Jueves, 18 de abril de 2019

Cambien el nombre del reglamento municipal de honores y distinciones por el de “honores y aberraciones"

Honores y aberraciones

Vayamos por partes. No sorprende la iniciativa de una izquierda monolítica en su sectarismo ideológico, y experta en premiar a sus afectos y castigar, cuando no perseguir, a sus oponentes. Alarma, eso sí, que se sume al carro un partido representante, o eso dicen, del centro-derecha, y a ello dedicaremos buena parte de este comentario.

No pretendemos descubrir ahora las luces y las sombras, desgraciadamente estas últimas mayores que las primeras, del personaje ahora premiado. En estas mismas páginas de Dignidad Digital pueden encontrar con todo lujo de detalle, y gracias al trabajo de D. Francisco Alamán, una relación de la hoja de servicio de este nuevo “héroe de la patria”.

Nadie le va a negar a D. Santiago su actitud durante la transición española, esa que Pío Moa ha bautizado ahora con acierto como "transición de cristal", y en concreto el posibilitar que el Partido Comunista se sumara al proceso de construcción del nuevo régimen democrático. Bien está decirlo, pero aclarando, en primer lugar, que dicha contribución no fue en modo alguno del todo desinteresada o gratuita. Baste decir que el propio Carrillo fue uno de los mayores beneficiados por la ley de amnistía y que, con mayor generosidad, la sociedad española en su conjunto renunció a pedirle cuentas por las oscuras y sangrientas sombras que se cernían sobre su pasado público y político.

 Respeto por tanto sí, pero una cosa es tolerar y perdonar, y otra muy diferente ensalzar y proponer como modelo ciudadano a quien no lo merece, y cuyo solo nombre sigue revolviendo las entrañas de muchos españoles. En este país, o al menos nuestros políticos, tienen una rara habilidad para pasar de un extremo del péndulo al otro, sin aprender de los errores cometidos. Y a este respecto uno no puede evitar recordar las palabras escritas hace ya muchos años, y con rechifla, por el inefable Vizcaíno Casas. Aventuraba D. Fernando que dejaríamos de llamar a la localidad gallega como “El Ferrol del Caudillo”, y pasaríamos a conocer a la localidad asturiana como “Gijón del Carrillo”. Pues ya hemos llegado a ese punto, y muy señores míos, y en mi opinión, ni lo uno ni lo otro.

No me meteré en honduras para tratar de averiguar las razones por las que Carrillo abandonó Gijón a una temprana edad. Hay quien me aconseja prudencia en este punto.

Lo que no admite dudas es que D. Santiago ocupaba el puesto de Consejero de Orden Público en Madrid cuando el régimen de terror impuesto por su partido, el comunista, cometió el asesinato genocida de miles de personas en Paracuellos del Jarama. Agustín de Foxá nos narra en su libro, “Madrid de corte a checa”, el espeluznante espectáculo de una capital donde fueron asesinados impunemente, y con saña, miles de personas. Religiosos y religiosas, padres de familia acompañados de sus hijos menores de edad, a los que se acusaba de desafectos al régimen republicano por ir a Misa los domingos, o simpatizar con la CEDA. Sin duda uno de los episodios más negros y lamentables de nuestra guerra civil.

El hispanista Ian Gibson, poco sospechoso de cercanía ideológica al bando vencedor de la guerra civil, afirma que “es difícil de creer que Santiago Carrillo no estuviese enterado de las matanzas que se habían producido los días 7 y 8 de noviembre, si no enseguida, sí muy poco tiempo después”. Por tanto, y aún concediéndole el beneficio de la duda de que no tuviera responsabilidad directa en las mismas, cabe concluir que, en el mejor de los casos, recaería sobre él un grave error de omisión, al no haber hecho nada por evitarlas desde su directa y alta responsabilidad.

Por ello sorprende la distinción, y sorprende aún más como señalábamos, que la misma cuente con el apoyo de un partido de centro-derecha, como es el PP. Aunque según las noticias, pues alguno de los concejales gijoneses de este grupo ha reconocido públicamente que nadie le informó del acuerdo, todo respondería a una decisión caudillista, otra más, de la presidenta local de este partido, y eterna candidata a la alcaldía de Gijón.

Dña. Pilar Fernández Pardo ha defendido su posición afirmando que el PP cedió, como lo hicieron los restantes grupos municipales. Aludiendo así al hecho de que, en virtud del mismo acuerdo, se logró el nombramiento de D. Rodrigo Rato como Hijo Adoptivo de Gijón. Alguien tendrá que explicarle a esta señora que ceder no es algo bueno por definición. Dependerá del objeto y de las circunstancias de la cesión. Y que evidentemente, y este caso es una muestra ejemplar de ello, no siempre se puede ceder. Flaco favor le ha hecho la señora Pardo a su partido, a los gijoneses, y al mismo D. Rodrigo Rato, al ofrecerle un título comprado al dudoso precio de compartirlo con personas indignas de su merecimiento.

Resulta patético imaginar el espectáculo de chalaneo entre los mediocres políticos gijoneses, de uno y otro signo, acordando y repartiendo los nombramientos y distinciones de esta noble e industriosa villa asturiana. Títulos que ellos mismos han devaluado hasta dejarlos ahora reducidos a quincalla y papel pintado.

Sólo debiéramos pedirles algo más de coherencia y que, fruto de un consenso tan edificante como este, cambien el nombre del reglamento municipal de honores y distinciones por el nombre más fiel de “honores y aberraciones”. Dña. Pilar puede seguir ejercitando con tan brillantes resultados el noble ejercicio de la cesión, quizá logre que en la próxima tanda la nombren a ella misma Hija Adoptiva de Gijón, ya que por derecho propio, y es el único consuelo que nos queda a los gijoneses, no lo es ni lo será nunca.

                                     Macero Macerado


Comentarios

Por Nuria Martínez-Viademont 2010-12-08 11:02:00

Y la de votos que va a perder el PP en Asturias... Lo que sin duda alguna deja clara la dejadez de Madrid en determinadas provincias y desde luego, que o no hay material humano o el que de verdad vale, no interesa que llegue. Que se queden con Carrillo y Rato, no pasopalabra pero si, pasovoto.


Por Universitario trabajando 2010-12-06 09:19:00

Impresentable la nena esa y el PP de gijón


Por Cabo Furriel 2010-12-05 18:05:00

En el penúltimo párrafo, queda perfectamente definido, lo que es el Ayuntamiento de Gijón en estos momentos, y la composición de los " eficientes " profesionales de la politica.


Comentar

Columnistas

«ES MENTIRA QUE LA REPÚBLICA FUERADEMOCRÁTICA HASTA EL FINAL»

Son palabras del historiador hispanista estadounidense Stanley Payne, , doctor en Historia por la Universidad de Columbia, y que acaba de declarar en el periódico ABC .con motivo de la publicación de su nuevo libro La revolución española (1936-1939).

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

Sánchez espejo de retrógrados

El partido socialista de la época de Felipe González, Guerra, Múgica, Corcuera, Paco Vázquez, Javier Solana Ledesma, Leguina o Antonio Asunción y algunos más hizo un encomiable esfuerzo par civilizar el partido socialista e intentó acercarlo al ámbito socialdemócrata.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Una crónica desde Budapest

En Budapest se hizo patente una vez más la fractura moral entre la Europa occidental y la central-oriental. Cuando hablaban políticos checos o húngaros, se oían cosas que resultarían impensables en Francia, UK o España.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Vox y la economía

Hay que reconocer a Vox que es el único partido que, en España, se aparta de la manada socialdemócrata

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Patentes de corso

Tenemos a nuestra "sufrida" clase política y algunos comentaristas"adláteres" muy preocupados y revueltos estos días pues ha surgido unproblema a la vista de las próximas elecciones que les resulta imposibledejar pasar por alto pues ¡hasta ahí podíamos llegar!

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

EMBUSTEROS

Como conmemoramos el pasado día 21 el "Día de la Poesía", yo quisieracelebrarlo a mi manera publicando, aún exponiéndome a fuertes rechiflas y abucheos, una especie de poema (cuyo título y formato he antepuesto) de tema político a modo de lamento y reacción, que va dirigido a tantas y tantas personas anónimas y menos anónimas que se dedican con entusiasmocotidiano a "hacer la vida más llevadera a los demás", afanándose para ellocontinuamente, sin merma de esfuerzo y, sobre todo y principalmente, en provecho propio, siguiendo la conocida norma que reza: "La caridad bienentendida empieza por uno mismo".Bien, pues allá va el poema, dedicado

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Quince años después

Han pasado quince años desde que se cometiera en España el mayor atentado terrorista en Europa, con ciento noventa y dos víctimas mortales  y más de dos mil cuyas vidas fueron mermadas física y psicológicamente. Sería una burda canallada  centrar nuestros recuerdos de forma aséptica en una cifra de muertos.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Douglas Murray y la extraña muerte de Europa

Las argucias desplegadas para demostrar que Europa no puede sino resignarse a la inmigración masiva son muy variadas. El villano oficial seguirá siendo “la ultraderecha”, y el euro-progresismo seguirá entonando “We are the world, we are the children” hasta el final. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Brechas

No existe justificación social para el enorme montaje político y mediático español en torno al 8-M Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SALVEMOS EL CARNAVAL

El otro enemigo, más sofisticado y organizado, se llama Dictadura. Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Fabricando problemas

Bueno, pues cuando nosotros creíamos que todos queríamos lo mejor y más justo para lamujer y lo mejor y más justo para los inmigrantes por poner un par de ejemplos de lostemas más llamativos, resulta que no, que no es así

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿Están amañadas las encuestas del CIS?

a) Si quieren dirigir el voto hacia el PSOE
b) No los españoles se han vuelto "locos"

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo