Lunes, 06 de julio de 2020

La manada o una manada

'La Manada' y Andalucía

Soy de los que creen, con Juan de Mairena, que un andaluz andalucista no es más que un español de segunda y un andaluz de tercera, y creo haber mostrado a menudo mi inmunidad ante el andalucismo victimista -¿hay otro?-, pero hoy me siento en la necesidad de recordarlo.

Hablemos de la Manada, una pandilla de canallas que, cosa rara en esta España de víctimas desvalidas, han encontrado lo que se merecían aunque sea a través de procedimientos judiciales dudosos y de evidente peligrosidad si se llegaran a generalizar, como están señalando muchos juristas. Uno a uno y en conjunto, los cinco individuos son una expresión genuina de la juventud resultante de una educación vaciada de los principios formadores del carácter para ser sustituidos por un amasijo de retales ideológicos contradictorios y compatibles con el alcohol, las drogas, la pornografía y el hedonismo, verdadero bagaje moral y educativo de este tiempo. ¿Es la Manada una colección de monstruos o un producto social minuciosamente elaborado? No veo que la sociedad y los políticos andaluces hayan hecho la menor reflexión sobre la acusación que la Manada plantea y el fracaso que implica.

Pero, dicho lo anterior, diré también mi convencimiento de que tan severas penas no se hubieran dictado si la Manada hubiera sido cosa de extranjeros, catalanes, vascos o tipos de casi cualquier otro sitio, excepto andaluces. Esos cinco sujetos representan, a los ojos de mucha gente, una confirmación de cierta imagen de una Andalucía poblada por golfos e indeseables, que se extiende con fuerza. Un Arana o un Arzalluz, un Prat de la Riba o un Torra, ayer y hoy, hubieran firmado esa condena a ciegas. La presión del feminismo radical y de las televisiones histéricas se comprende también por un prejuicio que los andaluces no deberíamos ignorar ni tolerar y que cuenta, además, con la baja autoestima de una tierra que ha asumido plenamente su condición de paria. Más allá de la repulsión moral que suscitan los hechos, ninguna ciudad como Sevilla hubiera tolerado un linchamiento que se ha extendido al vecindario y los barrios, mostrados como bantustanes, y hasta a un club de fútbol. Quienes se han ensañado así callan, sin embargo, ante las doscientas manadas identificadas desde 2016 en toda España, el 70% de ellas formadas por extranjeros, acusadas de delitos a menudo mucho más graves. Justicia, sí, pero no selectiva.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Todos racistas y esclavistas

Cuando los europeos llegaron al África negra en el XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Crear tensión

La marquesa señora Montero dijo que "La derecha lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército". Su pareja, el marqués, acusó en el Congreso a diputados de VOX de añorar un golpe de Estado. Sin comentarios.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Un Gobierno icinerado

La máquina de la Justicia ha empezado a carburar y el despertar del confinamiento va a ser brutal   Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Lo que pasa con los ERTEs

  ¡QUE FÁCIL ES ECHAR LA CULPA A LOS DEMAS! ¿VERDAD, SEÑORA MINISTRA Y SEÑORA DIRECTORA DEL SEPE DE ASTURIAS?

Por José Luis LafuenteLeer columna

El opio y el odio

Che Guevara decía que "un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Deberian dimitir el tanden Sanchez-Iglesias?

a) Si su gestion pone en peligro a España
b) No que afronten sus errores

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo