Lunes, 18 de junio de 2018

elecciones en Cataluña

El sueño de Pere

Pere Pons i Pérez no durmió bien esa noche. Verdad es que la habían precedido días de mucha agitación. Era preciso cerrar el ejercicio, menos boyante este año que los precedentes, y a ello se superpuso la inesperada campaña electoral, tan incierta y en un ambiente no del todo favorable, con el peso añadido de algún molesto viaje patriótico, aunque todo se sufriera con el mejor ánimo y afectando un optimismo que no habitaba el corazón.

Muy pronto se despertó del primer sueño, o al menos eso le pareció a él, tan vívida y alegre era la imagen de aquellos tiempos, sus temporadas en la vieja y modesta masía de los abuelos, los juegos con los innumerables primos Pons y las visitas de mosén, aquel cura de sotana empeñado en el latín. Y las más ocasionales, pero tan divertidas, en el pueblo de su madre, todos tan cariñosos con el nieto o el sobrino catalán, al pie de las grandes sierras, pueblo tan blanco y tan cerca del mar. ¡Qué otoños en una, qué veranos en el otro!

Quiso dormir de nuevo arrullado por la calidez de aquel pasado nunca valorado, que procuraba no revivir, pero no tardó en desvelarlo ahora el recuerdo del rugir de la multitud y el flamear de esteladas, esa excitación de vivir momentos de plenitud, de realización de anhelos y utopías, de afirmación rabiosa de la mitad de su ser sobre la otra, negada y despreciada sin saber muy bien por qué. Esa borrachera sin vino ni copas dejó paso al fuerte sopor de la noche profunda. Durmió sí, durmió, pero el sueño se poblaba de fantasmas que traían escenas de tiendas vacías, de terrazas desiertas, ruido de sirenas, gente asustada y templos profanados por el odio. Algunos empezaban a irse sigilosamente, otros se encerraban en sus casas y las patrullas identificaban a los escasos viandantes. Al caer la noche, algunos automóviles atravesaban las avenidas a gran velocidad.

Se despertó algo más tarde de lo previsto, pero aún con tiempo para sus rutinas mañaneras. Las imágenes nocturnas no le abandonaron durante la tibia ducha ni en el extrañamente moroso afeitado. Al café ya le acompañaba un retraso que sólo le punzó un momento. Cuando se sentó ante las fotos familiares -no recordaba haberlo hecho nunca- apenas le importaba que le esperasen en el colegio electoral. Desde muy hondo, tan cerca ya la Navidad, una voz que sonaba a la de su madre le llamaba: -Pere, Pedro, ¿dónde estás?


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo