Viernes, 23 de febrero de 2024

La clase política contra la razón y la historia

España, nación sin Estado

La verdad es que a uno se le revuelven las tripas cada vez que oye decir que España es un estado plurinacional o una nación de naciones. Este tipo de manifestaciones, que eran frecuentes entre los grupos separatistas e hispanófobos, poco a poco han ido siendo asumidas por el Partido Socialista y la derecha desnortada. Pero lo que más le cabrea a uno, es que esos planteamientos no suelen ser frenados y rebatidos contundentemente, por lo que, poco a poco, van ganando nuevos adeptos. Otras veces escuchamos ese tipo de comentarios en la versión más liviana de la pretendida la pluralidad y diversidad de los pueblos de España, que destacarían como características singulares y especiales del Ser de España, en contraposición con la historia del resto de naciones europeas. Sin embargo, España no es una excepción histórica y basta con estudiar la evolución de la configuración histórica del resto de naciones europeas, para comprobar que la nuestra no difiere sustancialmente de las del resto de Europa. Las mismas dificultades en el proceso de construcción nacional, los mismos conflictos dinásticos, luchas señoriales, éxitos y fracasos, luces y sombras. España no es un enigma histórico, ni una excepción o, al menos, no más que el resto (aunque sí un caso excepcional).  

En definitiva, esas expresiones no buscan la verdad, sino la consecución de fines políticos, que no son otros que romper España. Estas expresiones pretenden transmitir la idea de la supuesta naturaleza antihistórica del concepto de España como nación y, más en concreto, al carácter artificial del Estado Español, Estado que sería un cascarón administrativo impuesto violentamente que anularía a las verdaderas naciones que, según esta tesis, se corresponderían con las actuales demarcaciones autonómicas y, en otras versiones aun más peregrinas, a las tribus que habitaron la Hispania pre-romana. Sin embargo, esta doctrina choca con dos realidades: la de la Historia, que -aunque les pese- es una y cierta y, la de la calle. Y es que a pesar de las maniobras manipuladoras de la clase política, el pueblo, los ciudadanos, sí tienen clara –aunque habitualmente se encuentra en estado latente- la existencia y autenticidad de España, así como el sentimiento de pertenencia a este maravilloso proyecto en común que es  España. Por ello –por mucho que les repaté- en todos los rincones de España se ven como propios lo éxitos logrados por un español en cualquier ámbito y así, tiene explicación la alegría que despiertan en Bilbao los triunfos de Nadal o en Valladolid los logros de Gasol o en Barcelona los éxitos de Alonso o en toda España las victorias conseguidas por la Selección Española en cualquier deporte.

  Esa visión de España como nación de naciones es una concepción sin base histórica pero que, al ser asumida por las clases dirigentes autonómicas, ha llevado a prostituir el modelo autonómico diseñado por la Constitución Española, fragmentado de manera artificial nuestra Nación en una multitud de estaditos de juguete con el único propósito de feudalizar España, haciéndola depender de las oligarquías locales, retrocediendo a fórmulas propias del Antiguo Régimen. De tal manera que los españoles hemos visto cómo poco a poco, en las últimas décadas, nos han dejado un Estado residual, un Estado que a penas gestiona el 20% del gasto público. Nos han dejado un Estado bonsai, jibarizado, convertido en una especie de frágil carcasa. Un Estado más nominal que real, con la Corona (y las selecciones deportivas) como única institución aglutinadora.  

 A los defensores de esa doctrina, que considera a España como un Estado plurinacional, les encanta compararnos con el Imperio Austro-húngaro, el Imperio Soviético o el caso más reciente de Yugoslavia. Entes estatales que efectivamente englobaban distintos pueblos y naciones. Sin embargo. Ese no es el caso de España. España es una de las cinco naciones canónicas de Europa, junto con Inglaterra, Francia, Italia y Alemania. Hay que recordar que Italia y Alemania siempre han sido consideradas como naciones, pese a que durante muchos siglos, y hasta mediados del siglo XIX, no se reunificaran en un Estado. Es decir, fueron naciones sin Estado. Nadie dudaba, en el siglo XVI, que un napolitano fuera italiano o un genovés o un veneciano, por mucho que al primero le uniesen vínculos de fidelidad a la Monarquía Española y los otros dos a sus respectivas Repúblicas.

  Lo cierto, es que, a medida que las Comunidades Autónomas van usurpando las competencias y recursos al Estado, éste va diluyéndose, difuminándose hasta convertirse en un mero ente aparente, vacío. El Estado pasa a ser algo así como lo que en su día supuso el Sacro Imperio Romano Germánico de los Habsburgo, una comunidad de principados independientes bajo la teórica supremacía de la dinastía austriaca.  

 En definitiva, si nadie lo remedia, vamos camino de transformarnos en una especie de comunidad de estados hispánicos, en el que España pase de ser un ente político a un mero concepto geográfico. En la actualidad los españoles nos encontramos repartidos y diseminados en una pluralidad de demarcaciones, de embriones pre-estatales, por lo que, de seguir así, vamos  camino de  convertirnos en una nación sin Estado. De alguna manera, nos están conduciendo a un modelo parecido al existente en Italia y Alemania con anterioridad a su reunificación a finales del siglo XIX. Naciones que estuvieron atomizadas en multitud de principados y repúblicas por los intereses mezquinos de príncipes y oligarquías. Quizás sea el momento de encontrar un Garibaldi que una nuevamente a todos los españoles bajo un solo Estado ¿Tienes algún candidato?  


Comentarios

Por Carlos Conde Sánchez 2010-12-23 00:53:00

Comentarios El término "nación de naciones" es tan vacuo y contradictorio como si habláramos de "polígono de polígonos" o "plano de planos". La raíz , separatista, de ésa y otras expresiones políticas, está en aceptar la primera que circuló entre los padrastros de la actual Constitución:" los pueblos de España".No hay en ninguna nación europea pueblo más homogéneo que el español, como lo manifiestan abrumadoramente nuestra historia y nuestras creencias comunes.Aún con la preversión de los separatistas, se mantiienen con todo vigor las íntimas relaciones familiares entre los individuos de las distintas regiones de nuestro solar.


Por Chús Alijo 2010-12-22 23:40:00

Muy bueno el artículo Javier, me ha gustado lo que escribes que sólo nos une la Corona y las selecciones deportivas, joder que triste tanto despilfarro por la clase política y que sirva para tan poco, hoy en día más que unir están para desunir. El primero que tenga narices para hablar claro en politica y se atreva a cambiar las cosas tendrá, nuestro único país, mucho ganado.


Por Nuria Martínez-Viademont 2010-12-21 19:23:00

Pues a mi la salud del Rey me preocupa tanto como le preocupan a él nuestras vicisitudes de todo tipo, es decir, NADA. En cuanto a los funcionarios autonómicos sobrantes... pues hombre, tendrán que pasar a la empresa privada o al paro como el resto del mundo. El puesto funcionarial no tiene carácter vitalicio... Hay que cambiar la mentalidad mucho, mucho, mucho...


Por jose jardon 2010-12-21 18:59:00

Desde luego, esto de las autonomias es un despropósito y un gasto totalmente exagerado y duplicado. Habría que reformar la Constitución y proceder a su eliminación de forma inmediata. El problema es ¿que hacemos con los miles de funcionarios adscritos a ellas? ¿despedirlos......?


Por Isabel 2010-12-21 14:41:00

Yo he vivido 25 años en Cataluña, tanto en un pueblecito de la costa como en Barcelona capital, hace ahora veinte años, que son los que llevo viviendo en Toledo, mi patria chica y de mis mayores, porque nací en Madrid. Lo de la España plurinacional me parece una soberana tontería que se han inventado los políticos sin argumentos, porque gobernar para los ciudadanos, lo que se dice, gobernar, nada de nada. Solo buscan que su poltrona esté asegurada, si España se rompe, que se rompa, pero luego que no vayan de víctimas de la "represión española", ja, ja, que me parto, porque los nacionalistas son más antiespañoles que el resto de España.


Por jesus 2010-12-21 11:09:00

Me preocupa la salud del Rey...... totalmente de acuerdo D. Javier Jove.


Por Misael Morate Martín 2010-12-20 19:31:00

Comentarios Es penoso que la Selección Española de Fútbol tenga que ganar el Mundial para recordarnos a todos que somos UNA Gran Nación. A Zetaparo le condenarían por alta traición en alguno de los países de nuestro entorno. Vivo en Baleares. !Qué alguien se atreva a recriminarme ahora que hablo en Castellano, - y no en Catalán! Les mando a tomar por el culo y me quedo tan ancho ...


Por Lancia de Latarce 2010-12-19 23:42:00

Comentarios Interesante artículo que analiza nuestra realidad política con certeza


Por miguelm 2010-12-19 23:22:00

Sr. Sandoval, es un parecer muy generalizado y mas de lo que muchos piensan que coincidimos en este su parecer. A mi me encantaría que apareciera un Garibaldi y que empezase a poner a todos los poderes negros y negativos que nos afligen firmes. Mucha limpieza habria que hacer y como digo el Sr. Guerra hace tiempo, esta España no la va conocer ni Dios, eso si en beneficio del Pueblo Español.


Comentar

Columnistas

FELIZ NAVIDAD

Un año más enviamos nuestra felicitación navideña a nuestros lectores

Por Editorial Leer columna

LA PROPOSICION DE LEY DE AMNISTIA Y NUESTROS DIPUTADOS

A propósito de este acuerdo vienen a la memori las palabras de San Agustín en La ciudad de Dios, si no se respeta la justicia, ¿Qué son los Estados sino grandes bandas de ladrones?. 

Por José Luis LafuenteLeer columna

¿Somos todavía una nación?

Las naciones no son entes abstractos sino productos de la historia y, como tales, objeto de construcción o destrucción

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Chile: lecciones de septiembre del año 1973

  La actitud del Partido Socialista chileno hacia la democracia era en los 60 y 70 la misma que la del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Francisco Largo Caballero desde 1933: la democracia podía interesar como instrumento o puente hacia la dictadura del proletariado.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

CUANDO LOS TRIBUNALES SON INDEPENDIENTES Y RESPONSABLES  

En Asturias, la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia en sentencia 620/2023, de 29 de mayo, dictada en el recurso PO 791/2022, ha estimado el recurso formulado por el Arzobispado de Oviedo impugnando el Decreto 60/2022, de 30 de agosto.

Por José Luis LafuenteLeer columna

La ciencia y el cristianismo

La edad media no fue tan oscura como nos han contado, y menos aún para la ciencia

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Lo que significa la nueva sentencia sobre el aborto

Ellos tienen el mito del «progreso». Nosotros tenemos la verdad de la realidad.   Publicado en la Gaceta

Por Francisco J Contreras Leer columna

EL TC  AVALA REFORMAS "DE TAPADILLO" DE LA CONSTITUCION EN MATERIA DE EDUCACIÓN

En nota informativa del 12 de mayo de 2023, el Tribunal Constitucional"en adelante TC"señala que el Pleno ha rechazado el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el PP frente a la LOMLOE"Ley Orgánica de Modificación de la Ley de Educación--, remitiendo a posterior publicación de la sentencia. La propia nota indica que algunas impugnaciones coincidían con el recurso presentado por VOX (Recurso 1760/2021) y que fue rechazado el pasado 19 de abril, con cinco votos particulares.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Profecía cumplida

La última moción de censura  ha logrado la finalidad esperada : retratar a todos los partidos políticos

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Caso 11M: obertura para la deconstrucción de una nación

Tal día como hoy hace 19 años, en la mañana del jueves 11 de marzo de 2004, tres días antes de unas elecciones generales, estallaron varios artefactos explosivos en cuatro trenes en Madrid, resultando asesinadas 193 personas, 2.057 heridas y mutiladas e incontables con profundos traumas psicológicos como consecuencia de las imágenes dantescas vividas. ?

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Ratatatatarratatatatà

Las ratas tienen derechos, según la recientemente promulgada ley de bienestar animal, se supone entonces que tendrán personalidad jurídica y por tanto serán ciudadanos. Como tienen "lengua" y costumbres propias  por qué no considerarlas una nación.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Logrará la ciudadanía frenar la ley de amnistía?

a) no, el gobierno lo tiene todo "bien atado"
b) sí, la fuerza del pueblo es imparable

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo