Jueves, 18 de agosto de 2022

 Reseña del libro

Los  frutos de los árboles crecidos en silencio.

Este libro, entiendo, es recopilatorio de breves poemas que el autor, simbólicamente, llama frutos; no están sujetos a rima asonante, o, consonante, de tantas o cuantas sílabas; o, de pie quebrado, a veces sí.

El autor estructura su libro, de escasas cien páginas, en cuatro apartados; en el primero, que titula: Frutos verdes; con lenguaje y estilo poéticos poco frecuentes hace un canto a los elementos de la naturaleza: agua, luz, sol etc.; y emplea como elemento dinamizador y de conexión, de todos sus versos, el agua, cuyo valor vivificador, hace extensivo, al individuo, al hombre, a sus añoranzas, al dolor de la vida y a las peripecias de la juventud.

En el segundo apartado: Frutos maduros; el autor destaca la remansada prudencia y las sabias decisiones, que, sin duda, subyacen en la etapa del propio epígrafe; sus versos reflejan el alma de un poeta, que, en silencio, captan y expresan las íntimas y trascendentales vivencias  de la vida adulta. Precioso es el poema que dice: Amor y amistad; interpreto, que,  el poeta nos advierte de que la Amistad es un sentimiento más genuino y leal que el Amor; puesto que, éste, muchas veces, se desvanece como la niebla, cuando el día avanza.

Complejidad, oscuridad, la luz de la vida, en contraste, con la tenebrosidad de la muerte son los temas que el autor reserva para el tercer apartado: Frutos  prohibidos; con versos cargados de grandes pensamientos. Además, nos habla de la vida, del amor, de la muerte; y, como nexo (de todos los poemas), de la esperanza; invitándonos a reflexionar sobre el más allá de la muerte.

Con Se ve el mar, poema con sabor a pueblo marinero; y, con esta imagen de fondo, nos habla del presente, del pasado, de los sinsabores de la vida, de los desengaños, del futuro, amplio y abierto. En efecto, los estados del mar son variables e inestables, ¡Cuántas veces!; pero... así es la vida.

En el cuarto apartado: Frutos satisfechos;  el autor, con poemas más específicos, y con imágenes de la nieve en diciembre; de los dorados chopos de octubre; o, también, de los melancólicos rincones de septiembre... promueve  las reflexiones sobre el amor, la vida, los desengaños y el más allá de la vida.

Añade el autor, cual corolario, y/ o, broche de oro, a  los cuatro anteriores apartado, un poema específico, de 33 versos, dedicados al título del libro: Los frutos de los árboles crecidos en silencio; en los que desarrolla las ideas ya todo está preparado, los frutos están maduros, la mesa, aunque puesta, está incompleta; faltan los frutos misteriosos de los árboles crecidos en silencio.

Para finalizar; diría que se trata de un libro de breves poemas, fáciles de leer, ah!, pero con inmenso contenido, social, humano y que abre los horizontes del pensamiento.

Juan Miguel Zarandona, autor del libro, es profesor en la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria, desde 1995. También es autor de la novela Españópolis (Incipit Editores).


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo