Sabado, 25 de enero de 2020

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

Confiados ante una Belleza

 

  El Evangelio de este domingo nos debe provocar. No se trata de la provocación que humilla, sino la que nos permite despertar. Jesús, en esa larga explicación que está haciendo de las bienaventuranzas, llega a un punto particularmente desconcertante: ¿hasta cuándo te fías verdaderamente de Dios? ¿hasta qué punto crees en su mirada y en sus manos para explicar la Divina Providencia?          

Toda la predicación de Jesús, hecha de signos, milagros y palabras, pasaban por la vida real, esa que tiene circunstancia, morada y edad. Unas veces serán los lirios y las flores como hoy nos relata el texto evangélico, o los pájaros y sus nidos, otras el juego de los niños en la plaza del pueblo, o la pobre viuda con su pobre e infinita limosna, o el corazón bueno que se escondía detrás de pecadores públicos como Zaqueo o la Magdalena. Sí, Jesús era un observador atento de las cosas que ocurrían, y a través de todas ellas Él leía lo que en esas páginas de la vida escribían las manos del Padre Dios.          

No os agobiéis, porque hay Alguien más grande que vela por vosotros. No hagáis del dinero ni de ningún otro ídolo se llame como se llame su poder, su placer o su tener, el aliado falso de una imposible felicidad según una mezquina medida. Es entonces cuando Jesús abre la ventana de la realidad, cuya belleza inocente y gratuita nadie ha podido manchar: los lirios del campo. O las avecillas que vuelan zambullidas y seguras en el aire de la libertad. Él ha puesto en nuestras manos el talento para trabajar y en nuestro corazón la entraña de compartir con los demás.          

No invita este evangelio a una pasividad irresponsable y crédula, sino a una confianza operosa. Porque cuando nos llega la prueba, el dolor físico o moral, cuando nos hacemos mil preguntas y parece que nadie es capaz de responder, ni de abrazar, ni siquiera de acompañar, nos sentimos morir de algún modo. Pero todo eso sólo tiene la penúltima palabra, por dura y difícil que sea: es sólo la palabra penúltima. Lo que en verdad genera una alegría que nadie puede arrebatarnos es la espera y la esperanza de poder escuchar la palabra final sobre las cosas, ésa que Dios mismo se ha reservado. Y entonces, como dice Jesús, ya no preguntamos más, ni nos agobiamos. Sólo damos gracias conmovidos por ver nuestro corazón lleno de la alegría para la que fue creado. Lo dice también el salmo: Dios nos quitará los lutos y sayales, para revestirnos por dentro y por fuera de danza y de fiesta. Es la confianza que se despierta ante la belleza de una Presencia como la de Dios, que se deja entrever y balbucir con mesura y discreción en los rincones de la vida que nos da.       

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm      

Arzobispo de Oviedo       Adm. Apost. de Huesca y de Jaca


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo