Lunes, 21 de enero de 2019

El entorno

La eutanasia que viene

El doctor Rocafort, director de un hospital madrileño, declaraba en una reciente entrevista en Diario Médico: "Hay sobre 60.000 personas que cada año están sufriendo innecesariamente porque necesitan cuidados paliativos avanzados y no los tienen… Cada diez minutos, una persona fallece en España con sufrimiento". Sobre esa terrible realidad, unida al equívoco entre enfermedad crónica o penosa y situación terminal, cabalga la progresiva aceptación social de la eutanasia, disfrazada de obra de misericordia. El nuevo Gobierno ha convertido su regulación en un objetivo prioritario, hasta el punto de que posiblemente esta será la primera ley de la "era Sánchez".


Ya estamos, pues, advertidos, de lo que se nos avecina: como en otros casos semejantes, una colosal campaña de desinformación y manipulación de los sentimientos para que se admita como normal la supresión de aquellas personas cuyos padecimientos les abocan a lo que los saludables consideran una "vida indigna". ¿Y quiénes son éstas? Pues en principio, según los promotores de la Ley, todos los que sufran una discapacidad grave, un sufrimiento físico y psíquico "intolerable, insoportable e irreversible" o una "altísima" dependencia de otras personas. Naturalmente, deben ser los propios enfermos quienes soliciten el pasaporte, pero ya sabemos por la experiencia de otros países qué medios pueden utilizarse para convencer a estas personas de la necesidad de hacerlo y cuanto antes, de modo que en pocos años la eutanasia se extiende a muchas personas simplemente ancianas con enfermedades más costosas que terminales.


Del mismo modo que el aborto se ha convertido en un procedimiento anticonceptivo más, la eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población. Es incomprensible, como ha denunciado la Asociación de Investigadores y Profesionales por la Vida, que urja tanto la eutanasia cuando están detenidos desde hace años en el Parlamento los Proyectos de Ley de Cuidados Paliativos. ¿De verdad se desea evitar el sufrimiento en el trance final de la vida?: "Un enfermo terminal no desea la muerte en sí misma, lo que quiere es paliar el sufrimiento que puede acompañarla. La vía para aliviar ese sufrimiento sólo puede ir de la mano de los cuidados paliativos y no de la eutanasia". Pero los que están sobre el tapete son otros problemas, mientras la barbarie crece.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Qué dice realmente la Ley Andaluza de Violencia de Género?

Las leyes de violencia de género son injustas porque vulneran el principio de no discriminación por razón de sexo: la misma agresión es castigada con penas distintas según sea cometida por hombres o mujeres Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La clave está en Europa

Es sorprendente que un socialista francés y humillado por Macron esté dictando la posición de Cs en Andalucía Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El catolicismo y las religiones

La fe católica no se puede modificar a voluntad del consumidor. Si se admite que Jesucristo es Dios, no se puede alterar su mensaje. Se puede ahondar en su comprension, pero no se puede cambiar.

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

Inventarios y Balances

Cuando los grandes teóricos de la democracia nos instruían con entusiasmo sobre los logros y excelencias que encerraba este concepto, vemos ahora que se dejaban muchas cosas en el tintero, pues esos grandes logros, una vez puesta en práctica plenamente esa forma de sistema o régimen político, se iban transformando, si alguien no lo remedia, en algo etéreo y todo lo más, puramente teórico.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

FELICES PASCUAS NAVIDEÑAS

Bueno, este año les felicitamos la Navidad como todos los anteriores pero utilizando una fórmula que en la actualidad ha caído en desuso.

Por Editorial Leer columna

La tercera ley de Newton y el susto electoral andaluz.

Ya pueden dispensarme mis lectores pero me acordé de Newton y su tercera ley al contemplar el discurrir político en nuestra querida España, esta España nuestra en estos tiempos convulsos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

De ninguna manera quisiera yo que se me tildase de misógino pues tal parece que las tengo tomadas con las señoras, pero es que, unas por esto de la Ley de Igualdad y otras por su reconocida valía, nos las tropezamos a diario tanto en las ondas como en la prensa, etc., algo natural, ya que el estar ocupando actualmente puestos de gran responsabilidad, las obliga a estar muy presentes, tanto o más que los hombres.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Entre revulsivo y detonante: estimulante

La irrupción de Vox genera un panorama lleno de interés Publicado en LA NUEVA ESPAÑA

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo