Martes, 24 de octubre de 2017

Podemitas totalitarios

Causas secuestradas

Sí, estuve allí, en la ya tristemente famosa Facultad de Derecho de la Hispalense la tarde en que, ante la pasividad de las autoridades académicas, más de cincuenta pacíficos ciudadanos vimos pisoteados nuestros derechos constitucionales, fuimos insultados y vejados durante cerca de dos horas por una banda de delincuentes organizados al más puro estilo bolivariano. Se podía palpar la indignación, pero el sentimiento predominante me parece era la tristeza que, como universitarios, muchos de los allí congregados experimentábamos. Los jóvenes llenos de odio que nos amenazaban e insultaban no se distinguían en nada, más allá de su estado en algunos momentos próximo a la histeria colectiva, de los alumnos con los que cotidianamente compartimos nuestras vidas; pero en ellos, especialmente en ellas, era patente el daño infligido por la monstruosa ideología que precisamente nos disponíamos a criticar como un universitario sabe y enseña: debatiendo libremente con todo aquel que crea que puede aportar algo a lo tratado. El feminismo ha sido secuestrado, cuando ya acariciaba el triunfo histórico de obtener para la mujer la plenitud de derechos y posibilidades, por una mezcla de radicalidad política y marginalidad existencial que, sin más base que el odio y la rabia, pretende someternos a todos a una clase de opresión hasta hoy inimaginable: la de impedirnos ser los hombres y mujeres que necesaria y gozosamente somos.

No muchas horas después, una multitud ululante se manifestaba en Barcelona para mostrar su solidaridad con los inmigrantes de países no europeos. El grito más coreado, según las crónicas, resultó ser "refugiados sí, españoles no". Reconozco mi estupefacción, mi desbordamiento moral ante tanta perversión, y no por español sino por la pericia de los monstruos para corromper de raíz todo lo que tocan, incluso las causas más nobles, sea la ayuda a los refugiados allí, la promoción de los derechos de la mujer aquí. En estas gentes no queda nada con lo que se pueda deliberar, discutir, ni siquiera contender.

¿Cómo luchar, cómo sobrevivir en este pantano de odio y vileza en que se hunde la sociedad española? Maritain, siguiendo a Gandhi y a Tomás de Aquino, recomendaba una al parecer infalible técnica de acción política: no atacar, resistir, soportar, sufrir con constancia. Pero, ¿tenemos hoy la fe que para ello se precisa?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La traición que se avecina

Ya pasó con el espíritu de Ermua. Las manifestaciones populares son luego moduladas por los políticos y el resultado final no se parece nada a las expectativas generadas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

El empate es derrota

Las palabras de Millo y Rajoy indican que el Gobierno va a dar la razón a los de la bandera blanca y las camisetas blancas, y no a la multitud rojigualda Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Llegó la hora?

Ante nuestros ojos, en su peor hora, tras años de dosis caballunas de anestesia, España al fin despierta   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Somos libres los ciudadanos?

El autor reflexiona sobre la consciencia que tienen los ciudadanos de los paises autodenominados democráticos de la manipulación a la que son sometidos por su clase política poniendo como ejemplo paradigmático de esta incómoda verdad la situación que se está viviendo en Cataluña

Por Juan J. RubioLeer columna

Juego de trolas

Que todo lo referente a lo que esta ocurriendo con el independentismo catalán es un montaje pactado lo vengo diciendo desde hace muchos años, particularmente en las  páginas de LNE, desde mi condición de española burlada por nuestra clase política. 

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿Qué se puede negociar en Cataluña?

La primera y más antigua acepción de justicia es la defensa del oprimido. Cataluña necesita justicia, no diálogo.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Pedro Sánchez, Antonio Pérez y Bellido Dolfos

La actitud desleal de Pedro Sanchez con España puede no sólo fracturar definitivamente al PSOE sino llevarlo a la irrelevancia electoral, Se pensaba que Zapatero era insuperable en su eficacia destructora pero siempre acaba apareciendo alguien que nos supera

Por Togas y Dignidad Leer columna

Después del 1 de Octubre

A la vista del empecinamiento de los partidos independentistas catalanes, ya no cabe cerrar los ojos o mirar a otro lado. La toma de decisiones debe seguir otras reglas.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

No habrá primavera árabe en Cataluña

La demografía es el destino: las revoluciones las hacen los mozos (que no Mossos) de menos de treinta años. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Hay solución

Para que España viva el Estado de las Autonomías, cumplido su ciclo, debe ser liquidado democráticamente Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Reflexión marxista

Lo que decía el sabio: Es comprensible que determinados socios quieran dejar de pertenecer a un club que tolera lo que tolera a socios como ellos. Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿Metera el Gobierno a los golpistas en la carcel?

a) No no se atreve porque el PSOE no le apoyaria
b) Si no le queda ya otro remedio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo