Lunes, 15 de octubre de 2018

carta semanal del arzobispo

Hogar para todas las intemperies

Ocurrió en una plaza corriente, por donde la vida pasa con todos sus momentos en los que queda retratada la gente. Aquel día Jesús se quedó mirando a un grupo de niños que jugaban en la plaza. Los vio enfadarse, porfiar, cómo tocaban la flauta y entonaban cantares, o cómo se ponían serios cuando compartían sus pesares. Cosas de niños, las propias de una edad. Pero Jesús mirándolos, tomó nota y les se puso como ejemplo a sus impávidos discípulos que casi todos ellos ya eran unos hombretones barbados. Una plaza puede ser lugar donde admirar y quedarse prendado en lo que allí se aprende, incluso de los más pequeños. Una plaza y unas edades que se convierten en pretexto para que Dios allí nos diga algo que vale la pena ver, escuchar y aprender.

La vida es una plaza inmensa, con todos sus domicilios y todas sus edades, con tantas circunstancias en las que se puede situar la existencia de las personas. El Papa Francisco ha llamado a esta plaza grande que es la Tierra, la "casa común" que hemos de saber cuidar entre todos. Y es que la casa es la vocación última, por haber sido la vocación primera, a la que todos estamos convocados desde todas nuestras intemperies.

El hogar es ese terruño más de dentro, más de familia, más del espacio que nos vio nacer y crecer. Siempre hay una dimensión en la vida de las personas, que permite que nos sintamos y seamos verdaderamente en casa: como un lugar en donde no somos ni extranjeros ni extraños, en donde nos sabemos seguros, en donde la gente que nos quiere nos rodea, en donde saben nuestro nombre, donde han sabido descubrir nuestros talentos, y no se han escandalizado de nuestros límites y debilidades. Por eso, volver a ese recinto, a ese hogar, es decir con todo su sentido: qué alegría da volver a casa.

La Iglesia como un hogar que acoge. No es un zulo para esconder nuestras vergüenzas y maldades; no es una mansión que usurpamos para quedarnos en ella como "okupas"; no es un lugar donde evadirnos de lo que somos, de aquellos con los que estamos y de hacer lo que hacemos, como si fuera una casa de nadie y donde no cabe ninguno. No, es un hogar entrañable donde la acogida se da por parte del mismo Dios y por parte de los hermanos que en esa casa nos descubrimos como auténticos hijos.

La Iglesia quiere ser un hogar de la acogida en el sentido más bello y bondadoso de la expresión. Y esta es la razón por la que colaboramos unos y otros no solamente en la catequesis con la que formamos la fe de nuestros niños, jóvenes y adultos, ni tampoco únicamente en la expresión de esa fe a través de los sacramentos y la liturgia, sino también con la caridad que se hace gesto de solidaridad amorosa que sale al encuentro de los más necesitados. Estos son siempre los tres pilares sobre los que se edifica la comunidad cristiana: la liturgia y la oración, la catequesis y la formación, y la caridad y el compromiso con la justicia.

La Iglesia es algo más que una colecta, o una "X" que ponemos en la declaración de la renta, aunque esto sea un cauce de expresión de nuestra comunión hermanada o del reconocimiento que nos hacen personas que nos ayudan a ayudar. La Iglesia es sabernos miembros de una comunidad cristiana que celebra su fe, la forma y testimonia, y que pone nombre a las necesidades comunes que no duda en compartir. Además de las obras catequéticas y asistenciales, también las iglesias como tales, las ermitas, los centros parroquiales, son patrimonio de este pueblo de Dios que entre todos los que formamos parte de él debemos saber custodiarlo con gratitud y deseamos mantenerlo en pie. Qué bueno es que los hermanos vivan unidos en el hogar de Dios. Por tantos, por muchos, por todos.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

San Gregorio VII

Gregorio VII fue  un hombre que, bien se puede decir, llenó por sí el siglo XI y el mundo de entonces; y sacudió toda Europa sumergida en. tantos errores y envuelta en preocupante ignorancia. El mismo manifestaba conocimiento de su ardua misión y vaticinó lo que su mismo nombre significaría en las edades futuras. Y, sin embargo, murió en el exilio. (Juan XXIII)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Triunfa un "luminoso" Turco en Italia

Ayer se estrenó el segundo título de la actual emporada de ópera ovetense con una obra de Gioachino Rossini de desigual aceptación según la época.

Por Cosima Wieck Leer columna

Hablan los que saben

Un documento de 43 medievalistas y arabistas confirman que la Mezquita pertenece a la Iglesia Publicado en el Diario de Sevilla

Por Recaredo 1972Leer columna

Inmigración, Estado asistencial y el ogro Trump

Es imposible tener a un mismo tiempo fronteras abiertas y Estado del Bienestar: mejor dicho, es posible, pero también una receta para la ruina. Habrá que desactivar alguno de los factores. Y no parece que vaya a ser el Estado del Bienestar. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

Santa Catalina de Siena

El siglo en el que vivió "siglo XIV" fue una época tormentosa para la vida de la Iglesia y de todo el tejido social en Italia y en Europa. Sin embargo, incluso en los momentos de mayor dificultad, el Señor no cesa de bendecir a su pueblo, suscitando santos y santas que sacudan las mentes y los corazones provocando conversión y renovación. Catalina es una de estas personas y también hoy nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para que seamos discípulos del Señor de un modo cada vez más pleno (BXVI)

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Covadonga y su sentido, 718-2018

«Es lícito esperar, como quienes escribieron la Crónica Profética hace casi doce siglos, la «Restauratio Hispaniae», y con ella una nueva interpretación del sentido de la historia de Covadonga y de España que permita enlazar con lo que aquellos hombres afirmaron con alegría y confianza: que Dios no abandona a su pueblo ni traiciona su alianza» Publicado en ABC  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Hungría en el banquillo

Relanzar la natalidad nacional requiere a su vez fortalecer las familias y proteger la vida. Por ese lado, Orban entra en rotunda colisión con el proyecto neomarxista de ideología de género. Cuando en Hungría se habla de “libertad de elección”, se está pensando en un sí a la maternidad y a la vida Publicado en Actuall.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

¡Que vienen los nazis!

Demócratas de Suecia ha alcanzado el 40% de los votos, y ya deben estar desfilando por allí las SS Publicado en El Diario de Sevilla  

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Fuenteovejuna, el primer estreno de una ópera en Oviedo

Ayer daba comienzo la septuagésima primera temporada de ópera ininterrumpidamente en Oviedo y lo hacía con las pretensiones que presta el estreno de una nueva obra, la ópera Fuenteovejuna, basada en la obra homónima del autor de nuestro siglo de oro, Lope de Vega

Por Cosima Wieck Leer columna

San Atanasio y el arrianismo.

San Atanasio fue, sin duda, uno de los Padres de la Iglesia antigua más importantes y venerados.Pero este gran santo es, sobre todo, el apasionado teólogo de la encarnación del Logos, el Verbode Dios que, como dice el prólogo del cuarto evangelio, "se hizo carne y puso su morada entrenosotros" Benedicto XVI

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Prisioneros del odio

El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías (Publicado en el Diario de Sevilla)

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Logrará Sanchez burlar la Constitución y permitir la celebración de un referendum de independencia en Cataluña?

a) Si hay demasiados intereses "bastardos" en juego
b) No los españoles lo impdirán

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo