Jueves, 05 de diciembre de 2019

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

El Corazón misericordioso de Dios

 Es quizás una de las páginas más conmovedoras de la Santa Biblia. Donde más ha arriesgado Dios a la hora de desvelarnos su entraña. Parece una divina debilidad en la que Él no duda en mostrarnos el porqué de su paterna vulnerabilidad. Era una escena complicada, que Jesús resolverá con una parábola impresionante. En torno a Él aparecen los publicanos y pecadores por un lado (el hijo menor), y los fariseos y letrados por otro (el hijo mayor). Pero, el protagonismo no re­cae en los hijos ni en sus representados, sino en el padre y en su misericordia.     

La breve explicación de la mala vida del hijo menor, las consideraciones que se hace a sí mismo y el resultado fi­nal de su frívola escapada, tienen un término feliz. Sorprende la actitud del padre en el encuentro con su hijo, descrita con inten­sidad en los verbos que desarman los discursos de su hijo, indicando la ten­sión del corazón entrañable de ese padre: “Cuando estaba lejos, su padre lo vio; y echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo”. El error que le condujo a la fuga hacia los espejismos de una falsa felicidad y de una esclavizante independencia, será transformado por el padre en encuentro de alegría inesperada e inmerecida. La última palabra dicha por ese padre, sobresale sobre todas las penúltimas dichas por el hijo, es el triunfo de la misericordia, la gracia y la verdad.     

Triste es la actitud del otro hijo, cumplidor, sin escándalos, pero resentido y vacío. Si no pecó como su hermano, no fue por amor al padre, sino por amor a sí mismo. Cuando la fi­delidad no produce felicidad, no se es fiel por amor sino por interés o por miedo. El se había quedado con su padre, pero sin ser hijo, poniendo precio a su gesto. Pudo tener más de lo que exigía su mezquina fidelidad, pero sus ojos torpes y su corazón duro, fueron incapaces de ver y de gozar: “Tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo”, le dijo el padre. Teniéndolo todo, se quejaba de la falta de un cabrito. Quien vive calcu­lando, no puede entender, ni siquiera puede ver, lo que se le ofrece gratui­tamente, en una cantidad y calidad infinitamente mayor de lo que su actitud rácana puede esperar.     

La trama de esta parábola es la trama de nuestra posibilidad de ser perdona­dos. Como Péguy ha afirmado, Dios con esta parábola ha ido a donde nunca antes se había atrevido, acompañándonos con esta palabra más allá de cuanto nos acompaña con otras palabras también suyas. El sacramento de la Penitencia que de un modo especial recibimos en estos días cuaresmales, es el abrazo de este Padre que viéndonos en todas nuestras lejanías se nos acerca, nos abraza, nos besa y nos invita a la fiesta de su perdón, con misericordia entrañable. Este es el verdadero pálpito del Corazón misericordioso de Dios.     

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm     Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

El hombre y la naturaleza

A lo largo del tiempo el hombre ha ido tomando posición respecto a la realidad cambiante que le rodea. Se ha pasado del temor reverencial a la naturaleza a creer que la podemos dominar y recrear a nuestro capricho  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lecciones chilenas

Nos negamos a aprender que el socialismo es opresión y miseria. Deberíamos preferir la abundancia desigual a la pobreza igualitaria. Y en Chile la pobreza absoluta ha pasado de un 50% a un 6% de la población en las últimas cuatro décadas. (Publicado en Actuall)

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sentencia

Dicen que no hubo enriquecimiento, pero es que eso debiera ser una agravante

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

ELEGIA A AGUSTIN COSTA

De parte de un buen amigo

Por Jose Manuel Miranda SLeer columna

A PROPÓSITO DE LA TAUMATURGIA DEL PROCÈS

Permítaseme iniciar con un aserto, no sé si mío, o recogido de mi acervo enriquecido con el seguimiento de predecesores ilustres…:  (En el pasado se colonizaba con la cruz y la espada; en los tiempos modernos, son los mass media y otras herramientas subsidiarias, las que hacen la labor de ejecutar órdenes y mandatos de cabildos regidores).  

Por Juan J. RubioLeer columna

Agustín Costa, un hombre de bien

Agustín Costa, catedrático de Quimica Analítica, falleció en Oviedo el 18 de Noviembre de 2019, a los 70 años Publicado en La Nueva españa

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Nuevo fraude, ahora electoral

¿Es posible en dos días ponerse de acuerdo en todo aquello que no pudo concertarse en seis meses?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Modos, maneras...y efectos boomerang

Vuestro "don" señor Aitores el "don" del algodón,el cual para tener "don"necesita tener "algo".(Paráfrasis de un epigrama de Fco. Martínez de la Rosa).

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

«PRINCESAS DEL MARTIRIO»

?No es ninguna novedad recordar que la Lay de la Memoria Histórica que nos trajo el perverso e indigno Rodríguez Zapatero y a quien ya ha mejorado en este camino el no menos perverso e indigno Pedro Sánchez, no tiene el mismo trato para las personas o acontecimientos según hayan estado en un bando o en otro durante la Guerra Civil

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

REALIDAD versus IGNORANCIA

Con frecuencia, el paso de los acontecimientos me hace pensar que llegará un momento en que ya mis ojos, mis oídos, en fin, todo mi ser, deje de contemplar, atónito, tanta incongruencia, tanto sinsentido, tanto absurdo acompañado todo ello y adornado de tanta mentira, tanta ignorancia, tanta insensatez, en fin, tanta osadía a cargo de la clase dirigente que nos ha tocado sufrir.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LIBERTAD DE ORIENTACIÓN POLÍTICA

Una de las conquistas sociales, que parece que nadie discute, es la libertad de orientación sexual, pero no parece que haya el mismo interés en el respeto a la orientación política de cada persona.

Por Paco MexiaLeer columna

Encuesta
¿Venderá Sanchez la unidad de España a cambio de la presidencia del Gobierno?¿

a) Si y lo que haga falta, carece de otro interés que su propia persona
b) No la maquinaria constitucional se lo impedirá

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo