Viernes, 22 de junio de 2018

La deriva del PP

Comprometidos con el vacío

El congreso del PP terminó como se esperaba: prietas las filas y mil años de poder marianista. En un momento en que se tambalea la Unión Europea, agoniza el ciclo histórico abierto en 1945, se cuestiona la globalización, se replantea el sistema internacional de alianzas, el gran debate ideológico del partido del centro-derecha español ha girado en torno a si María Dolores de Cospedal podía ser a la vez ministra y secretaria general.

Un debate sobre poltronas. Ahí comienza y termina el ideario del PP actual: cómo obtener cargos y mantenerse en ellos. Por eso Rajoy es líder indiscutible: ha sobrevivido a su annus horribilis conservando contra todo pronóstico un botín no despreciable de cargos para sus huestes. Por el camino se quedaron todos los principios de un partido liberal-conservador: desde la bajada de impuestos a la protección de la vida; desde la defensa de la unidad nacional a la de la familia natural. ¿A quién le importa eso? El PP revienta de autosatisfacción. Para los suyos, Rajoy es Churchill porque convirtió la casi segura derrota en la finest hour del partido: supo aguantar y esperar a que el enemigo fuese desarbolado por su propia impaciencia y contradicciones. "El que resiste, gana": he ahí el summum de la teoría política, genialmente quintaesenciada por Mariano. Ahora sacan pecho, frotándose las manos al ver los navajazos en el PSOE y Podemos. En el PP, en cambio, imperan la cohesión búlgara y la paz de los cementerios.

La minoría que todavía cree en algo (los Luis Peral, Lourdes Méndez, Javier Puente, etc.), ya excluida desde 2015 de las listas electorales, libró una última y valiente batalla por los principios. Como cabía esperar, fueron aplastados: la enmienda que proponía "defender la vida desde la concepción a la muerte natural" ni siquiera se sometió a votación, tampoco la de defender el matrimonio como unión de hombre y mujer. La cuestión de los vientres de alquiler se ha solventado con una redacción difusa que aplaza el debate sobre el fondo del asunto: sin embargo, todos sabemos que el PP de la Comunidad de Madrid ya intentó aprobar un proyecto de ley de gestación subrogada, y que éste fracasó in extremis gracias a la abstención de tres diputados que después fueron sancionados.

Eso sí, se ha mantenido en los estatutos la mención del "humanismo cristiano". Espero que la minoría conservadora no esgrima esto como un éxito. Pues, como honradamente reconocía Lourdes Méndez en este periódico, que un partido definitivamente abortista, neutral sobre la eutanasia, abierto a la posibilidad de los vientres de alquiler y decidido impulsor de la ideología de género insista en reclamarse del humanismo cristiano equivale a tomar el nombre de Dios en vano. Y eso atenta contra el segundo mandamiento.

La minoría conservadora ha luchado con honor, igual que los liberales de Red Floridablanca. Pero ahora debería entender que no tiene ningún sentido continuar en el PP. La inmensa mayoría del aparato y de las bases está encantada con el rumbo marianil de vacío ideológico y culto al poder como un fin en sí mismo. Hay Rajoy para mucho, mucho rato. Que la facción liberal-conservadora no sueñe con una reconquista que este congreso "si todavía hacían falta más pruebas- ha demostrado imposible. Continuar en el PP implicaría dejarse utilizar como coartada: "¿Véis?, todavía tenemos incluso algunos democristianos: ¡en el PP hay sitio para todas las sensibilidades!".

Los últimos conservadores y liberales del PP deberían recordar que ahí fuera sigue existiendo Vox, bravamente sostenido por 3.000 militantes inasequibles al desaliento de sucesivos varapalos electorales. La lógica de Vox es exactamente inversa a la del partido marianil: si éste se ha despojado de cualquier principio, reduciendo su ideología a la mera ocupación y conservación del poder, en Vox se mantiene encendida la llama por pura fidelidad a unas ideas que de otro modo quedarían huérfanas, sin la menor expectativa de tocar poder en el futuro próximo. Vox defiende todo lo que el PP ha tirado a la basura: la vida del no nacido, la familia natural, la dignidad nacional diariamente abofeteada por el desafío separatista, el cumplimiento de la ley en todo el territorio español, la libertad económica y la reducción del gasto público (frente a un PP desvergonzadamente socialdemócrata)

La llegada de los democristianos del PP conferiría a Vox la visibilidad y "profesionalidad" que quizás le falta para que los medios de comunicación conservadores (especialmente los de la Iglesia, volcados hasta ahora con el PP de las leyes LGTB) y la prudentísima derecha social española se decidan por fin a darle una oportunidad.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo