Martes, 29 de septiembre de 2020

Liberalismo(s)

Mi debate con Patrick Deneen

El pasado lunes 21 de octubre, lunes tuve el honor de debatir en la Universidad CEU San Pablo con Patrick Deneen, autor de Why Liberalism Failed. Leo subrayando, y hay libros que me ponen en un aprieto, porque son tan sustanciosos, que todos sus párrafos están reclamando el fluorescente. El de PatrickDeneen es uno de esos.

Pero mi discrepancia con Patrick Deneen es profunda. Su tesis principal es que el liberalismo era una filosofía viciada de origen, que su lógica era intrínsecamente disolvente, y que debía conducir inevitablemente a las patologías actuales que ambos lamentamos: relativismo moral, hedonismo, crisis de la familia y de los demás cuerpos intermedios, presentismo (una sociedad que desprecia su pasado y se despreocupa de su futuro, pues el único imperativo es "disfrutar la vida ahora").

Patrick Deneen insiste en presentarnos a Thomas Hobbes y John Locke como los padres del liberalismo, pasando por encima de las hondas diferencias filosóficas entre ambos. Hobbes presupuso un estado de naturaleza selvático, habitado por un homo oeconomicus amoral e implacable; Locke nos presenta una situación originaria de "benevolencia y ayuda mutua", en la que la ley natural garantiza ya una cierta cooperación social (aunque imperfecta: de ahí la necesidad de crear un Estado y leyes positivas), y que está poblado, no por individuos atomizados, sino por familias (la familia es para Locke una institución natural, anterior al Estado, y "no tiene por objeto solo la procreación, [sino la crianza de los hijos] y la continuación de la especie").

El padre del liberalismo, por supuesto, no es Hobbes, sino Locke. Hobbes teoriza un Leviatán con poder omnímodo: "haga lo que haga, el soberano no puede ser acusado de injusticia por ninguno de sus súbditos". Locke defiende un Estado limitado, cuya razón de ser es la tutela de los derechos naturales a "la vida, la libertad y la propiedad". Locke teoriza "antes que Montesquieu- la separación de poderes, para que unos órganos estatales contrapesen a los otros.

Todo ello en aras de la libertad del ciudadano. Una libertad que es entendida por Locke "no como libertinaje" (sic). No se trata de ser libres para vivir como nos plazca, sino para practicar voluntariamente el bien y ejercitarnos en la virtud. Pues ocurre que Locke, a quien Deneen atribuye la paternidad última del desmelene contemporáneo, afirma en sus Thoughts Concerning Education que "el gran principio de todo valor es éste: que el hombre sea capaz de negarse sus propios deseos, domine sus inclinaciones, y se sujete puramente al corsé de la razón, aunque el apetito incline en otra dirección". Palabras que hubiera podido muy bien suscribir Kant un siglo después. Kant, ese profeta del despendole (si hemos de creer a Deneen).

El padre del liberalismo, por supuesto, no es Hobbes, sino Locke. Hobbes teoriza un Leviatán con poder omnímodo: "haga lo que haga, el soberano no puede ser acusado de injusticia por ninguno de sus súbditos". Locke defiende un Estado limitado, cuya razón de ser es la tutela de los derechos naturales a "la vida, la libertad y la propiedad". Locke teoriza "antes que Montesquieu- la separación de poderes, para que unos órganos estatales contrapesen a los otros.

Todo ello en aras de la libertad del ciudadano. Una libertad que es entendida por Locke "no como libertinaje" (sic). No se trata de ser libres para vivir como nos plazca, sino para practicar voluntariamente el bien y ejercitarnos en la virtud. Pues ocurre que Locke, a quien Deneen atribuye la paternidad última del desmelene contemporáneo, afirma en sus Thoughts Concerning Education que "el gran principio de todo valor es éste: que el hombre sea capaz de negarse sus propios deseos, domine sus inclinaciones, y se sujete puramente al corsé de la razón, aunque el apetito incline en otra dirección". Palabras que hubiera podido muy bien suscribir Kant un siglo después. Kant, ese profeta del despendole (si hemos de creer a Deneen).

Pero defender al ciudadano abstracto como sujeto de derechos no significa combatir las raíces y vínculos religiosos, culturales o comunitarios. Creer que cristianos, judíos, etc. deban ser iguales ante la ley no significa desear que desaparezcan el cristianismo y el judaísmo (esa será la solución expeditiva que propondrá Marx para la discriminación religiosa: en lugar de igualar las religiones ante la ley, destruyámoslas a todas…; pero Marx era antiliberal). Creer que hombres y mujeres deban tener los mismos derechos no significa negar las diferencias biológicas y psicológicas entre los sexos. El liberalismo combatió adscripciones histórico-culturales asfixiantes o incompatibles con la libertad, pero valoró las comunidades electivas.

Alexis de Tocqueville quedó asombrado por el vigor de la vida asociativa norteamericana en el siglo XIX: los americanos, en lugar de esperar que el Estado les resolviese los problemas, se agrupaban en organizaciones voluntarias de tipo vecinal, filantrópico, cultural o religioso, para construir hospitales y escuelas, enviar misioneros a Africa, construir infraestructuras municipales, asistir a los menestorosos… No, el mundo liberal no fue el infierno de egoísmo que pinta la imaginación tradicionalista o marxista (a veces inquietantemente próximas).

Y el cuerpo intermedio más importante "la familia- conoció su edad de oro en el siglo XIX, precisamente coincidiendo con la plenitud del liberalismo. Pero esto debe quedar para otro artículo.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Heather MacDonald y la "epidemia de violaciones"

Según MacDonald, de los supuestos miles de violaciones, las denunciadas a policía y tribunales se pueden contar con los dedos de la mano. Las chicas pueden evitar el riesgo de padecer lo que las feministas llaman “violación”: basta con no emborracharse y no meterse en la cama con un tipo al que apenas conocen. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La herejía como dogma

De la teología, pues, depende toda la organización social, como sabían bien los hombres de los tiempos liminares Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Verano roto

El verano que se prometía de normalidad y recuperación está siendo el de los proyectos frustrados Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Grégor Puppinck y la autodestrucción de los derechos humanos

Grégor Puppinck en su formidable 'Mi deseo es la ley' no ataca el concepto mismo de los derechos humanos, sino su ideologización reciente. Si los derechos humanos de 1948 respetaban la biología humana, los de 2020 se refieren a la vulneración/superación de dicha biología Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Tiempos Protervos o la Nueva Protervidad IV

Desde el año 1918, fecha de la llamada gripe española, aunque en realidad tuviera su origen en el ejército de EEUU, y que se llevó al más allá a cuarenta o cincuenta millones de personas "las fuentes no se ponen de acuerdo- en todo el mundo, no ha habido una peste que afectara a toda la Tierra.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿El veto a la presencia del Rey en la ceremonia del poder judicial es el primer paso para su derrocamiento?

a) Si Sanchez quiere ser presidente de la 3ª república
b) No, es sólo una humillación más a España para contentar a los separatistas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo