Viernes, 20 de abril de 2018

La deriva del PP

Comprometidos con el vacío

El congreso del PP terminó como se esperaba: prietas las filas y mil años de poder marianista. En un momento en que se tambalea la Unión Europea, agoniza el ciclo histórico abierto en 1945, se cuestiona la globalización, se replantea el sistema internacional de alianzas, el gran debate ideológico del partido del centro-derecha español ha girado en torno a si María Dolores de Cospedal podía ser a la vez ministra y secretaria general.

Un debate sobre poltronas. Ahí comienza y termina el ideario del PP actual: cómo obtener cargos y mantenerse en ellos. Por eso Rajoy es líder indiscutible: ha sobrevivido a su annus horribilis conservando contra todo pronóstico un botín no despreciable de cargos para sus huestes. Por el camino se quedaron todos los principios de un partido liberal-conservador: desde la bajada de impuestos a la protección de la vida; desde la defensa de la unidad nacional a la de la familia natural. ¿A quién le importa eso? El PP revienta de autosatisfacción. Para los suyos, Rajoy es Churchill porque convirtió la casi segura derrota en la finest hour del partido: supo aguantar y esperar a que el enemigo fuese desarbolado por su propia impaciencia y contradicciones. "El que resiste, gana": he ahí el summum de la teoría política, genialmente quintaesenciada por Mariano. Ahora sacan pecho, frotándose las manos al ver los navajazos en el PSOE y Podemos. En el PP, en cambio, imperan la cohesión búlgara y la paz de los cementerios.

La minoría que todavía cree en algo (los Luis Peral, Lourdes Méndez, Javier Puente, etc.), ya excluida desde 2015 de las listas electorales, libró una última y valiente batalla por los principios. Como cabía esperar, fueron aplastados: la enmienda que proponía "defender la vida desde la concepción a la muerte natural" ni siquiera se sometió a votación, tampoco la de defender el matrimonio como unión de hombre y mujer. La cuestión de los vientres de alquiler se ha solventado con una redacción difusa que aplaza el debate sobre el fondo del asunto: sin embargo, todos sabemos que el PP de la Comunidad de Madrid ya intentó aprobar un proyecto de ley de gestación subrogada, y que éste fracasó in extremis gracias a la abstención de tres diputados que después fueron sancionados.

Eso sí, se ha mantenido en los estatutos la mención del "humanismo cristiano". Espero que la minoría conservadora no esgrima esto como un éxito. Pues, como honradamente reconocía Lourdes Méndez en este periódico, que un partido definitivamente abortista, neutral sobre la eutanasia, abierto a la posibilidad de los vientres de alquiler y decidido impulsor de la ideología de género insista en reclamarse del humanismo cristiano equivale a tomar el nombre de Dios en vano. Y eso atenta contra el segundo mandamiento.

La minoría conservadora ha luchado con honor, igual que los liberales de Red Floridablanca. Pero ahora debería entender que no tiene ningún sentido continuar en el PP. La inmensa mayoría del aparato y de las bases está encantada con el rumbo marianil de vacío ideológico y culto al poder como un fin en sí mismo. Hay Rajoy para mucho, mucho rato. Que la facción liberal-conservadora no sueñe con una reconquista que este congreso "si todavía hacían falta más pruebas- ha demostrado imposible. Continuar en el PP implicaría dejarse utilizar como coartada: "¿Véis?, todavía tenemos incluso algunos democristianos: ¡en el PP hay sitio para todas las sensibilidades!".

Los últimos conservadores y liberales del PP deberían recordar que ahí fuera sigue existiendo Vox, bravamente sostenido por 3.000 militantes inasequibles al desaliento de sucesivos varapalos electorales. La lógica de Vox es exactamente inversa a la del partido marianil: si éste se ha despojado de cualquier principio, reduciendo su ideología a la mera ocupación y conservación del poder, en Vox se mantiene encendida la llama por pura fidelidad a unas ideas que de otro modo quedarían huérfanas, sin la menor expectativa de tocar poder en el futuro próximo. Vox defiende todo lo que el PP ha tirado a la basura: la vida del no nacido, la familia natural, la dignidad nacional diariamente abofeteada por el desafío separatista, el cumplimiento de la ley en todo el territorio español, la libertad económica y la reducción del gasto público (frente a un PP desvergonzadamente socialdemócrata)

La llegada de los democristianos del PP conferiría a Vox la visibilidad y "profesionalidad" que quizás le falta para que los medios de comunicación conservadores (especialmente los de la Iglesia, volcados hasta ahora con el PP de las leyes LGTB) y la prudentísima derecha social española se decidan por fin a darle una oportunidad.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Hay que leer a Laje

Toca promocionar a la competencia: Agustín Laje y Nicolás Márquez publicaron en 2016 El libro negro de la nueva izquierda, un must para cualquiera que desee entender el trasfondo histórico-filosófico del feminismo radical y el homosexualismo. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Wylie el rojo

Wylie es el creador de Cambridge Analytica. Traidor y pelirrojo, la progresía mundial ya ha encontrado al responsable de sus tribulaciones Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

 Las pensiones en España: entre la demagogia y la inmovilidad

Los gobernantes actuales, con una práctica de avestruz en sus políticas, no se atreven a mostrar e informar la realidad del problema de las pensiones, como primer paso para buscar soluciones, ni menos aún a ofrecerlas, en una muestra más de la pusilanimidad que han mostrado a lo largo de dos legislaturas en las que nos han enseñado que su quehacer político consiste precisamente en no hacer o en todo caso, en hacer lo mínimo posible para que todo siga igual.

Por José Luis LafuenteLeer columna

Entrando en Vetusta por la Estación del Norte

Primeros dias en Oviedo del Catedrático de Ingenieria Química Julio Bueno Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

11M: Año XIV del Tiempo Nuevo

Indignación, tristeza y perplejidad fue lo que sentí al leer La Nueva España del 11 de marzo y comprobar que mis peores augurios, a pesar de albergar una mínima esperanza, se habían cumplido. Ni una sola mención a los atentados que tuvieron lugar en Madrid hace catorce años -sumándose así al silencio de la mayoría de los medios de comunicación nacionales- sobre el mayor atentado perpetrado en Europa hasta la fecha.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Raíces del mal

El mal, el que amenaza de tantas formas a todo hombre o mujer, no se somete a los esquemas de los agitadores POublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Estrasburgo y nosotros

La interpretación evolutiva es un timo jurídico en virtud del cual el juez, en lugar de aplicar la ley, la reformula creativamente según su propia percepción de “las nuevas circunstancias sociales” convirtiéndose en legislador de hecho y violando la separación de poderes. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

LAS RAICES PROFUNDAS DEL INDEPENDENTISMO

En el momento actual, quizá la mayor preocupación de los españoles sea el problema independentista catalán y sus dos millones de partidarios con sus atrabiliarios jefes al frente.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Necesitamos más "brecha salarial"

i en España aumentase algo la “brecha salarial” porque un mayor número de mujeres han ralentizado sus carreras para tener varios hijos (nadie habla del techo de cristal reproductivo: la “parejita”; si queremos conseguir un repunte natalicio, habría que incentivar que muchas mujeres fuesen a por el tercer o el cuarto hijo, compensando así la infecundidad de las que no tienen ninguno)… ¡habría que celebrarlo! Significaría que hemos identificado por fin nuestro problema más grave, y que estamos intentando atenuarlo. Y nuestro problema más grave no es la brecha salarial, sino el suicidio demográfico.Publicado en la fundación "valores y sociedad".

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo