Miercoles, 03 de junio de 2020

Cambios en el modo de vivir

EL AMOR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El domingo en que los niños, por fin y después de cuarenta días, pudieron salir una magra hora en compañía de uno solo de sus padres -¿por qué, señores del Gobierno, por qué no de los dos, más allá de hacernos sentir que vivimos de la limosna material y emocional que ustedes nos arrojan?-, él se levantó temprano. Hoy, también para él, que ya no estaba en edad de pasear niños, llegaba el momento tan esperado y, ciertamente, tan batallado. Desde el 15 de marzo eran seis los domingos sin poder pisar su casa, cuarenta y dos días de forzado ayuno entre los que se contaban los de mayor anhelo de todo el año. Tenía que remontarse muy atrás, a sus particulares años de plomo, cuando la oscuridad era grande a pesar de los logros de la edad plena, para que algo así se produjera, ni tan siquiera fuera imaginable. Había rezado insistentemente pidiendo este momento y allí estaba, ya casi ante él.

Se arregló lo mejor que pudo y se echó a las calles desiertas, como casi cualquier domingo a esa hora, evitando las habitualmente más concurridas, las probablemente más vigiladas. Le gustó deslizarse así por la ciudad dormida o paralizada, como también en tiempos, pero hoy no divagante, rechazando la expectativa de cualquier mirada que pudiera distraerle. Todas las citas importantes exigen, cuando menos, discreción, y ese convencimiento le llevaba a amortiguar cada pisada. Se le vino a la cabeza el paso ligero del Martes Santo, camino de la capilla universitaria, pero hoy, apenas encubierto por la mascarilla y los guantes de látex, el palpitar que sentía en el pecho no era penitente, sino de gozo largamente reprimido.

Cerca ya de su destino, se detuvo para lanzar las últimas miradas en torno, más nerviosas que temerosas. Dios mío, ya tan cerca... Era la hora convenida. Tecleó un breve mensaje que tuvo rapidísima respuesta. Avanzó los últimos metros hasta el apenas perceptible postigo lateral, siempre cerrado, hoy abierto sólo para él. Aún, casi volando, hubo de atravesar el breve patio de la rectoría, la vista ya nublada. La pila seca, el extraño olor a cerrado, la penumbra desusada, los apagados dorados del retablo, las imágenes sin culto y convertidas en poco más que severos maniquíes, nada pudo cargar de tristeza su corazón. La parpadeante lamparilla le llamaba como un carbón encendido en mitad de la noche. Cayó de rodillas frente a Él -Adoro te devote latens deitas...- y allí estuvo mucho, mucho tiempo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Crear tensión

La marquesa señora Montero dijo que "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército". Su pareja, el marqués, acusó en el Congreso a diputados de VOX de añorar un golpe de Estado. Sin comentarios.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Un Gobierno icinerado

La máquina de la Justicia ha empezado a carburar y el despertar del confinamiento va a ser brutal   Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Lo que pasa con los ERTEs

  ¡QUE FÁCIL ES ECHAR LA CULPA A LOS DEMAS! ¿VERDAD, SEÑORA MINISTRA Y SEÑORA DIRECTORA DEL SEPE DE ASTURIAS?

Por José Luis LafuenteLeer columna

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Manifiesto para la resistencia nacional

Manifiesto redactado por intelectuales de la derecha a proposito de la actuacion del Gobierno ante la actual pandemia. Muestra su preocupacion por los peligros que entraña para los españoles y para la democracia en España. Se adhieren nuevas personas cuyos nombres se irán dando a conocer

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

 Sobre el social-comunismo

El social-comunismo es todo lo contrario a la libertad y a la naturaleza humana. Está basado en embelecos, engaños, mentiras, falsedades, populismo, demagogia y logomaquia, amén de una carencia de autocrítica

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Abajo el estado de alarma

Está claro que el encierro no ha sido el remedio, pues de serlo lo hubiera sido en todas partes Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

UNA

Hubo unos tiempos, cuya fecha no voy a concretar porque voy a citarlos como posible ejemplo y eso está prohibido, en que uno de los títulos que se adjudicaban a nuestra  España, era: UNA ¡Qué tiempos! diría yo ahora simplemente, para no correr el peligro de poner a la palabra un adjetivo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Fanatismo e ignorancia

. La roji-gualda fue también la bandera de la I República, y por tanto queda claro que no es una bandera franquista.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Dos escenarios post-Covid 19

  Socialistas y comunistas sueñan con una era post-Covid presidida por los “derechos sociales”: la dependencia definitiva de los ciudadanos respecto al Estado. El socialismo es tan ineficiente consiguiendo tests o equipos de protección en la España de 2020 como lo era suministrando pan en la URSS de 1933. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Otro bulo desenmascarado

Lo del cura de La Oliva sólo puede ser otra trama de los medios de la derecha corrupta Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Deberian dimitir el tanden Sanchez-Iglesias?

a) Si su gestion pone en peligro a España
b) No que afronten sus errores

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo