajes que reciben y por ello son muy proclives al adoctrinamiento ideológico y político.

Por Paco MexiaLeer columna

Suicidio demográfico y el largo 1968

Europa que sigue instalada en los valores liberacionistas de la contracultura de los 60. O cerramos de una vez 1968, o él nos cerrará a nosotros. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cristianismo y cultura

¡Qué sencillo es creer cuando uno reconoce los jalones que fueron dejando quienes hicieron nuestra civilización! Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SECRETO DE SUMARIO

Si invocando al derecho a la información admitimos hechos que ponen en peligro el proceso de una investigación publicando informaciones protegidas, flaco favor hacemos a la verdad a la que presuntamente queremos servir. Sin embargo, el ejercicio de una información veraz y una investigación eficaz de los delitos no son procesos antagónicos.

Por Jesús HalladoLeer columna

Cuatro millones de tutores

El dia que el Tribunal Supremo se puso a juagar a los populismos y contribuyó a dificultar la salida de la Crisis y aumentar las difilcultades de algunos bancos, que en realidad son las dificultades de sus modestos accionistas ¿le podrían pedir éstos responsabilidades civiles? Ultimamente parece que los tribunales inferiores transmiten la sensación de enderezar la situación en la resolución de los casos concretos

Por Togas y Dignidad Leer columna

España, camino hacia la nada

Un cable diplomático norteamericano recientemente desclasificado revela que el Rey Juan Carlos estaba dispuesto a regalar Melilla a los marroquíes en 1979. La escasa resonancia de la noticia es un buen termómetro del desinterés general por la nación española y su integridad física, continuamente puesta en entredicho por los separatistas

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Dos reflexiones

La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada. ¿Seremos, una vez más, diferentes? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Pesro Sanchez dinamitar España?

a) Si, solo piensa en su propio interés
b) No, no puede ser tan irresponsable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo