Miercoles, 23 de agosto de 2017

la realidad nacional

Cataluña y la Justicia

Hay cosas que no tiene que prohibirnos el médico para saber que nos sientan fatal y que, de no eliminarlas de la dieta y de la vida, pueden acabar teniendo malas consecuencias. Un día servidor comprendió que sin leer ni escuchar nada del llamado procés, e incluso de Cataluña, uno puede vivir tan ricamente y que con ello se ahorra un buen cesto de penosos y contradictorios sentimientos. Hasta entonces creía que el tedio dorsiano o el enervamiento, pasando por la irritación continua y la cólera explosiva, eran lacras de mi carácter agravadas con la edad, pero el ayuno catalán ha propiciado un cambio de humor que mi familia, mis amigos y mis alumnos me agradecen.

Me veo tan recuperado que tal vez pueda hacer hoy una excepción. Juan María del Pino, gerente de La Revuelta, la mejor sala de actividades culturales de Sevilla, me envía con jugoso comentario la noticia de este mismo diario que cuenta cómo en la cercana Sanlúcar la Mayor ha sido inhabilitado durante cuatro años un ex alcalde por haber tolerado que una casa de hermandad se elevara dos metros sobre lo permitido en las ordenanzas para que cupiera por la puerta el palio de la Soledad. Bien condenado está, pensarán muchos, si se ha probado que hubo prevaricación, y todos estaremos de acuerdo en ello. Pero debemos confesar que nuestra gravedad justiciera se nos convierte en mueca si acudimos a las primeras de los periódicos del martes en toda España y ahí damos con el corrupto y desafiante Artur Mas, condenado a dos malos años de inhabilitación por haber desobedecido expresamente al Tribunal Constitucional y haber organizado y celebrado el falso referéndum del 9 de noviembre de 2014, pecadillo que el editorial de este diario calificaba ese día como "uno de los hechos políticos más graves ocurridos en España desde el inicio de la democracia". Saquen ustedes mismos, estimados lectores, las oportunas conclusiones. Tras ellas tendrán dos opciones y una enseñanza: olvidarse de que existe algo que por resumir llamamos Cataluña o buscar el pasaporte; recordar por qué es conocida en España como Cachondeo, la que en todas partes se llama Justicia.

Nota: A fecha de hoy sigue colgado en la web de la Universidad de Sevilla el vil comunicado del Cadus en el que se difama por motivos ideológicos a uno de sus catedráticos. El rector Castro y los otros rehenes del sóviet, bien, gracias.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CONVULSIONES EN LA OLIGARQUIA

Últimamente se están produciendo numerosas detenciones, procesamientos e ingresos en prisión de personajes de renombre, relevancia y notoriedad en distintos ámbitos de la sociedad.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EL SEXO Y EL GÉNERO EN BIOLOGÍA

La Audiencia Provincial de Madrid ha resuelto que el texto que figuraba en el autobús de Hazte Oir, noconstituye un delito de odio. ¡Menos mal! Aunque han tardado varios meses en darse cuenta, es un alivio que,finalmente, se reconozca la libertad de expresión.

Por Paco MexiaLeer columna

La fórmula de la felicidad

Si usted tiene un empleo relativamente satisfactorio, está casado, participa en iniciativas vecinales o filantrópicas y practica la religión, su probabilidad de declararse "muy feliz" es estadísticamente muy alta. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

América y la felicidad

Por favor, señores de los telediarios, lo que necesitamos es más América y menos Cataluña Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

LOS EEUU TAMBIEN TIENEN SU  LADO OSCURO

The New York Times pide a Rajoy que permita la consulta secesionista al tiempo que pide a los catalanes que voten no.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

La nueva clase alta norteamericana

La dualización social y la dimisión moral-pedagógica de la élite presagian su declive como superpotencia. Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

España y el Rey

La Monarquía ha sido durante siglos la garante de la unidad entre los españoles- Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La nueva generación de lectores

Hoy en día es más que corriente escuchar la frase “los jóvenes ya no leen”, lo cual es cierto en términos generales. Sin embargo, algo peor que no leer es –a mi juicio- alimentarse de pésimas lecturas de una calidad literaria ínfima o inexistente.  

Por Inma Vieitez Leer columna

Guerra sin gloria

Ésta será una guerra muy difícil, pues todas las acciones llamativas e impactantes serán del enemigo Publicado en El diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría y la eficacia pedagógica de la ley

La Hungría de Orban y la España de Rajoy son dos modelos contrapuestos respecto a las politicas sobre familia y vida. Porque las leyes no son inocuas, tienen su importancia. Como argumenta el autor las leyes y las políticas sí tienen un impacto “educativo” sobre las creencias y las costumbres Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

CATAPLASMAS NOTARIALES

El notariado percibe la problemática que lo acosa y la analiza pero carece de la decisión para hacerle frente con la contundencia necesaria

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Es fiable la presencia del Podemos y el PNV en el pacto antiyihadista?

a) No su neutralidad es sospechosa y por tanto su presencia sobra
b) Si a pesar de todo no pueden ser tan miserables

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo