Sabado, 27 de mayo de 2017

Pedro Sánchez

Dos reflexiones

Si tener detrás casi once millones de votos y un 34% de los electores no te permite obtener el mínimo respeto público, sólo puede deberse a dos cosas: o tu propuesta es flagrantemente antidemocrática y totalitaria, o estás denunciando vicios ocultos del sistema que conviene a muchos que sigan sin resolver y sin que se hable mucho de ellos. El Frente Nacional francés no es un partido de advenedizos cabalgando sobre el oleaje populista del momento, ni lleva en su programa una sola propuesta que ponga en peligro a la República. No está afectado por casos de corrupción, y en las ciudades cuyo gobierno ha conseguido contra todos, las libertades no ha sufrido menoscabo alguno. ¿Cómo puede justificarse el cordón que le aísla y que habría asfixiado a cualquier partido que no tuviera nada bueno que ofrecer? Ciertamente, en el FN existe un gran desnivel entre la potencia de su denuncia de problemas que sólo ellos y la ciudadanía más expuesta y decepcionada parecen detectar, y la escasa viabilidad de las soluciones que Marine Le Pen ha ofrecido. En especial, la manía antieuropea y germanófoba me parece muy desafortunada, y es posible que haya pasado una gruesa factura a la candidata. Ya veremos hacia dónde va la renovación del FN anunciada por Le Pen y que tratará de consolidar el extraordinario resultado conseguido por ella el pasado domingo.

Por otra parte, el gran vencedor, Emmanuel Macron, se está convirtiendo desde el primer día en un grave problema para el establishment político al que debe la victoria. Los Republicanos, presionados desde la derecha por el FN, observan inquietos cómo su ala izquierda siente la tentación de ofrecerse en vasallaje al nuevo monarca centrista, liberal, reformista y socialdemócrata -que todo esto, pero sobre todo monarca, se pretende Macron-, pero son los socialistas los abocados a los peores tragos. Si Macron consolida su En Marche (cuyo acrónimo EM reproduce sin pudor alguno las iniciales de su fundador), y hay estudios que le dan 260 diputados en junio, el PS estaría tocado de muerte como ha asegurado Manuel Valls, quien, por cierto, ya se ha apresurado a hacer las maletas. Una convulsión de este gramaje en Francia, ¿podría no tener consecuencias en el socialismo mediterráneo? La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada en las urnas. ¿Seremos, una vez más, diferentes?



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

SALVAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA

Los niños son seres candorosos e indefensos que acuden a las aulas confiando en sus profesores, como confían en sus padres. Carecen de sentido crítico, aceptan como buenos los mensajes que reciben y por ello son muy proclives al adoctrinamiento ideológico y político.

Por Paco MexiaLeer columna

Suicidio demográfico y el largo 1968

Europa que sigue instalada en los valores liberacionistas de la contracultura de los 60. O cerramos de una vez 1968, o él nos cerrará a nosotros. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cristianismo y cultura

¡Qué sencillo es creer cuando uno reconoce los jalones que fueron dejando quienes hicieron nuestra civilización! Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SECRETO DE SUMARIO

Si invocando al derecho a la información admitimos hechos que ponen en peligro el proceso de una investigación publicando informaciones protegidas, flaco favor hacemos a la verdad a la que presuntamente queremos servir. Sin embargo, el ejercicio de una información veraz y una investigación eficaz de los delitos no son procesos antagónicos.

Por Jesús HalladoLeer columna

Cuatro millones de tutores

El dia que el Tribunal Supremo se puso a juagar a los populismos y contribuyó a dificultar la salida de la Crisis y aumentar las difilcultades de algunos bancos, que en realidad son las dificultades de sus modestos accionistas ¿le podrían pedir éstos responsabilidades civiles? Ultimamente parece que los tribunales inferiores transmiten la sensación de enderezar la situación en la resolución de los casos concretos

Por Togas y Dignidad Leer columna

España, camino hacia la nada

Un cable diplomático norteamericano recientemente desclasificado revela que el Rey Juan Carlos estaba dispuesto a regalar Melilla a los marroquíes en 1979. La escasa resonancia de la noticia es un buen termómetro del desinterés general por la nación española y su integridad física, continuamente puesta en entredicho por los separatistas

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Dos reflexiones

La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada. ¿Seremos, una vez más, diferentes? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Podología providencialista

El autor se pregunta si Macron será el cirujano de hierro capaz de aplicar las necesarias (pero impopulares) reformas de liberalización económica, aplastamiento del islam radical, recuperación del orgullo nacional y de la estabilidad familiar? ¿O será un podólogo que lime los callos? Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prensa, poder, manipulación

Esa coyunda explica casi todo, de la creación de un partido de marginales para dividir la izquierda a la telebasura. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Francia entre el error y el vacío

El Frente Nacional (FN) está empezando a romper el cordón sanitario, el “frente republicano” diseñado para mantenerle fuera del sistema. Lo preocupante es que el argumento más poderoso de Macron es… el “no a Le Pen”. Publicado en red Floridablanca

Por Francisco J Contreras Leer columna

Esperanza Aguirre víctima de sus dudas

En política no hay nada más letal que no tomar decisiones aunque sean equivocadas ya que la falta de las mismas lleva inevitablemente a la inanidad

Por Togas y Dignidad Leer columna

Encuesta
¿Nuestros politicos seran capaces de traicionar a las victimas de ETA aceptando su ficticia rendición?

a) Si no les importan los ciudadanos sólo su interés
b) No sería su fin

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo