Lunes, 27 de mayo de 2019

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

El reloj sin pausa de Dios

Siempre nos solemos ajustar al horario comercial cuando tratamos ir de compras o cuando tenemos que ajustarnos a un servicio que queremos reclamar. Las ventanillas de nuestras necesidades tienen de modo implacable ese ajuste de hora en donde podemos pedir, reclamar, devolver, esperar. Pero Dios no tiene horario. La enseñanza de Jesús sobre la oración no era una cuestión banal. Él enseña a sus discípulos a orar de modo que permanentemente pudieran estar hablando-con y escuchando-a Quien permanentemente está dispuesto a acoger nuestras palabras y a dirigirnos las suyas.

El Maestro les propone una parábola con dos personajes curiosos: un juez y una viuda. La persona más desprotegida que demanda ayuda al juez menos indicado. Hasta aquí los personajes de la parábola de Jesús que podríamos llamar pintoresca, y adivinamos los ojos de los discípulos mirando a Jesús mientras les exponía la parábola. ¿En qué quedaría toda la escena? ¿Cómo se resolvería la importunidad de la pobre mujer ante la inmisericordia del injusto juez?

Dice Jesús que aquél juez de mucha ley y poco corazón, terminó por ceder ante la viuda y determinó hacer justicia ante el adversario de ésta. Pero no porque hubiera cambiado en susadentros, sino simplemente por proteger sus afueras, es decir, por puro temor y para que le dejasen en paz: por si la viuda le pegaba en la cara y para que no lo siguiera fastidiando. Aquí se pararía el Señor y les diría a los discípulos: ¿os dais cuenta qué ha hecho este juez injusto?Al final ha hecho justicia ante una pobre mujer que suplicaba. Un hombre que no ha sido capaz de hacerlo por la verdadera razón: el servicio al otro, el derecho del otro, el amor al otro, lo hizo por egoísmo, por amor a sí mismo... pero lo hizo. ¿Y Dios? ¿Qué hará Dios? ¿Cómo se comportará ante sus elegidos que día y noche le gritan y suplican? 

El cristiano es el que precisamente aprende a vivir desde la inagotable relación con su Dios y Señor, en un continuo cara a cara ante su bendito Rostro, con un constante saberse mirado por los ojos de Otro. Esta Presencia que es siempre compañía y jamás se escurre como fugitiva, no nos ahorra a los cristianos la fatiga apasionante del vivir de cada día con todas sus luces y sus sombras, pero sí que nos permite vivirlo de otro modo, desde otros Ojos que nos ven, desde otro Corazón que nos ama y por nosotros palpita y desde otra Vida que nos acoge regalándonos la dicha. 

La oración, como certeza de una compañía de aquel que nos habla y nos mira, es una educación para la vida: también nosotros cristianos podemos sufrir todas las pruebas, pero nunca con tristeza y desesperanza. La circunstancia puede que no cambie, pero sí nuestro modo de mirarla y de vivirla, porque sabemos que Dios nos la acompaña sin interrupción, en horario abierto y sin declino. Así aprendemos a contar los minutos de nuestra disponibilidad, mirando precisamente a quien de modo inmenso e intenso no nos deja jamás de amar.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

CUANDO LAS MUJERES RENIEGAN DE OTRAS MUJERES

El autor de Comunistas, judíos y demás ralea, Pío Baroja, en su otro libro que tituló Desde el exilio, dice, refiriéndose a Pilar Primo de Rivera: «esta mujer admirable».

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

A  PROPÓSITO DE ESTAS ELECCIONES

… Ya "creo recordar- que el gran dramaturgo nórdico H. Ibsen ponía en boca de su protagonista en El Enemigo del Pueblo, aquella frase de  <<…la mayoría nunca tiene razón>>.  Incluso llegó a apuntar don Henrik en boca su alter ego, el protagonista doctor Stockman, que la misma podría atentar contra la propia razón y la mismísima democracia.

Por Juan J. RubioLeer columna

Vox y las expectativas

Llega la hora de consolidar los éxitos en un ámbito tan fundamental en España como es el poder municipal Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Eutanasia para el PP

Probablemente no caben tres partidos en la derecha, y al menos uno de ellos va a desaparecer a medio plazo. Debería ser el PP, su tiempo se ha cumplido   Publicado en Libertaddigital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sonrisa verdadera es el lenguaje de la seguridad

Comprendo y comparto el cabreo y temores del autor del último artículo aquí publicado, por haber  ganado las elecciones el personaje más mentiroso del escaparate, tan manipulador y suertudo como indigente intelectual, ambicioso y dañino para la unidad de España y para la libertad de los españoles.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Encuesta
¿Cree como circulas por las redes de que hubo pucherazo?

a) Si el PSOE ya demostró que es capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder
b) No el pueblo español tiene unas miras muy cortas y es incapaz de preever lo que le espera

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo