Martes, 24 de octubre de 2017

la realidad nacional

Cataluña y la Justicia

Hay cosas que no tiene que prohibirnos el médico para saber que nos sientan fatal y que, de no eliminarlas de la dieta y de la vida, pueden acabar teniendo malas consecuencias. Un día servidor comprendió que sin leer ni escuchar nada del llamado procés, e incluso de Cataluña, uno puede vivir tan ricamente y que con ello se ahorra un buen cesto de penosos y contradictorios sentimientos. Hasta entonces creía que el tedio dorsiano o el enervamiento, pasando por la irritación continua y la cólera explosiva, eran lacras de mi carácter agravadas con la edad, pero el ayuno catalán ha propiciado un cambio de humor que mi familia, mis amigos y mis alumnos me agradecen.

Me veo tan recuperado que tal vez pueda hacer hoy una excepción. Juan María del Pino, gerente de La Revuelta, la mejor sala de actividades culturales de Sevilla, me envía con jugoso comentario la noticia de este mismo diario que cuenta cómo en la cercana Sanlúcar la Mayor ha sido inhabilitado durante cuatro años un ex alcalde por haber tolerado que una casa de hermandad se elevara dos metros sobre lo permitido en las ordenanzas para que cupiera por la puerta el palio de la Soledad. Bien condenado está, pensarán muchos, si se ha probado que hubo prevaricación, y todos estaremos de acuerdo en ello. Pero debemos confesar que nuestra gravedad justiciera se nos convierte en mueca si acudimos a las primeras de los periódicos del martes en toda España y ahí damos con el corrupto y desafiante Artur Mas, condenado a dos malos años de inhabilitación por haber desobedecido expresamente al Tribunal Constitucional y haber organizado y celebrado el falso referéndum del 9 de noviembre de 2014, pecadillo que el editorial de este diario calificaba ese día como "uno de los hechos políticos más graves ocurridos en España desde el inicio de la democracia". Saquen ustedes mismos, estimados lectores, las oportunas conclusiones. Tras ellas tendrán dos opciones y una enseñanza: olvidarse de que existe algo que por resumir llamamos Cataluña o buscar el pasaporte; recordar por qué es conocida en España como Cachondeo, la que en todas partes se llama Justicia.

Nota: A fecha de hoy sigue colgado en la web de la Universidad de Sevilla el vil comunicado del Cadus en el que se difama por motivos ideológicos a uno de sus catedráticos. El rector Castro y los otros rehenes del sóviet, bien, gracias.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Somos libres los ciudadanos?

El autor reflexiona sobre la consciencia que tienen los ciudadanos de los paises autodenominados democráticos de la manipulación a la que son sometidos por su clase política poniendo como ejemplo paradigmático de esta incómoda verdad la situación que se está viviendo en Cataluña

Por Juan J. RubioLeer columna

Juego de trolas

Que todo lo referente a lo que esta ocurriendo con el independentismo catalán es un montaje pactado lo vengo diciendo desde hace muchos años, particularmente en las  páginas de LNE, desde mi condición de española burlada por nuestra clase política. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Qué se puede negociar en Cataluña?

La primera y más antigua acepción de justicia es la defensa del oprimido. Cataluña necesita justicia, no diálogo.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Pedro Sánchez, Antonio Pérez y Bellido Dolfos

La actitud desleal de Pedro Sanchez con España puede no sólo fracturar definitivamente al PSOE sino llevarlo a la irrelevancia electoral, Se pensaba que Zapatero era insuperable en su eficacia destructora pero siempre acaba apareciendo alguien que nos supera

Por Togas y Dignidad Leer columna

Después del 1 de Octubre

A la vista del empecinamiento de los partidos independentistas catalanes, ya no cabe cerrar los ojos o mirar a otro lado. La toma de decisiones debe seguir otras reglas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

No habrá primavera árabe en Cataluña

La demografía es el destino: las revoluciones las hacen los mozos (que no Mossos) de menos de treinta años. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Hay solución

Para que España viva el Estado de las Autonomías, cumplido su ciclo, debe ser liquidado democráticamente Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Reflexión marxista

Lo que decía el sabio: Es comprensible que determinados socios quieran dejar de pertenecer a un club que tolera lo que tolera a socios como ellos. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Metera el Gobierno a los golpistas en la carcel?

a) No no se atreve porque el PSOE no le apoyaria
b) Si no le queda ya otro remedio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo