Domingo, 09 de diciembre de 2018

elecciones en Cataluña

El sueño de Pere

Pere Pons i Pérez no durmió bien esa noche. Verdad es que la habían precedido días de mucha agitación. Era preciso cerrar el ejercicio, menos boyante este año que los precedentes, y a ello se superpuso la inesperada campaña electoral, tan incierta y en un ambiente no del todo favorable, con el peso añadido de algún molesto viaje patriótico, aunque todo se sufriera con el mejor ánimo y afectando un optimismo que no habitaba el corazón.

Muy pronto se despertó del primer sueño, o al menos eso le pareció a él, tan vívida y alegre era la imagen de aquellos tiempos, sus temporadas en la vieja y modesta masía de los abuelos, los juegos con los innumerables primos Pons y las visitas de mosén, aquel cura de sotana empeñado en el latín. Y las más ocasionales, pero tan divertidas, en el pueblo de su madre, todos tan cariñosos con el nieto o el sobrino catalán, al pie de las grandes sierras, pueblo tan blanco y tan cerca del mar. ¡Qué otoños en una, qué veranos en el otro!

Quiso dormir de nuevo arrullado por la calidez de aquel pasado nunca valorado, que procuraba no revivir, pero no tardó en desvelarlo ahora el recuerdo del rugir de la multitud y el flamear de esteladas, esa excitación de vivir momentos de plenitud, de realización de anhelos y utopías, de afirmación rabiosa de la mitad de su ser sobre la otra, negada y despreciada sin saber muy bien por qué. Esa borrachera sin vino ni copas dejó paso al fuerte sopor de la noche profunda. Durmió sí, durmió, pero el sueño se poblaba de fantasmas que traían escenas de tiendas vacías, de terrazas desiertas, ruido de sirenas, gente asustada y templos profanados por el odio. Algunos empezaban a irse sigilosamente, otros se encerraban en sus casas y las patrullas identificaban a los escasos viandantes. Al caer la noche, algunos automóviles atravesaban las avenidas a gran velocidad.

Se despertó algo más tarde de lo previsto, pero aún con tiempo para sus rutinas mañaneras. Las imágenes nocturnas no le abandonaron durante la tibia ducha ni en el extrañamente moroso afeitado. Al café ya le acompañaba un retraso que sólo le punzó un momento. Cuando se sentó ante las fotos familiares -no recordaba haberlo hecho nunca- apenas le importaba que le esperasen en el colegio electoral. Desde muy hondo, tan cerca ya la Navidad, una voz que sonaba a la de su madre le llamaba: -Pere, Pedro, ¿dónde estás?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

LA  ESTRATEGIA  DEL  MIEDO

Una fórmula para conseguir votantes, cuando no se tienen ni razones ni argumentos, es advertir al electorado de lo que les puede pasar si votan a otros partidos; lo utilizó el PP para prevenirnos de Podemos, y hoy son los de extrema izquierda, pero de forma más intimidatoria.

Por Paco MexiaLeer columna

Por qué no es Vox fascista

El "racista" Vox ha presentado al hispano-iraquí Raad Salam o al hispano-guineano Ignacio Garriga, y no cuestiona los derechos de los legalmente establecidos en España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA  

Por Francisco J Contreras Leer columna

El valor de la verdad

Muchos comprendieron que lo importante en estas elecciones no era quién ganara, sino quién perdiera Publicado en EL DIARIO DE SEVILLLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Revoxlución"

Los doce diputados conseguidos por VOX en Andalucía han producido tan gran convulsión en el panorama político español que tal parece que un terremoto haya removido espectacularmente sus cimientos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Elecciones en AndalucíaY por fin la VOX se oyó

Una vez más voy a utilizar los términos derecha e izquierda aunque como ya dije más veces, para mi gusto son hoy día trasnochados y habría que redefinirlos, pero por el momento creo que nos entenderemos mejor usándolos de nuevo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Las nuevas matemáticas

Ni los más acérrimos partidarios del fallecido generalísimo Franco habrían sido capaces de restaurar su memoria y situar su figura en el primer plano de la actualidad como lo ha sido nuestro presidente dr. Sánchez con la brillante idea de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  TORRE  DE  BABEL

La torre de Babel, que viene citada en el Génesis, parece ser que existió y se corresponde con una construcción de unos 90 metros de altura llamada Etemenanki, construida 18 siglos antes de Cristo, probablemente en Babilonia, y que, posteriormente, fue destruida por los asirios y los arameos. Pero lo más bonito de la historia, a mi parecer, es el relato bíblico.

Por Paco MexiaLeer columna

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Marcuse es culpable

Soy el espíritu que siempre niega [Ich bin der Geist, der stets verneint]”, dice de sí mismo el Mefistófeles de Goethe. La izquierda, sostuvo Roger Scruton en Fools, Frauds, and Firebrands, es mefistofélica: lo que la define es su “esencial negatividad”, su “grito contra lo vigente en nombre de lo desconocido”: critica implacablemente las imperfecciones reales o imaginarias de la sociedad actual sin proponer otra alternativa que, en el mejor de los casos, borrosas utopías (en el peor, la simple reedición de lo que una y otra vez –de Lenin a Mao, de Pol Pot a Castro o Chávez- ha desembocado en fosas comunes y colas para comprar papel higiénico). Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿C`s mantendrá al PSOE en el poder en Andalucia?

a) No porque sería su final a nivel nacional
b) Si porque Marín quiere ser presidente a toda costa

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo