Viernes, 29 de mayo de 2020

Rubalcaba

El gran sepelio

Deja que los muertos entierren a sus muertos". Creo que esa debe ser la recomendación menos seguida de todo el Evangelio, incluso de esa otra aparentemente tan complicada de amar al enemigo. No son los muertos, sino los vivos, aun los muy vivos, los felices de enterrar al prójimo, a menudo incluso en vida. Hay que ser muy vivo y estar muy al loro, como decía con afectado casticismo Tierno Galván, protagonista de otro gran sepelio provechoso, para idear casi sobre la marcha y ejecutar una operación de marketing político tan perfecta -aunque por poco no la echa a perder el exceso, lo que en la actual sociedad del espectáculo se llama sobreactuación- como la que se ha escenificado tras la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Hay que reconocerle al PSOE, a lo largo de su centenaria historia, una capacidad casi increíble, que ronda lo prodigioso, para dos cosas: que pueda atribuirse como mérito propio cada día que el sol salga por levante y se acueste por poniente; hacerse no ya perdonar, conseguir que se olvide sin huella lo más imperdonable. Así, lograr con tan asombrosa facilidad que un personaje de una trayectoria como la de Rubalcaba, uno de los políticos más detestados a derecha e izquierda, quizá sobre todo en su propio partido, se convierta casi en un héroe nacional en el momento de fallecer de la forma más común y capitalizar ese efecto en provecho propio a quince días de unas importantes elecciones, es una hazaña colosal ante la que sólo cabe rendir armas.


Pero mejor que quedarse en la postura del papamoscas sería preguntarse cómo ha sido posible ese prodigio, y ahí nos encontramos con dos hechos básicos: la incomprensible complicidad de quienes tantos motivos hubieran tenido para una digna y circunspecta distancia, desde la Casa Real a la derecha irremediablemente tonta más que cobarde, siempre desubicada, y sobre todo la desvergonzada apropiación por parte del PSOE de todos los instrumentos del Estado sin el menor temor ni temblor. El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el partido en un momento es que es de temer un proyecto de desguace del primero a cargo del segundo. ¡Qué gran Jordán!

Una cosa sí puede afirmarse sin duda razonable: los dos días eternos de brutal invasión de la vida española por el exceso fúnebre y la falta de decoro partidista habrían merecido la aprobación del involuntario protagonista. Lástima no hayan coincidido con jornada de reflexión.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Manifiesto para la resistencia nacional

Manifiesto redactado por intelectuales de la derecha a proposito de la actuacion del Gobierno ante la actual pandemia. Muestra su preocupacion por los peligros que entraña para los españoles y para la democracia en España. Se adhieren nuevas personas cuyos nombres se irán dando a conocer

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

 Sobre el social-comunismo

El social-comunismo es todo lo contrario a la libertad y a la naturaleza humana. Está basado en embelecos, engaños, mentiras, falsedades, populismo, demagogia y logomaquia, amén de una carencia de autocrítica

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Abajo el estado de alarma

Está claro que el encierro no ha sido el remedio, pues de serlo lo hubiera sido en todas partes Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

UNA

Hubo unos tiempos, cuya fecha no voy a concretar porque voy a citarlos como posible ejemplo y eso está prohibido, en que uno de los títulos que se adjudicaban a nuestra  España, era: UNA ¡Qué tiempos! diría yo ahora simplemente, para no correr el peligro de poner a la palabra un adjetivo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Fanatismo e ignorancia

. La roji-gualda fue también la bandera de la I República, y por tanto queda claro que no es una bandera franquista.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Dos escenarios post-Covid 19

  Socialistas y comunistas sueñan con una era post-Covid presidida por los “derechos sociales”: la dependencia definitiva de los ciudadanos respecto al Estado. El socialismo es tan ineficiente consiguiendo tests o equipos de protección en la España de 2020 como lo era suministrando pan en la URSS de 1933. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Otro bulo desenmascarado

Lo del cura de La Oliva sólo puede ser otra trama de los medios de la derecha corrupta Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Propaganda y doctrina

El "pueblo soberano", incapaz de discernir y comprender todo lo que le dicen sobre el asunto, es engañado por los trompetistas del régimen, que dispone y cuenta con poderosos mass-media, que meten a machamartillo las doctrinas del sistema

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

 Golpe de Estado en Portugal III

Publicamos la tercera y última entrega del capítulo "Golpe de Estado en Portugal" perteneciente al libro de nuestro  articulista: "Azaña tapado y el rebaño"

Por Francisco Alamán CastroLeer columna

EL  PAPA  Y  LA  ECONOMÍA

El pasado domingo de Pascua, el Papa Francisco nos sorprendió a todos tomando partido a favor de la renta básica universal; un tema muy controvertido sobre el que ni los más sesudos economistas se ponen de acuerdo.

Por Paco MexiaLeer columna

Encuesta
¿Deberian dimitir el tanden Sanchez-Iglesias?

a) Si su gestion pone en peligro a España
b) No que afronten sus errores

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo