Sabado, 19 de enero de 2019

O la verbena de la Paloma del PP en Asturias

El sainete astur

Cierto sector de la opinión pública, afín a los postulados populares, ha pretendido presentar el portazo de Alvarez-Cascos al PP como un simple berrinche del antiguo ministro, fruto de su carácter visceral. Pero, por desgracia, la situación es bastante más compleja.

Partamos de la realidad astur. Una región deprimida, fuertemente subsidiada y dependiente del sector público, en la que el partido socialista lleva ya demasiado tiempo monopolizando todos los resortes del poder político, económico y social. Frente a él una oposición domesticada, engrosada por personajillos que han hecho de la política su “modus vivendi”, y que no aspiran más que a conservar su sueldo y canonjía correspondiente (léase escaño en la Junta General, concejalía o similar) sin que nadie ose venir a perturbar su “dolce far  niente”. No vaya a ser que ganemos las elecciones, y tengamos que ponernos a trabajar.

En este contexto surge la figura de Francisco Alvarez-Cascos, discutida y discutible, pero al que pocos asturianos niegan la brillante capacidad de gestión que mostró en el ejercicio de responsabilidades de gobierno.

Júntenlo todo ello con algunos elementos más. Así el penoso tratamiento que la dirección del PP, y su Presidente Mariano Rajoy en particular, han dado a esta crisis. Su táctica errática de dejar pudrir la situación durante meses, de “decir digo donde dije Diego”,  o de dar por válida la propuesta remitida por un grupo de amigos reunidos en un restaurante por un alcalde mangoneador, no constituyen sin duda los mejores avales de presentación para quien aspira a ostentar la jefatura del gobierno de la nación.

A ello se une, y en el marco de la grave situación económica que padecemos, un desencanto generalizado de la ciudadanía por su clase política, y la urgente llamada a una regeneración de nuestro sistema de partidos políticos. Partidos a los que cada vez más ciudadanos empiezan a percibir como simples aparatos de poder, o más bien de reparto de prebendas y poder, con un funcionamiento interno escasamente democrático, y alejados cada día más de los auténticos problemas y dificultades que afligen al común de los mortales.

En ese contexto la figura de un gestor eficaz, como Alvarez-Cascos, con todos sus defectos que no son pocos, presentaba un tirón electoral difícil de resistir. Pero quédense ustedes tranquilos porque la torpe actuación de su antiguo partido, poniéndole en bandeja de plata el corte de manga y consiguiente portazo, quizá no haga más que aumentar las expectativas electorales del propio Alvarez-Cascos. Liberado por completo del yugo del “aparato popular”, su figura resultará todavía más atractiva para muchos ciudadanos que, como apuntábamos, recelan cada día más, y no sin motivos, de los partidos políticos al uso y de su funcionamiento.

Sabíamos que algunos personajes del PP astur, como el inefable D. Gabino, eran aficionados al sainete, pero no tanto como para llegar a estos extremos. Y es que tal y como pintan las cosas no será difícil que acabe convertido en un auténtico D. Hilarión, que haciendo honor a su nombre provoque sin duda hilaridad, mientras se pasea nuevamente del brazo de una morena y una rubia.

De una morena, creo que con mechas, a la que flaco favor han hecho poniéndola de cabeza de un cartel que tiene menos futuro que los hermanos “Calatrava” en el Teatro Español. Y de una rubia que, después de cabrear sin necesidad a toda la derecha sociológica gijonesa con su última pirueta “pro Carrillo et vita sua”, tal vez tenga que buscar mejor lugar para poder seguir jugando a dar condecoraciones de la Srta. Pepis.

Pero viendo el percal tal vez haya que concluir que no hay mal que por bien no venga, o como decía el bueno de D. Hilarión, el auténtico de la zarzuela: “eso es bueno y conveniente, mi señor don Sebastián”.

                                                            Macero Macerado


Comentarios

Por Nuria Martínez-Viademont 2011-01-08 12:24:00

Si es que son todos los mismos. No hay donde colgar una boina. Si Cascos baraja alguno de los nombres que creo, es para echarse a temblar... Sin perjuicio de que creo que se han pasado con él y mucho, tampoco me está gustando el sendero que está tomando y la gente a la que se está arrimando. Yo al final, creo que el mejor partido va a ser el de Pinón y Telva, con sangre joven como la de Pinin.


Por marial 2011-01-07 19:01:00

Yo soy una de esas personas para las que resulta más atractivo que cascos esté fuera del partido. Yo quería votar a Cascos, no a toda esa panda de inútiles. Pero ¿para cuándo sabremos algo más de su equipo o de su plan? Esto es como una serie, que te deja enganchada hasta el próximo capitulo.


Por Rafael del Pulgar 2011-01-06 17:40:00

Sr. Macerado, la encuesta que publica hoy el diaria el Mundo, le da la razón, Cascos vale más solo que lastrado por el aparato de un partido que ha llegado a la excelencia en la incompetencia


Por Nuria Martínez-Viademont 2011-01-05 13:17:00

Seguiremos teniendo desgobierno socialista. A mi lo que me parece es que al PP no le interesa ganar en Asturias, ¿pactos ocultos o es que sencillamente pertenecen al mismo equipo bajo diferentes siglas? Mi experiencia en otra provincia, en cuya sede, en administración y trabajando con las fichas de los afiliados, tenían a dos votantes del PSOE (que en unas autonómicas, no se cortaron en reconocerlo), tras ponerse en conocimiento de los responsables, nada se hizo (una era novia de alguien), con lo cual... ¿no da que pensar? Porque es que yo tanta incompetencia y anormalidad no me la creo, me inclino más por el "a propósito".


Por ROBIN 2011-01-05 11:56:00

Felicitar al Sr. Macero por su artículo, y decirle a D. Hilarión, que les tomará el pelo a sus carbayones, pero al resto de los ASTURES, no nos engaña. Y esa revoltosa rubia, mejor se volvia a su ciudad natal, y se dedique a lo suyo.


Por Ansúrez 2011-01-04 13:30:00

Comentarios Muy acertada la reflexión. El tirón o no del Sr. Cascos dependerá, en gran medida, de que sea capaz de sacudrise de encima arribistas impresentables como el tal Felechosa


Comentar

Columnistas

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Las razones del éxito de VOX

En realidad, VOX lo tenía muy fácil para montar una alternativa: tan desolador era el desierto intelectual que el PP había dejado en la derecha. Publicado en LIBERTADDIGITAL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lo de La Sexta en Marinaleda

Buena parte de la edición periodística ha asumido la moda de presentarse como víctima de algo o alguien Publicado en el DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo