Domingo, 16 de junio de 2019

Rubalcaba

El gran sepelio

Deja que los muertos entierren a sus muertos". Creo que esa debe ser la recomendación menos seguida de todo el Evangelio, incluso de esa otra aparentemente tan complicada de amar al enemigo. No son los muertos, sino los vivos, aun los muy vivos, los felices de enterrar al prójimo, a menudo incluso en vida. Hay que ser muy vivo y estar muy al loro, como decía con afectado casticismo Tierno Galván, protagonista de otro gran sepelio provechoso, para idear casi sobre la marcha y ejecutar una operación de marketing político tan perfecta -aunque por poco no la echa a perder el exceso, lo que en la actual sociedad del espectáculo se llama sobreactuación- como la que se ha escenificado tras la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Hay que reconocerle al PSOE, a lo largo de su centenaria historia, una capacidad casi increíble, que ronda lo prodigioso, para dos cosas: que pueda atribuirse como mérito propio cada día que el sol salga por levante y se acueste por poniente; hacerse no ya perdonar, conseguir que se olvide sin huella lo más imperdonable. Así, lograr con tan asombrosa facilidad que un personaje de una trayectoria como la de Rubalcaba, uno de los políticos más detestados a derecha e izquierda, quizá sobre todo en su propio partido, se convierta casi en un héroe nacional en el momento de fallecer de la forma más común y capitalizar ese efecto en provecho propio a quince días de unas importantes elecciones, es una hazaña colosal ante la que sólo cabe rendir armas.


Pero mejor que quedarse en la postura del papamoscas sería preguntarse cómo ha sido posible ese prodigio, y ahí nos encontramos con dos hechos básicos: la incomprensible complicidad de quienes tantos motivos hubieran tenido para una digna y circunspecta distancia, desde la Casa Real a la derecha irremediablemente tonta más que cobarde, siempre desubicada, y sobre todo la desvergonzada apropiación por parte del PSOE de todos los instrumentos del Estado sin el menor temor ni temblor. El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el partido en un momento es que es de temer un proyecto de desguace del primero a cargo del segundo. ¡Qué gran Jordán!

Una cosa sí puede afirmarse sin duda razonable: los dos días eternos de brutal invasión de la vida española por el exceso fúnebre y la falta de decoro partidista habrían merecido la aprobación del involuntario protagonista. Lástima no hayan coincidido con jornada de reflexión.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

El método del caso

Les propongo un caso para comprender el lío ese de los Presupuestos de la nueva Junta que tanto huele a vieja Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Renato Cristin y los señores del caos

Ahora la inmigración es extraoccidental y masiva, y amenaza introducir en Europa a millones de personas que proceden de culturas anti-liberales. El liberalismo buenista-xenofílico de fronteras abiertas representa, pues, “una traición al verdadero liberalismo”, como afirma Bruce Bawer.  Publicado en Aktuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE RAFAEL ALBERTI

Se cumplirá dentro de poco el XX aniversario de la muerte del poeta Rafael Alberti.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

1936 El eterno retorno

España parece sumida en un bucle temporal, tema abordado con cierta frecuencia por el cine y conocido en tierras americanas con el nombre del día de la marmota. Asunto que interesó al filósofo alemán, Nietzsche,  hasta el punto de proponer la teoría del eterno retorno.

Por María Alú Leer columna

«ABUELO, ¿DÓNDE ESTÁ ESPAÑA?»

Después del espectáculo vergonzoso, para la mayoría de los españoles, que el pasado día 21 de mayo consintió la presidenta del Congreso, la socialista Meritxel Batet al admitir a los parlamentarios independentistas todo tipo de juramentos convirtiendo la Cámara en un espectáculo bochornoso y lamentable, parece haber terminado, seguro que vendrán otros, cuando los presos políticos independentistas fueron suspendidos como diputados.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Resperará Rivera su promesa de no pactar con el PSOE?

a) Si porque sino sería el fin de su partido
b) No porque siempres incumplen sus promesas según la conveniencia del momento

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo