Viernes, 22 de junio de 2018

Podemitas totalitarios

Causas secuestradas

Sí, estuve allí, en la ya tristemente famosa Facultad de Derecho de la Hispalense la tarde en que, ante la pasividad de las autoridades académicas, más de cincuenta pacíficos ciudadanos vimos pisoteados nuestros derechos constitucionales, fuimos insultados y vejados durante cerca de dos horas por una banda de delincuentes organizados al más puro estilo bolivariano. Se podía palpar la indignación, pero el sentimiento predominante me parece era la tristeza que, como universitarios, muchos de los allí congregados experimentábamos. Los jóvenes llenos de odio que nos amenazaban e insultaban no se distinguían en nada, más allá de su estado en algunos momentos próximo a la histeria colectiva, de los alumnos con los que cotidianamente compartimos nuestras vidas; pero en ellos, especialmente en ellas, era patente el daño infligido por la monstruosa ideología que precisamente nos disponíamos a criticar como un universitario sabe y enseña: debatiendo libremente con todo aquel que crea que puede aportar algo a lo tratado. El feminismo ha sido secuestrado, cuando ya acariciaba el triunfo histórico de obtener para la mujer la plenitud de derechos y posibilidades, por una mezcla de radicalidad política y marginalidad existencial que, sin más base que el odio y la rabia, pretende someternos a todos a una clase de opresión hasta hoy inimaginable: la de impedirnos ser los hombres y mujeres que necesaria y gozosamente somos.

No muchas horas después, una multitud ululante se manifestaba en Barcelona para mostrar su solidaridad con los inmigrantes de países no europeos. El grito más coreado, según las crónicas, resultó ser "refugiados sí, españoles no". Reconozco mi estupefacción, mi desbordamiento moral ante tanta perversión, y no por español sino por la pericia de los monstruos para corromper de raíz todo lo que tocan, incluso las causas más nobles, sea la ayuda a los refugiados allí, la promoción de los derechos de la mujer aquí. En estas gentes no queda nada con lo que se pueda deliberar, discutir, ni siquiera contender.

¿Cómo luchar, cómo sobrevivir en este pantano de odio y vileza en que se hunde la sociedad española? Maritain, siguiendo a Gandhi y a Tomás de Aquino, recomendaba una al parecer infalible técnica de acción política: no atacar, resistir, soportar, sufrir con constancia. Pero, ¿tenemos hoy la fe que para ello se precisa?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo