Viernes, 21 de febrero de 2020

Politica

Eutanasia para el PP

Desde su retiro a buen seguro confortable, Pedro Arriola debe sentirse reivindicado por los resultados del 28A. El arriolismo se basaba en la premisa de que el centro de gravedad de la política española estaba en el centro-izquierda, que la izquierda superaba numéricamente -de manera eterna y metafísica- a la derecha, y que la única posibilidad de victoria estribaba en una baja participación selectiva: que la derecha acudiera masivamente a las urnas y la izquierda no. De ahí el imperativo de "no despertar a la izquierda". Si la derecha entraba en una pugna ideológica a cara de perro, movilizaba a la izquierda y perdía seguro. La derecha solo podía aspirar a ganar si renunciaba al combate de las ideas y esgrimía un discurso tecnocrático, de mera gestión, que no despertase a la fiera y le permitiese llevarse el gato al agua sigilosamente, entre el bostezo general.

La premisa del arriolismo se retroalimentaba: precisamente al renunciar a la lucha de las ideas, la derecha contribuía a la perpetuación de la mayoría social de centro-izquierda. De hecho, lo asombroso es que todavía haya un 40% de españoles de derechas después de cuarenta años de vacuidad ideológica de UCD y PP, que entregaron a la izquierda y los separatistas los resortes de la educación, la cultura y los medios de comunicación.

Pueden tener algo de razón los análisis que culpan a VOX de haber propiciado una movilización masiva de la izquierda. En efecto, VOX ha entrado de lleno en todos los debates ideológicos que la derecha tecnocrático-arriolista había evitado durante décadas: la bioética (aborto, eutanasia, vientres de alquiler), la familia y la natalidad, el fracasado modelo autonómico, la defensa sin ambages de la libertad económica (el discurso de Rubén Manso, coordinador económico de VOX y privado de escaño por unos miles de votos, destacaba, no solo por sus medidas audaces de rebaja fiscal, sino por un marco filosófico explícito de apuesta por las familias con capacidad de ahorro -y no el Estado-providencia- como fundamento natural del sistema de libertades), el problema de la inmigración irregular, el disparate de las leyes de género y del feminismo marxistoide que presenta a las mujeres como la nueva clase oprimida y confunde a España con Afganistán… Acostumbrada a una derecha sumisa que no cuestionaba su superioridad moral, a la izquierda le han saltado todas las alarmas. "¡Que vienen los fachas!" en realidad significaba: "¡por primera vez en 40 años, alguien nos lleva de verdad la contraria!".

Pero, si se quiere desplazar alguna vez el centro de gravedad del centro-izquierda al centro-derecha -y conseguir que España deje de ser una excepción socialista en una Europa que está convirtiendo a los partidos socialdemócratas en piezas de museo- no hay otra vía que la escogida por VOX: aceptar el combate intelectual con la izquierda y ganarlo. Los réditos electorales pueden no llegar inmediatamente, pero lo harán a medio plazo.

Se culpa también a VOX de haber "fraccionado a la derecha". Sí, el sistema D`Hondt penaliza la dispersión del voto cuando se trata de listas poco numerosas (las provincias que eligen de tres a ocho diputados).  El PP va a restregarnos hasta la saciedad el cálculo que muestra que, con algunos votos más que el bloque PSOE-Podemos, el bloque Cs-PP-VOX ha sacado 18 diputados menos: llamarán a la concentración pragmática del voto en las elecciones de mayo, obviando que en las europeas el efecto penalizador de la fragmentación desaparece totalmente al tratarse de una lista nacional, y en la mayoría de listas autonómicas y municipales también.

Pero sí, probablemente no caben tres partidos en la derecha, y al menos uno de ellos va a desaparecer a medio plazo. Debería ser el PP. Es el partido viejo, la marca lastrada por las traiciones ideológicas de Rajoy, el bolso de Soraya y los casos de corrupción. Es el partido que ha perdido 71 diputados el 28A, mientras Cs subía 25 y VOX 24.

Sobre todo, el PP es el partido de Arriola, el partido que convirtió la aceptación de la superioridad moral y cultural de la izquierda en la premisa básica de su estrategia. El curso acelerado de rearme ideológico -que consiste en imitar el discurso de VOX- llega tarde. Cada vez que Casado promete hacer respetar el derecho de los niños a recibir enseñanza en español, Feijóo le estará desmintiendo desde una Xunta que tuitea solo en gallego y obliga a impartir la mitad de las asignaturas en la lengua de Cunqueiro. Cada vez que hable de defender la vida, recordaremos a Rajoy tirando a la basura la reforma de la ley del aborto. Cada vez que prometa una revolución fiscal, nos vendrá la imagen de Montoro "descolocando a la izquierda" con el leñazo tributario más doloroso de la historia reciente.

Sobra el PP: su tiempo se ha cumplido. Sus cuadros más valiosos podrían encontrar acomodo en VOX (que ya ha fichado a gente como Lourdes Méndez o Ignacio Gil Lázaro) o Cs (que ha acogido a Silvia Clemente o Angel Garrido), según su preferencia ideológica. Nos quedarían un VOX conservador en lo social-moral, anti-autonomías, defensor de la reducción del gasto público y de una UE respetuosa de las soberanías nacionales, y un Cs progre en lo social, moderadamente socialdemócrata en lo económico, defensor de la unidad nacional sin llegar a cuestionar las autonomías, y partidario de una Europa federal.

No hay sitio en la derecha para un tercer partido. Arriola enseñó al PP a intentar ganar sin levantar la voz. Que ahora lleve su discreción hasta el silencio final. Y que recuerde el primer lema electoral de su historia (1977): "España, lo único importante". 


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

¡Qué verde era mi valle!

La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero tiene "su aquéllo", no lo niego.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las apariencias

Vivimos en unos tiempos  de apariencia y ostentación, en los que es más importante el aparentar que el ser.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

GISTÁU

Mi relación con el recientemente fallecido periodista David Gistáu, fué simplemente la de lector. No voy ahora a dármelas de ser amigo personal ni asiduo seguidor de sus artículos ni de su obra en general.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 "Historias ocultadas del nacionalismo catalán"

Así se intitula el libro de Javier Barraycoa, Editorial LIBROSLIBRES, 2.011, 365 páginas, incluido el índice Onomástico.Este libro la verdad es que no tiene desperdicio.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Auténticas entrevistas falsas

Tal era el título de un programa radiofónico de humor que allá por la década de los 50 se emitía, no recuerdo en este momento por qué emisora nacional, en una época en que la televisión no tenía el protagonismo que disfruta actualmente y la radio dominaba el medio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Los demagogos

De lo que casi nadie habla es de la demagogia que campa por sus respetos en los sistemas "democráticos", demagogia que ya aparecía en la antigua Grecia.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Obstetricia y ministerios

También sería de gran interés conocer el "curriculum" personal de algunos de los nuevos titulares de los diversos cargos, cuyos méritos para acceder a puestos de tanta responsabilidad y en cuyas manos están, en estos momentos, nuestro presente y futuro, quizá nos harían palidecer y no precisamente de esperanzada confianza  y entusiástica ilusión.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ni criterio, ni ideología

Lo que le importa a esta casta es descabalgar del poder a los "enemigos", importándole un bledo, dos cominos y tres dídimos el bienestar de los españoles. Para eso está el pacto de la duerna, oiga.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Política aeronáutica

Entre las grandes novedades que nos está ofreciendo nuestro actual presidente de gobierno, está el utilizar el vuelo en los varios desplazamientos necesarios y no tan necesarios para sus labores presidenciales y otras no tan presidenciales.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Ilustres corregidores

Aunque el término más simple y adecuado a la idea que pretendo exponer sería "correctores", de corregir, no de co-regir, utilizo el que figura en el título por considerarlo más sonoro y llamativo, esperando disculpen la licencia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Es progreso la eutanasia?

Toda sociedad envejecida debe decidir si invierte en atención a los ancianos o si impulsa la eutanasia. Nuestro Gobierno social-comunista parece haber decidido que lo progresista es lo segundo. Publicado en el Debate

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo