Viernes, 14 de diciembre de 2018

andalucia

La corrupción

Extraña a muchos por ahí lo que juzgan amplia tolerancia de los andaluces con la corrupción socialista. Y aducen como prueba el modo en que se está desarrollando la fase más ardua del juicio por los falsos ERE, cuyo coste a las arcas regionales se estima en no menos de 700 u 800 millones de euros. Es verdad que el tremendo escándalo que aquello supuso hace unos años ha sido ya amortiguado por la distancia y por el efecto de la catarata de casos tal vez menores en comparación pero de gran impacto sobre la opinión. Y también porque a estas alturas, cuando el PSOE andaluz -¿quién lo diría?- se ha convertido en el último exponente de la izquierda responsable y garante de la estabilidad del sistema, hay pocas ganas de contribuir a su desprestigio.


Hubo un momento, cuando el asunto de los ERE se vio reforzado por el no menor fraude de los cursos de formación -la Intervención de la propia Junta elevó hasta 3.015 millones la cantidad pendiente de justificar-, en los primeros meses de 2015, de gran indignación ciudadana. Desde uno de estos modestos Envíos se llegó a pedir que el Gobierno de la nación interviniera por decreto a la Junta -hoy sabemos que eso se llama un 155- como medio para detener el brutal latrocinio y proceder al castigo de los culpables, pero hoy por hoy ¿quién vigilaría al vigilante? La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta.

Parece que esto de la corrupción no hay quien lo arregle, ni policía ni jueces. El mal es más hondo y tiene que ver con una quiebra de orden moral que se ha instalado en nuestra sociedad. Siempre hubo y habrá cierta corrupción pública porque todos los hombres son sobornables, pero es preciso remontarse muy atrás para contemplar algo semejante en nuestra historia. Hace dos meses, en una memorable intervención en un encuentro con laicos en el Arzobispado de Sevilla, monseñor Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid y uno de los más finos teólogos de nuestro episcopado, dio algunas claves al respecto: los hombres vivimos bajo el imperativo de poseer sin límite alguno. Ese deseo es un reflejo negativo del deseo de Dios, de un bien infinito. En la medida en que personal y socialmente prescindimos de Dios el imperativo de bienes materiales nos domina más y más. Una vieja historia que presenta un coste social inmenso: la injusticia bajo todas sus formas.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

De transiciones ecológicas, toros y caza

La señora Ministra para la Transición Ecológica, ha lanzado a la opinión pública privada y mediopensionista un proyecto o intención que para mi modesto modo de ver las cosas, entra de lleno en la antología del disparate, uno más a añadir a los que nos tiene desgraciadamente acostumbrados este gobierno de personajes a los que, como les queda grande el cargo y con el deseo de que se sepa que están ahí (sentados), lanzan proyectos dignos, como mucho, de tertulia de café, sin encomendarse nada más que a su embarazado cerebro dispuesto a parir paridas, valga la redundancia, que deslumbren al sufrido y paciente personal

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  ESTRATEGIA  DEL  MIEDO

Una fórmula para conseguir votantes, cuando no se tienen ni razones ni argumentos, es advertir al electorado de lo que les puede pasar si votan a otros partidos; lo utilizó el PP para prevenirnos de Podemos, y hoy son los de extrema izquierda, pero de forma más intimidatoria.

Por Paco MexiaLeer columna

Por qué no es Vox fascista

El "racista" Vox ha presentado al hispano-iraquí Raad Salam o al hispano-guineano Ignacio Garriga, y no cuestiona los derechos de los legalmente establecidos en España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA  

Por Francisco J Contreras Leer columna

El valor de la verdad

Muchos comprendieron que lo importante en estas elecciones no era quién ganara, sino quién perdiera Publicado en EL DIARIO DE SEVILLLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Revoxlución"

Los doce diputados conseguidos por VOX en Andalucía han producido tan gran convulsión en el panorama político español que tal parece que un terremoto haya removido espectacularmente sus cimientos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Elecciones en AndalucíaY por fin la VOX se oyó

Una vez más voy a utilizar los términos derecha e izquierda aunque como ya dije más veces, para mi gusto son hoy día trasnochados y habría que redefinirlos, pero por el momento creo que nos entenderemos mejor usándolos de nuevo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Las nuevas matemáticas

Ni los más acérrimos partidarios del fallecido generalísimo Franco habrían sido capaces de restaurar su memoria y situar su figura en el primer plano de la actualidad como lo ha sido nuestro presidente dr. Sánchez con la brillante idea de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  TORRE  DE  BABEL

La torre de Babel, que viene citada en el Génesis, parece ser que existió y se corresponde con una construcción de unos 90 metros de altura llamada Etemenanki, construida 18 siglos antes de Cristo, probablemente en Babilonia, y que, posteriormente, fue destruida por los asirios y los arameos. Pero lo más bonito de la historia, a mi parecer, es el relato bíblico.

Por Paco MexiaLeer columna

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿C`s mantendrá al PSOE en el poder en Andalucia?

a) No porque sería su final a nivel nacional
b) Si porque Marín quiere ser presidente a toda costa

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo