Lunes, 21 de mayo de 2018

Pedro Sánchez

Dos reflexiones

Si tener detrás casi once millones de votos y un 34% de los electores no te permite obtener el mínimo respeto público, sólo puede deberse a dos cosas: o tu propuesta es flagrantemente antidemocrática y totalitaria, o estás denunciando vicios ocultos del sistema que conviene a muchos que sigan sin resolver y sin que se hable mucho de ellos. El Frente Nacional francés no es un partido de advenedizos cabalgando sobre el oleaje populista del momento, ni lleva en su programa una sola propuesta que ponga en peligro a la República. No está afectado por casos de corrupción, y en las ciudades cuyo gobierno ha conseguido contra todos, las libertades no ha sufrido menoscabo alguno. ¿Cómo puede justificarse el cordón que le aísla y que habría asfixiado a cualquier partido que no tuviera nada bueno que ofrecer? Ciertamente, en el FN existe un gran desnivel entre la potencia de su denuncia de problemas que sólo ellos y la ciudadanía más expuesta y decepcionada parecen detectar, y la escasa viabilidad de las soluciones que Marine Le Pen ha ofrecido. En especial, la manía antieuropea y germanófoba me parece muy desafortunada, y es posible que haya pasado una gruesa factura a la candidata. Ya veremos hacia dónde va la renovación del FN anunciada por Le Pen y que tratará de consolidar el extraordinario resultado conseguido por ella el pasado domingo.

Por otra parte, el gran vencedor, Emmanuel Macron, se está convirtiendo desde el primer día en un grave problema para el establishment político al que debe la victoria. Los Republicanos, presionados desde la derecha por el FN, observan inquietos cómo su ala izquierda siente la tentación de ofrecerse en vasallaje al nuevo monarca centrista, liberal, reformista y socialdemócrata -que todo esto, pero sobre todo monarca, se pretende Macron-, pero son los socialistas los abocados a los peores tragos. Si Macron consolida su En Marche (cuyo acrónimo EM reproduce sin pudor alguno las iniciales de su fundador), y hay estudios que le dan 260 diputados en junio, el PS estaría tocado de muerte como ha asegurado Manuel Valls, quien, por cierto, ya se ha apresurado a hacer las maletas. Una convulsión de este gramaje en Francia, ¿podría no tener consecuencias en el socialismo mediterráneo? La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada en las urnas. ¿Seremos, una vez más, diferentes?



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Hay que leer a Laje

Toca promocionar a la competencia: Agustín Laje y Nicolás Márquez publicaron en 2016 El libro negro de la nueva izquierda, un must para cualquiera que desee entender el trasfondo histórico-filosófico del feminismo radical y el homosexualismo. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Wylie el rojo

Wylie es el creador de Cambridge Analytica. Traidor y pelirrojo, la progresía mundial ya ha encontrado al responsable de sus tribulaciones Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

 Las pensiones en España: entre la demagogia y la inmovilidad

Los gobernantes actuales, con una práctica de avestruz en sus políticas, no se atreven a mostrar e informar la realidad del problema de las pensiones, como primer paso para buscar soluciones, ni menos aún a ofrecerlas, en una muestra más de la pusilanimidad que han mostrado a lo largo de dos legislaturas en las que nos han enseñado que su quehacer político consiste precisamente en no hacer o en todo caso, en hacer lo mínimo posible para que todo siga igual.

Por José Luis LafuenteLeer columna

Entrando en Vetusta por la Estación del Norte

Primeros dias en Oviedo del Catedrático de Ingenieria Química Julio Bueno Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo