Miercoles, 18 de julio de 2018

El entorno

La eutanasia que viene

El doctor Rocafort, director de un hospital madrileño, declaraba en una reciente entrevista en Diario Médico: "Hay sobre 60.000 personas que cada año están sufriendo innecesariamente porque necesitan cuidados paliativos avanzados y no los tienen… Cada diez minutos, una persona fallece en España con sufrimiento". Sobre esa terrible realidad, unida al equívoco entre enfermedad crónica o penosa y situación terminal, cabalga la progresiva aceptación social de la eutanasia, disfrazada de obra de misericordia. El nuevo Gobierno ha convertido su regulación en un objetivo prioritario, hasta el punto de que posiblemente esta será la primera ley de la "era Sánchez".


Ya estamos, pues, advertidos, de lo que se nos avecina: como en otros casos semejantes, una colosal campaña de desinformación y manipulación de los sentimientos para que se admita como normal la supresión de aquellas personas cuyos padecimientos les abocan a lo que los saludables consideran una "vida indigna". ¿Y quiénes son éstas? Pues en principio, según los promotores de la Ley, todos los que sufran una discapacidad grave, un sufrimiento físico y psíquico "intolerable, insoportable e irreversible" o una "altísima" dependencia de otras personas. Naturalmente, deben ser los propios enfermos quienes soliciten el pasaporte, pero ya sabemos por la experiencia de otros países qué medios pueden utilizarse para convencer a estas personas de la necesidad de hacerlo y cuanto antes, de modo que en pocos años la eutanasia se extiende a muchas personas simplemente ancianas con enfermedades más costosas que terminales.


Del mismo modo que el aborto se ha convertido en un procedimiento anticonceptivo más, la eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población. Es incomprensible, como ha denunciado la Asociación de Investigadores y Profesionales por la Vida, que urja tanto la eutanasia cuando están detenidos desde hace años en el Parlamento los Proyectos de Ley de Cuidados Paliativos. ¿De verdad se desea evitar el sufrimiento en el trance final de la vida?: "Un enfermo terminal no desea la muerte en sí misma, lo que quiere es paliar el sufrimiento que puede acompañarla. La vía para aliviar ese sufrimiento sólo puede ir de la mano de los cuidados paliativos y no de la eutanasia". Pero los que están sobre el tapete son otros problemas, mientras la barbarie crece.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Jordan Peterson y la batalla de los pronombres

Peterson es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de muerte civil, mantienen enhiesta la bandera de la resistencia. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

La eutanasia que viene

La eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población Publicado en ele diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente

Se está produciendo un genocidio de blancos en sudáfrica ante el silencio general de la prensa Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

'Traslatio sedis'

Alfonso X proyectaba desde Cádiz nada menos que la conquista militar y espiritual de África Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Rémi Brague y la legitimidad del hombre

Nuestra ética y nuestra política se basan en la libertad individual, absolutizándola hasta extremos inéditos en la historia. Sin embargo, este individualismo convive con una filosofía materialista que concibe al individuo como el producto caprichoso del azar evolutivo en un universo sin sentido.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo