Miercoles, 23 de agosto de 2017

Podemitas totalitarios

Causas secuestradas

Sí, estuve allí, en la ya tristemente famosa Facultad de Derecho de la Hispalense la tarde en que, ante la pasividad de las autoridades académicas, más de cincuenta pacíficos ciudadanos vimos pisoteados nuestros derechos constitucionales, fuimos insultados y vejados durante cerca de dos horas por una banda de delincuentes organizados al más puro estilo bolivariano. Se podía palpar la indignación, pero el sentimiento predominante me parece era la tristeza que, como universitarios, muchos de los allí congregados experimentábamos. Los jóvenes llenos de odio que nos amenazaban e insultaban no se distinguían en nada, más allá de su estado en algunos momentos próximo a la histeria colectiva, de los alumnos con los que cotidianamente compartimos nuestras vidas; pero en ellos, especialmente en ellas, era patente el daño infligido por la monstruosa ideología que precisamente nos disponíamos a criticar como un universitario sabe y enseña: debatiendo libremente con todo aquel que crea que puede aportar algo a lo tratado. El feminismo ha sido secuestrado, cuando ya acariciaba el triunfo histórico de obtener para la mujer la plenitud de derechos y posibilidades, por una mezcla de radicalidad política y marginalidad existencial que, sin más base que el odio y la rabia, pretende someternos a todos a una clase de opresión hasta hoy inimaginable: la de impedirnos ser los hombres y mujeres que necesaria y gozosamente somos.

No muchas horas después, una multitud ululante se manifestaba en Barcelona para mostrar su solidaridad con los inmigrantes de países no europeos. El grito más coreado, según las crónicas, resultó ser "refugiados sí, españoles no". Reconozco mi estupefacción, mi desbordamiento moral ante tanta perversión, y no por español sino por la pericia de los monstruos para corromper de raíz todo lo que tocan, incluso las causas más nobles, sea la ayuda a los refugiados allí, la promoción de los derechos de la mujer aquí. En estas gentes no queda nada con lo que se pueda deliberar, discutir, ni siquiera contender.

¿Cómo luchar, cómo sobrevivir en este pantano de odio y vileza en que se hunde la sociedad española? Maritain, siguiendo a Gandhi y a Tomás de Aquino, recomendaba una al parecer infalible técnica de acción política: no atacar, resistir, soportar, sufrir con constancia. Pero, ¿tenemos hoy la fe que para ello se precisa?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CONVULSIONES EN LA OLIGARQUIA

Últimamente se están produciendo numerosas detenciones, procesamientos e ingresos en prisión de personajes de renombre, relevancia y notoriedad en distintos ámbitos de la sociedad.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EL SEXO Y EL GÉNERO EN BIOLOGÍA

La Audiencia Provincial de Madrid ha resuelto que el texto que figuraba en el autobús de Hazte Oir, noconstituye un delito de odio. ¡Menos mal! Aunque han tardado varios meses en darse cuenta, es un alivio que,finalmente, se reconozca la libertad de expresión.

Por Paco MexiaLeer columna

La fórmula de la felicidad

Si usted tiene un empleo relativamente satisfactorio, está casado, participa en iniciativas vecinales o filantrópicas y practica la religión, su probabilidad de declararse "muy feliz" es estadísticamente muy alta. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

América y la felicidad

Por favor, señores de los telediarios, lo que necesitamos es más América y menos Cataluña Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

LOS EEUU TAMBIEN TIENEN SU  LADO OSCURO

The New York Times pide a Rajoy que permita la consulta secesionista al tiempo que pide a los catalanes que voten no.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

La nueva clase alta norteamericana

La dualización social y la dimisión moral-pedagógica de la élite presagian su declive como superpotencia. Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

España y el Rey

La Monarquía ha sido durante siglos la garante de la unidad entre los españoles- Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La nueva generación de lectores

Hoy en día es más que corriente escuchar la frase “los jóvenes ya no leen”, lo cual es cierto en términos generales. Sin embargo, algo peor que no leer es –a mi juicio- alimentarse de pésimas lecturas de una calidad literaria ínfima o inexistente.  

Por Inma Vieitez Leer columna

Guerra sin gloria

Ésta será una guerra muy difícil, pues todas las acciones llamativas e impactantes serán del enemigo Publicado en El diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría y la eficacia pedagógica de la ley

La Hungría de Orban y la España de Rajoy son dos modelos contrapuestos respecto a las politicas sobre familia y vida. Porque las leyes no son inocuas, tienen su importancia. Como argumenta el autor las leyes y las políticas sí tienen un impacto “educativo” sobre las creencias y las costumbres Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

CATAPLASMAS NOTARIALES

El notariado percibe la problemática que lo acosa y la analiza pero carece de la decisión para hacerle frente con la contundencia necesaria

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Es fiable la presencia del Podemos y el PNV en el pacto antiyihadista?

a) No su neutralidad es sospechosa y por tanto su presencia sobra
b) Si a pesar de todo no pueden ser tan miserables

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo