Viernes, 16 de noviembre de 2018

El retorno de los brotes (verdes, claro)

Desde que aquella, con gran cariño recordada ministra, sorprendió gratamente a todos cuando dijo que observaba el nacimiento de "brotes verdes" en nuestra economía, no había yo tenido ocasión de utilizar hasta ahora tan ingeniosa frase para enriquecer mi limitado léxico y ¡hete aquí! que hoy me parece oportuno traerla a colación, no con motivo económico, sino político.

El PP ha celebrado un congreso extraordinario. Falta hacía realmente que se viese en movimiento a los cansinos, en general, componentes de las altas esferas peperas.

Ahora, por fin, los vimos moverse a la vista de ese congreso para situar candidatos a la presidencia, cargo que se iba a elegir en dicho congreso.

No puedo negar que a mí siempre me atrajo la figura de Pablo Casado y mi buena impresión aumentaba cuando noté que iba siendo postergado sutilmente dentro del partido, dándole, por otra parte, puestos de cierto relieve pero que, a la larga, no servían precisamente para promocionar su figura.

Por eso me vi gratamente sorprendido cuando me enteré que este hombre se presentaba, lanzándose sin paracaídas, al cargo citado anteriormente en competencia con otros pero sobre todo con Soraya Sáenz de Santamaría, pieza fundamental dentro del desgraciado aparato del desgraciado partido en que se había convertido el PP hacía ya demasiado tiempo.

Yo pensaba que para aventuras con la Santamaría, bastaban las corridas por Colón con su carabela cuando tuvo la desgracia, según la "nueva historia" de descubrir América y que este hecho fué el principio del exterminio (siempre según "la nueva historia) de la refinada civilización indígena que disfrutaba matándose unos a otros y sacando corazones con sus hermosos cuchillos de obsidiana, para ofrecerlos a sus dioses y comiéndose muy guapamente el resto del cuerpo, eso sí, siempre que fuese de un enemigo. La verdad, solo a Colón se le ocurre, no descubrir, sino tropezar con América, cuando no contaba que ese continente estaba en su camino desde tiempos realmente inmemoriales.

Bueno, veo que estoy cambiando de continente y de tema, deteniéndome en batallas que no vienen a cuento. Pido disculpas al sufrido lector que haya tenido la paciencia de llegar hasta aquí y, por lo tanto volvamos al tema y a los brotes.

Seguí con interés el desarrollo del congreso susodicho y, sobre todo, oí y después leí y releí los discursos previos a la elección, pronunciados por los dos candidatos supervivientes.

Para mí, el discurso de Soraya quedó a cien años luz del correspondiente a Pablo. El de aquélla estuvo lleno de alusiones a lo bien que lo habían hecho, vamos a decir, ella y lo suyos a la vista de los resultados (esto me parece que se llama pragmatismo). También aludió a lo bien que lo iban a hacer en el futuro, dada su experiencia y valorando el que ella había sido elegida por las bases (esto creo que se llama demagogia). Un discurso mil veces oído y muy carente de un contenido realmente práctico, cayendo en la pura teoría, en fin, lleno de aire, vacío de primicias esperanzadoras.

Sin embargo, el discurso de Pablo corrió por otros derroteros: fué un discurso mucho más sólido, el discurso de un líder conocedor experto de la realidad actual, en el que tocó todos los temas que hoy preocupan de verdad, desde la economía a la familia, pasando por la eutanasia, etc., dejando asomar un proyecto sólido, producto, como decíamos, de un más que buen conocimiento de la realidad. ¿Con algún toque de demagogia? (para los exigentes), algo difícil de eludir en casos como este.

Este es el brote verde del título: un nuevo líder para un viejo y ajado partido. Espero que a Pablo Casado no le moleste el que yo lo llame brote verde. A él le toca ir madurando a marchas forzadas pero sin tropiezos. Desde luego, nombre de líder no le falta: recordemos al quizá máximo protagonistas de los "Hechos de los apóstoles".

Bien: estas son mis humildes ideas y esta es mi prudente esperanza sobre el nuevo presidente del PP, un hombre que no se corta para exponer su ideología de centro-derecha, siendo la derecha palabra maldita hoy día y vergonzosamente ocultada muy generalmente por nuestros políticos acomplejados.

A ver si terminamos de una vez con la indiferencia ante tanta falta de ideas, suplidas con ataques al pasado, gracias a la detestable "Memoria histórica", que en su afán de desenterramientos va a llenarnos el país de ilustres "zombies" con acompañamiento de inmigrantes por doquier.

Para final y para Pablo, una frase de otro Pablo, el de Tarso: "Veo los peligros de la vida presente: peligro en en el mar, peligro en la tierra y peligro en los falsos hermanos" (que haber, haylos, añado yo).


Francisco Alonso- Graña del Valle.


Comentarios

Por Jesús Gómez García 2018-08-27 20:57:03

Creo que somos muchos que estamos esperanzados con el nuevo Presidente del PP. Y no hay tiempo que perder, porque el panorama político no puede ser peor.


Por JESUS GOMEZ GARCIA 2018-07-27 13:30:53

De acuerdo con el artículo y ahora expectantes para comprobar que el PP se regenera y nos libra de un Gobierno como el actual.


Comentar

Columnistas

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Marcuse es culpable

Soy el espíritu que siempre niega [Ich bin der Geist, der stets verneint]”, dice de sí mismo el Mefistófeles de Goethe. La izquierda, sostuvo Roger Scruton en Fools, Frauds, and Firebrands, es mefistofélica: lo que la define es su “esencial negatividad”, su “grito contra lo vigente en nombre de lo desconocido”: critica implacablemente las imperfecciones reales o imaginarias de la sociedad actual sin proponer otra alternativa que, en el mejor de los casos, borrosas utopías (en el peor, la simple reedición de lo que una y otra vez –de Lenin a Mao, de Pol Pot a Castro o Chávez- ha desembocado en fosas comunes y colas para comprar papel higiénico). Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

El caso Olona

Macarena Olona desveló una red corrupta en el País Vasco que afectaba a cargos nacionalistas Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

VOX y el voto católico

Es triste ver cómo tantos católicos militantes dejan pasar la oportunidad de apoyar a un partido que, por primera vez desde la Transición, está dispuesto a plantear una verdadera alternativa ideológica a la izquierda en todos los terrenos. Publicado en ACTUALL  

Por Francisco J Contreras Leer columna

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo