Viernes, 21 de febrero de 2020

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

La alegría, sin fecha de caducidad

 Este domingo, las lecturas de la Misa son provocativas. Podrían rivalizar con tantos titulares y echarles un pulso. Todos los profetas que en el mundo han sido, han sufrido el vértigo de anunciar esperanza a un pueblo desesperanzado; anunciar alegría, a gentes resignadas a tristeza y luto: ¿veis el desierto y los yermos, el páramo y la estepa? Pues florecerán como el narciso, y sonreirán con un gozo verdadero. ¿Os abruma la soledad,  que vuestra situación no hay nada ni nadie que la pueda cambiar? Pues no pactéis con la tristeza y que el miedo no llene vuestro corazón, sed fuertes, no temáis: vuestro Dios viene en persona, para resarciros y salvaros. Y como quien está ciego y vuelve a la luz, como quien renquea de cojera y salta cual cervatillo, como mudo amilanado que consigue cantar... así veréis terminar vuestro destierro, soledad, tristeza, pesadumbre..., y volveréis a vuestra tierra como rescatados del Señor. Esta explosión de vida que tiene la huella creadora el único Hacedor, se prolonga en el evangelio: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, a los pobres se les anuncia la Buena Noticia. La alegría profetizada por Isaías encontrará su plenitud en Jesús.        

Cada uno tendrá que reconocer cuáles son sus desiertos, sus yermos, sus páramos; y poner biográficamente nombre a la ceguera, la sordera, la cojera o la mudez que nos embargan. Pero es en toda esa situación donde hemos de esperar a quien viene para rescatarnos de la muerte, de la tristeza, del fatalismo. Somos llamados a testimoniar ante el mundo esa alegría que nos ha acontecido, que se ha hecho también para nosotros el Rostro, la Carne y la Historia de Jesucristo: id y anunciad no las fantasías que se os ocurran, sino lo que estáis viendo y oyendo. Así hicieron los primeros cristianos, y así transformaron ya una vez el mundo. Entonces la alegría deja de ser un lujo conquistado o una pose fingida, y se convierte en una urgencia, en una evangelización, en un catecismo. Esta es la alegría que esperamos y que se nos dará por quien está viniendo. Una alegría que no nos podrán arrebatar, como ya profetizó Cristo. La alegría que consiste en reconocer ese factor nuevo que se ha introducido en la historia, que permite ver las cosas de modo distinto, y abrazarlas, y disponerse de la mejor manera para llegar a cambiarlas. Ese factor se llama gracia, y tiene el nombre y el rostro de quien nos la da: Jesús el esperado, Jesús el que vino, Jesús el que volverá sin haber dejado nunca nuestro camino.    

 + Fr. Jesús Sanz Montes, ofm     Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

¡Qué verde era mi valle!

La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero tiene "su aquéllo", no lo niego.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las apariencias

Vivimos en unos tiempos  de apariencia y ostentación, en los que es más importante el aparentar que el ser.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

GISTÁU

Mi relación con el recientemente fallecido periodista David Gistáu, fué simplemente la de lector. No voy ahora a dármelas de ser amigo personal ni asiduo seguidor de sus artículos ni de su obra en general.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 "Historias ocultadas del nacionalismo catalán"

Así se intitula el libro de Javier Barraycoa, Editorial LIBROSLIBRES, 2.011, 365 páginas, incluido el índice Onomástico.Este libro la verdad es que no tiene desperdicio.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Auténticas entrevistas falsas

Tal era el título de un programa radiofónico de humor que allá por la década de los 50 se emitía, no recuerdo en este momento por qué emisora nacional, en una época en que la televisión no tenía el protagonismo que disfruta actualmente y la radio dominaba el medio.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

 Los demagogos

De lo que casi nadie habla es de la demagogia que campa por sus respetos en los sistemas "democráticos", demagogia que ya aparecía en la antigua Grecia.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Obstetricia y ministerios

También sería de gran interés conocer el "curriculum" personal de algunos de los nuevos titulares de los diversos cargos, cuyos méritos para acceder a puestos de tanta responsabilidad y en cuyas manos están, en estos momentos, nuestro presente y futuro, quizá nos harían palidecer y no precisamente de esperanzada confianza  y entusiástica ilusión.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ni criterio, ni ideología

Lo que le importa a esta casta es descabalgar del poder a los "enemigos", importándole un bledo, dos cominos y tres dídimos el bienestar de los españoles. Para eso está el pacto de la duerna, oiga.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Política aeronáutica

Entre las grandes novedades que nos está ofreciendo nuestro actual presidente de gobierno, está el utilizar el vuelo en los varios desplazamientos necesarios y no tan necesarios para sus labores presidenciales y otras no tan presidenciales.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Ilustres corregidores

Aunque el término más simple y adecuado a la idea que pretendo exponer sería "correctores", de corregir, no de co-regir, utilizo el que figura en el título por considerarlo más sonoro y llamativo, esperando disculpen la licencia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Es progreso la eutanasia?

Toda sociedad envejecida debe decidir si invierte en atención a los ancianos o si impulsa la eutanasia. Nuestro Gobierno social-comunista parece haber decidido que lo progresista es lo segundo. Publicado en el Debate

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo