Sabado, 27 de mayo de 2017

España, camino hacia la nada

Según un reciente despacho de la agencia Europa Press, el Rey Juan Carlos admitió ante el senador Ed Muskie, enviado del presidente Jimmy Carter, la posibilidad de ceder la ciudad de Melilla a Marruecos en 1979 y poner a Ceuta bajo el control de un protectorado internacional similar al que tuvo Tánger entre 1923 hasta la independencia del reino alauí en 1956.

Nunca sospechamos tales intenciones en la persona del monarca dimisionario, pero desgraciadamente encajan bien en un mosaico de realidades de la época que aún hoy en día nos cuesta asimilar como son la cesión del Sahara sin un solo tiro o el ingreso en la Otan, sin que esta organización incluyera bajo su protección las ciudades norteafricanas ni las islas Canarias.

La postura relajada del monarca mientras mostraba tal desapego hacia la integridad territorial de nuestro país, tal como recoge el cable diplomático en que se da cuenta a Washington de la sorprendente actitud española, inevitablemente  trae a la memoria  las lágrimas de don Juan Carlos a la muerte de su "hermano" Hassan. Ambas actitudes arrojan una sombría luz sobre las relaciones de España con nuestros vecinos del sur.

Por lo demás, nuestros políticos se han mostrado totalmente incapaces de inspirar el más leve amor a la Patria, menospreciando las gestas de nuestros héroes y las aportaciones culturales, artísticas y religiosas de nuestros antepasados, se han desentendido del artículo tres de la Constitución donde se defiende la lengua española, han permitido que diversos partidos expresen de palabra y obra su profundo desprecio por la bandera nacional y, en general, han primado por activa y por pasiva todo sentimiento desmembrador de la nación.

Con estos antecedentes, ¿qué pueden esperar los españoles en el momento actual, ante el desafío separatista catalán, y luego del resto de comunidades?. Y todavía más ¿Qué esperan sacar en limpio los diversos partidos de un España reducida a cenizas? La total pasividad de los medios de comunicación ante las revelaciones de Europa Press nos hacen temer lo peor.


Comentarios

Por Julio Lutero 2017-05-14 23:57:51

Al parecer llevamos más tiempo del que creíamos camino de esa nada. Y lo que es peor, quienes creíamos guías nos estaban engañando. Me temo que , del Vaticano a La Zarzuela, pasando por La Moncloa y la Carrera de San Jerónimo, no queda nadie en quien fiarse. Pero da igual, con o sin nuestra confianza, esto tiene vida (y tendrá muerte) propia.


Comentar

Columnistas

SALVAR LA ENSEÑANZA PÚBLICA

Los niños son seres candorosos e indefensos que acuden a las aulas confiando en sus profesores, como confían en sus padres. Carecen de sentido crítico, aceptan como buenos los mensajes que reciben y por ello son muy proclives al adoctrinamiento ideológico y político.

Por Paco MexiaLeer columna

Suicidio demográfico y el largo 1968

Europa que sigue instalada en los valores liberacionistas de la contracultura de los 60. O cerramos de una vez 1968, o él nos cerrará a nosotros. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Cristianismo y cultura

¡Qué sencillo es creer cuando uno reconoce los jalones que fueron dejando quienes hicieron nuestra civilización! Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SECRETO DE SUMARIO

Si invocando al derecho a la información admitimos hechos que ponen en peligro el proceso de una investigación publicando informaciones protegidas, flaco favor hacemos a la verdad a la que presuntamente queremos servir. Sin embargo, el ejercicio de una información veraz y una investigación eficaz de los delitos no son procesos antagónicos.

Por Jesús HalladoLeer columna

Cuatro millones de tutores

El dia que el Tribunal Supremo se puso a juagar a los populismos y contribuyó a dificultar la salida de la Crisis y aumentar las difilcultades de algunos bancos, que en realidad son las dificultades de sus modestos accionistas ¿le podrían pedir éstos responsabilidades civiles? Ultimamente parece que los tribunales inferiores transmiten la sensación de enderezar la situación en la resolución de los casos concretos

Por Togas y Dignidad Leer columna

España, camino hacia la nada

Un cable diplomático norteamericano recientemente desclasificado revela que el Rey Juan Carlos estaba dispuesto a regalar Melilla a los marroquíes en 1979. La escasa resonancia de la noticia es un buen termómetro del desinterés general por la nación española y su integridad física, continuamente puesta en entredicho por los separatistas

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Dos reflexiones

La versión parisién de Pedro Sánchez, Hamon, ha sido laminada. ¿Seremos, una vez más, diferentes? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Podología providencialista

El autor se pregunta si Macron será el cirujano de hierro capaz de aplicar las necesarias (pero impopulares) reformas de liberalización económica, aplastamiento del islam radical, recuperación del orgullo nacional y de la estabilidad familiar? ¿O será un podólogo que lime los callos? Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Prensa, poder, manipulación

Esa coyunda explica casi todo, de la creación de un partido de marginales para dividir la izquierda a la telebasura. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Francia entre el error y el vacío

El Frente Nacional (FN) está empezando a romper el cordón sanitario, el “frente republicano” diseñado para mantenerle fuera del sistema. Lo preocupante es que el argumento más poderoso de Macron es… el “no a Le Pen”. Publicado en red Floridablanca

Por Francisco J Contreras Leer columna

Esperanza Aguirre víctima de sus dudas

En política no hay nada más letal que no tomar decisiones aunque sean equivocadas ya que la falta de las mismas lleva inevitablemente a la inanidad

Por Togas y Dignidad Leer columna

Encuesta
¿Nuestros politicos seran capaces de traicionar a las victimas de ETA aceptando su ficticia rendición?

a) Si no les importan los ciudadanos sólo su interés
b) No sería su fin

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo