Domingo, 18 de febrero de 2018

Cita con Europa

Me congratulaba no hace mucho, en uno de estos Envíos, del apoyo que España ha encontrado en Europa con motivo de la intentona secesionista en Cataluña. Importa que el sostén haya procedido tanto de los países propiamente occidentales como de los del Este, los miembros del llamado Grupo de Visegrado, caracterizados por su enfrentamiento con las políticas dominantes en el seno de la Unión sobre asuntos de gran incidencia. Por ejemplo, la promoción comunitaria de la inmigración islámica o el plegamiento ante las presiones de los lobbies concernientes a conductas sexuales y su tratamiento público. Se trata de cuestiones sobre las que las instituciones europeas mantienen líneas que rebasan con mucho las de la mayor parte de los países integrantes y, sobre todo, la sensibilidad y convicciones de sus pueblos.

Las sociedades europeas occidentales son las hijas del 68, mientras que las del Este lo son del hundimiento comunista del 89; unas, herederas de la radicalidad ideológica del mayo parisino; otras, supervivientes apenas de las utopías que lo alimentaron. En puridad, es imposible encontrar hoy, entre los miembros de una misma comunidad política, una mayor diferencia de experiencia histórica y de proyecto colectivo, más allá de las triviales referencias a la democracia y al bienestar general. Ni siquiera un concepto tan fundante como el de derechos humanos es entendido de la misma forma por todos. Esta grieta, tan visible ya en el edificio de la Unión, con seguridad se irá agrandando con el tiempo y es de temer que acabe creando grandes tensiones sobre su existencia, al menos tal como hoy lo conocemos. En algo sí coinciden todos: en la intangibilidad de las fronteras, y por ello el más o menos entusiasta apoyo de todos a la unidad constitucional e histórica de España. Violentar ese principio sería desatar sobre Europa el pandemónium, y todos lo saben. El reconocimiento de la sedicente república catalana hubiera hecho, ni más ni menos, saltar la Unión.

Hablamos de problemas candentes que, como se ha visto, han escapado del alejado campo de los políticos de Bruselas para irrumpir en nuestras vidas. Y por eso será tan relevante lo que esta tarde en Sevilla, en el club Antares, nos pueda decir sobre estos y otros temas uno de sus mejores conocedores desde la atalaya de la prensa diaria y de la reflexión crítica: Hermann Tertsch.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La era del sentimentalismo salvaje

Cuando el debate llega a estar dominado por “proposiciones emotivas”, la sociedad tiene un serio problema. La “proposición emotiva”, explica Dalrymple, es “una proposición falsa cuya principal función es dejar sentada la superior sensibilidad de aquél que la emite”, y que comporta “una suspensión voluntaria de la racionalidad crítica a favor de una respuesta emocional inmediata”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Corrupción de menores

Esa invasión de la infancia por la pornografía se ve reforzada por la torpísima educación sexual Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Vuelta de tuerca

Las leyes de Memoria Histórica son una seria amenaza para la libertad de cátedra y expresión Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Soler Gil y la mitología materialista de la ciencia

En su anterior artículo, Contreras desglosó una de las obras de Yuval Noah Harari. Ahora, le toca el turno a Francisco J. Soler Gil, otra mente extraordinaria. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Pelléas y Melisande, la esperada

Es de agradecer que los directivos de la temporada ovetense se hayan decidido a programar esta  melancólica ópera, aunque sea más de cien años tarde, ya que el estreno de la misma se remonta a 1902, porque el tiempo la ha convertido en una ópera hito.

Por Cosima Wieck Leer columna

No les gusta Tabarnia

Sin presupuesto y sin jueces, Tabarnia está consiguiendo desactivar ideológicamente a los enemigos de este país

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Yuval Noah Harari y el final del humanismo

La revolución agrícola propició el paso del animismo al teísmo, la revolución científica, piensa Harari, permitió un nuevo salto del teísmo al humanismo

Por Francisco J Contreras Leer columna

LO MALO DE SER BUENOS

Nuestro colaborador reflexiona sobre la preferencia que muestra el poder político con las reivindicaciones de los sectores radicales aunque no sean muy numerosas frente a las mayoritarias si son defendidas por ciudadanos respetuosos con la ley y poco amigos de armar "jaleo"

Por Paco MexiaLeer columna

REFLEXIONANDO ACERCA DE LA NAVIDAD

Todos nos cruzamos en estas fechas las felicitaciones navideñas con gran algazara y, por tal motivo y circunstancia, no dejan de asaltarme ciertas preguntas al respecto?

Por Juan J. RubioLeer columna

Por qué triunfó el cristianismo

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

93.131

Más del 90% de esos asesinados en el seno de sus madres eran niños perfectamente viables Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Puigdemont ser investido presidente a distancia?

a) No sería un esperpento que dañaría la imagen del independentismo
b) Si la tibieza del PSOE debilita la acción del Estado

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo