Miercoles, 05 de agosto de 2020

 Los demagogos

Como ya saben, la democracia es un sistema en el que el poder político es ejercido por los ciudadanos. Curiosamente, según los "entendidos", y según también las inclinaciones políticas, hay varios "tipos" de democracia.


A saber: la burguesa, término este que proviene del marxismo; la cristiana, la liberal, la representativa, la censitaria, la directa, la orgánica, la popular, y probablemente alguna más. Luego están los regímenes que se autodefinen, por mor de la democracia, como "repúblicas democráticas", que no son otra cosa que auténticas dictaduras como ocurrió y ocurre, en los sistemas comunistas. Además, hay una diferencia bien clara entre república y democracia: la primera es el gobierno de la ley, ley que puede chocar con muchos principios basados en la libertad, como ocurre en los citados sistemas comunistas, y la segunda, como ya dijimos, es el "gobierno del pueblo". 

De lo que casi nadie habla es de la demagogia que campa por sus respetos en los sistemas "democráticos", demagogia que ya aparecía en la antigua Grecia. Tampoco se habla de la logomaquia que, como ya sabrán, quiere decir que, en cualquier discusión o planteamiento, sólo se dicen palabras y más palabras, sin ir al fondo del asunto que se está tratando. 

Las características de los demagogos y "logomáquicos" están bien definidas, aunque el "pueblo soberano" no se dé cuenta de ello. Así, por ejemplo, buscan el lucimiento en sus peroratas, a la vez que quieren estar en primera línea del acontecer político, es decir, en el "candelabro",

como decía uno que iba para político. 

Por otra parte, les gusta que su imagen sea elevada y exaltada. También les gustan los elogios, los vítores, los aplausos, las frases aduladoras, las lisonjas, los ¡vivas!, etc, etc. ¡No digamos ya nada de la demofilia! ( I ) 

También se caracterizan por su verborrea ofensiva, provocativa, e insultante muchas veces, contra sus oponentes políticos, siendo además arrogantes y pedantes infumables, con una "elocuencia" barata para convencer al "pueblo soberano" valiéndose de todos los tópicos típicos habidos y por haber. También son excelentes mentirosos, expandiendo la calumnia y la difamación por doquier. 

Su narcisismo, suficiencia y pedantería son insoportables, ocultando su autoritarismo con el que quieren imponerse a los demás, aunque haya que usar la fuerza y la violencia.  Ya decía Aristóteles que la democracia se derrumbaba o alteraba cuando aparecían los demagogos. 

Visto lo anterior, ¿no estaremos ante una oclocracia, que no es otra cosa que una dictadura tiránica ejercida por masas estultas e ignorantes, que obligan a los gobernantes a tomar decisiones y medidas contraproducentes? 

( I ).- Inexplicablemente esta palabra no figura en el Diccionario de los "inmortales" de la RAE. Su significado es amor o cariño al pueblo. Proviene del griego "demos", pueblo, y "philos", amor.


Luis David Bernaldo de Quirós Arias




Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo