Miercoles, 05 de agosto de 2020

Cambios en el portal de Belén

Llanto navideño de un lector decepcionado

Pues bien, he tenido la malísima suerte de conocer de antemano, sin pretenderlo, el dato quizá más importante que contiene dicho libro: resulta que en el portal de Belén no había, al menos en aquel momento histórico, ni buey ni mula. No nos habíamos dado cuenta pero la verdad es que así debe ser pues, entre otras cosas, los evangelistas no los citan y, pensando más detenidamente, vemos que en uno de los villancicos más clásicos tampoco aparecen: "En el portal de Belén/hay estrellas, sol y luna,/la Virgen y San José/y el Niño que está en la cuna.", claramente, ni buey, ni mula. ¡Vaya noticia! ¡Vaya descubrimiento! ¡Y yo, sin abrir el libro todavía! Ahora, cualquier otro capítulo, cualquier otro detalle del texto pasan a un segundo término insignificante. Bien siento haberme enterado de esto porque para mí el libro ha perdido ya todo interés pues sospecho que el resto del tratado será mero relleno sin relieve. Claro que ahora me empiezan o nos empiezan a entrar  razonables dudas sobre otros aspectos del acontecimiento en los que no habíamos reparado. Tales dudas podrían ser: ¿habría pastoras allí, además de pastores? ¿cuántos serían? ¿eran ángeles solamente los compañeros del anunciador o habría también arcángeles? ¿cuántos serían unos y otros? ¿llevaban todos trompetas o sólo algunos? ¿cómo es que parece que cantaban en latín? Y, en fin, algo que a mí siempre me intrigó grandemente: ¿estaban tan cerca uno de otro el portal de Belén y el palacio de Herodes como los vemos situados en los nacimientos? Son dudas, repito que ahora nos asaltan sobre aspectos que son de gran importancia también. Menos mal que parece que los nuevos estudios aumentan el número de reyes magos considerablemente y además parece que procedían de nuestra península y de un lugar tan misterioso y casi mítico como Tartessos y no de Oriente; interesante y grato descubrimiento que amortigua, en parte, nuestra decepción. Pero dejaremos la investigación de todos estos detalles en manos de los especialistas adecuados y  también esperaremos a leer el libro para conocer el texto real.

Dispensen ustedes el tono mantenido hasta ahora; sólo pretendía resaltar la ridiculez de las discusiones que se han suscitado en torno a la tan citada noticia, pero debo reconducir este escrito hacia una vertiente seria. La verdad es que es asombroso contemplar las prioridades que estamos observando en cuanto a la valoración de noticias en estos tiempos tan complicados. Hasta los no creyentes parecen interesadísimos igualmente en el novedoso tema expuesto...Y lo malo es que, abierto éste, entramos "al trapo" con una facilidad pasmosa. Ante un caso como el que comentamos, que no debería ocuparnos más que el espacio de una simple sonrisa por su carencia de relieve, nos metemos de lleno y con gran ardor en unas discusiones que no nos llevan a ninguna parte y de las que no vamos a sacar ninguna consecuencia ni positiva ni negativa. Perder el tiempo, simplemente. No creo que nuestro pontífice se haya detenido demasiado en el estudio de este dato que ha resultado tan polémico, y el libro tendrá por descontado el enorme peso de todos sus escritos.

Pero como algo bueno puede tener la cuestión más nimia, quizá estas "novedades" históricas pueden traer de la mano una mayor difusión del tiempo en que entramos: Adviento, y del próximo, Navidad. Bien vale la ausencia histórica de estos dos entrañables animales si con ella adquieren más importancia y actualidad los hechos en sí del anuncio y comienzo de nuestra Redención y sus verdaderos protagonistas, haciendo que todos seamos más conscientes de la Buena Nueva de amor, esperanza y paz que se nos proclama. Tengamos presente que, en el contexto de nuestras creencias cristianas, entramos en la etapa de conmemoración y celebración del misterio de amor más grande de la historia de la humanidad: Dios, hecho hombre, que llega a la muerte de cruz por nuestra salvación; tiempos también de acción de gracias y reconocimiento por tan inmenso sacrificio y por el enorme regalo de Su Cuerpo y su Sangre que nos deja para alimento y Su Palabra que se queda entre nosotros para ser proyecto, guía y camino de nuestras vidas.

Para ir terminando y fuera de todas las interpretaciones, muy abundantes desde que salió al aire esta novedad, y más o menos atinadas, nosotros no olvidaremos nunca al buey y a la mula; no vamos a dar más vueltas sobre su presencia o ausencia. Entre las figuras de nuestro Belén estarán una vez más estos  tan queridos y entrañables animales con el significado que quiera dárseles y, sobre todo, dando calor y paz a nuestro Niño. Con toda seguridad, a nuestro queridísimo Benedicto XVI, no le va a parecer mal sino todo lo contrario; lo verá con gesto sonriente, bondadoso y complacido. No tengo la menor duda.

Y, dado ese tiempo litúrgico en que nos encontramos yo no debo ni quiero finalizar este escrito sin repetir y proclamar el júbilo de aquellos ángeles que citaba al principio:

"¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!"

¡Felices Navidades a todos!

Francisco Alonso-Graña del Valle.


Comentarios

Por generic cialis 20mg 2020-08-04 07:24:36

Fjnskw olizro casino gambling real money casino casino games Dqjsc


Por Francisco A. G. 2012-12-16 12:21:00

Para Lancia de Latarte: ¡Qué gran verdad! Hay que ver lo que "viste" meterse con el Papa dentro del progre-papanatismo actual. Estupendo comentario que "da en el clavo" poniendo al aire una rastrera realidad. Conectamos perfectamente. ¡Muy bien!


Por María de la O 2012-12-14 19:29:00

Que razón tiene el artículo!!! Qué es lo que de verdad importa?? El buey, la mula?


Por Argumentos 2012-12-14 12:51:00

Un señor obeso vestido de rojo y blanco con una campanilla y diciendo Ho Ho Ho ¿Sabe alguien quién es de dónde viene y qué quiere decir si es que dice algo?


Por Lancia de Latarce 2012-12-14 00:46:00

D. Francisco su artículo tan oportuno como de costumbre, tiene toda la razón confundimos lo fundamental con lo accesorio y de paso ya que pasaba por alli "zoqutazo" al Papa que da mucho "lustre" progresista


Por PRESBÍTERO.MR 2012-12-13 22:56:00

Frente al relativismo que va dominando nuestra sociedad,es necesario el testimonio cristiano en forma de artículo de opinión como el que tengo a bien comentar. Se trata de resaltar una vez más ,como hace el autor y siempre que se pueda, el fundamento,la piedra angular que supone la Primera Familia ,la Familia por excelencia ,la Familia que aparece al terminar el Adviento,la familia cristiana que de ella se deriva ,piedra angular de toda sociedad y que en España,gracias a los políticos actuales, nunca estuvo tan deteriorada. Sin ese núcleo que supone la familia,no hay progreso posible,Seguiremos caminando hacia el desastre.Tenemos la obligación de,¡ uniéndonos todos!,defenderla una vez más para bien de las generaciones actuales y futuras.


Por La "Simpar" 2012-12-11 23:43:00

Comentarios La Navidad es el Milagro de Amor del Hijo de Dios naciendo en silencio, soledad y pobreza; por eso, no se entiende que se quiera celebrar la Navidad con ruido, algarabía y ostentación. Feliz Navidad


Por Jorge VALDÉS-HEVIA 2012-12-11 23:01:00

En el Evangelio de mi colega San Lucas (3,3-6) podemos leer: "Juan recorrió la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión. Una voz grita en el desierto...." Pues eso es lo que hace mi amigo Fco.Alonso-Graña: Predicar en el desierto actual de nuestra sociedad con su artículo testimonal para este tiempo de Adviento . Supone estar en posición de espera en la venida del Hijo de Dios para que llegue la fe de conversión que tanto necesitamos.. En castellano,predicar en el desierto es sinónimo de perder el tiempo,pero en lenguaje evangélico , supone ponerse en la realidad de lo que hay que hacer: Ser TESTIGOS y colaborar en cualquier lugar y circunstancia, para que este desierto en el que vivimos se convierta en un vergel.


Por sísi 2012-12-11 11:33:00

Pues es cierto, todavía hay personas que siguen dándole vueltas a la noria. Que lo hagan los anticatólicos tiene su aquello, pero que lo hagan los que se dicen católicos no entra en cabeza humana. Así nos va, con el enemigo dentro aunque posiblemente se tengan por muy santos los que dan vueltas a la noria que mejor están pues eso, en el programa de La Nortia con Pilar Rahola, María Antonia Iglesias, Enric -en catalán para que no se enfade-, Sopena y demás ralea .


Por yaya 2012-12-11 11:10:00

Comentarios Muy bonito Cuento de Navidad. Divertida la primera parte, entrañable ,profunda la segunda. y como siempre, muy bien escrita!!!!. Gracias Pachu


Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo