Viernes, 14 de diciembre de 2018

Desenfoque de la realidad

Necesitamos más "brecha salarial"

La "brecha salarial" es una falacia estadística -fabricada por la ultraizquierda y el feminismo radical- que la sociedad española se ha tragado de mil amores, a juzgar por las declaraciones de los medios de comunicación y de los partidos políticos (con alguna excepción, como Vox). El truco consiste en comparar las masas salariales totales de varones y mujeres. Y se engaña a la gente haciéndola creer que la desventaja retributiva del sexo femenino se debe a perversos mecanismos de discriminación machista. Por supuesto, esa discriminación no existe: al menos desde la aprobación del Estatuto de los Trabajadores (1980), está estrictamente prohibida en España la discriminación salarial por razón de sexo. Hombres y mujeres reciben el mismo sueldo por empleos y puestos del mismo rango y cualificación. Las oportunidades formativas y laborales de españoles y españolas son exactamente las mismas. España no es Afganistán: aquí rige desde hace tiempo una completa igualdad de derechos.

Que la masa salarial femenina sea inferior a la masculina se debe básicamente a dos factores. El primero es que las mujeres no suelen escoger estudios técnico-científicos, y especialmente las ingenierías. La fuerte infrarrepresentación femenina en las carreras técnicas no se debe a un complot misógino de arquitectos e ingenieros, sino al simple y libérrimo hecho de que a las chicas no les apetece estudiarlas: prefieren las especialidades humanísticas, jurídicas o sanitarias. Ahora bien, el nivel retributivo promedio de los ingenieros es claramente superior al de profesores, abogados o médicos y enfermeras. Y eso repercute en la "brecha salarial".

El otro factor es que las mujeres todavía conciben y crían niños, afortunadamente. Y un porcentaje importante de ellas deciden, bien renunciar totalmente a la vida profesional, bien aparcar transitoriamente sus carreras para ocuparse de sus hijos. Y, por supuesto, eso tiene un coste: oportunidades de ascenso perdidas, competitividad deteriorada, "techo de cristal" no superado… No se puede tener todo.

Que sea la mujer la que, en la gran mayoría de los casos, ralentiza o dosifica su dedicación laboral para hacer sitio a la maternidad y la crianza no es fruto de una siniestra conspiración machista, sino de la naturaleza humana. No es sólo que sean ellas las que gestan, paren y amamantan; es, también, que el vínculo biológico-afectivo es más íntimo entre la madre y el niño, y la psique femenina ha sido programada por la evolución para una mejor dispensación de la función maternal. Muchas mujeres viven el cuidado de sus hijos, no como una injusta carga que les endilga una sociedad misógina, sino como una experiencia valiosa que por nada querrían perderse.

Durante milenios, y hasta hace sólo medio siglo, la humanidad practicó una nítida división sexual del trabajo: los hombres cazaban el mamut o ganaban el pan, las mujeres dirigían el hogar y criaban niños. El progreso tecnológico "que hace menos absorbente el trabajo doméstico- y el control de la natalidad han permitido que las mujeres puedan realizarse también intelectual y profesionalmente, y eso es bueno. Pero la paridad laboral-salarial perfecta es imposible, mientras la naturaleza y la reproducción humanas sean las que son.

Ni es posible, ni resulta deseable. Alcanzar la ratio 50/50 en absolutamente todas las esferas (ingenierías, altos ejecutivos empresariales, cátedras…) sólo podría conseguirse mediante la renuncia a la reproducción. En una sociedad sin niños, las mujeres, liberadas del lastre de la maternidad, alcanzarían a los hombres en los pocos ámbitos en los que aún están rezagadas, rompiendo todos los techos de cristal. La cacareada "brecha salarial" pasaría a la historia. Y después pasaría a la historia la propia humanidad, que se extinguiría por falta de recambio generacional.

La obsesión por una absoluta igualdad profesional entre los sexos es un nocivo ídolo postmoderno. Nos cuentan que nuestra sociedad será injusta mientras no se alcance el 50/50 en el rugby profesional, los bomberos, los departamentos de ingeniería electrónica o los consejos de administración. Se incita así a las mujeres a competir implacablemente con un sexo masculino presentado como rival y opresor. Y, por tanto, a renunciar a la maternidad, "esclavitud biológica" (Simone de Beauvoir) que lastra injustamente a la mujer.

Nuestra sociedad puede sobrevivir perfectamente con una ligera diferencia entre las masas salariales totales de hombres y mujeres. En cambio, no podrá sobrevivir si persiste la escasa afición a la maternidad: nuestro índice de natalidad es un 35% inferior a la tasa de reemplazo generacional desde hace más de treinta años. El número de españoles entre 20 y 39 años de edad descendió en 2.8 millones sólo entre 2008 y 2016, mientras se incrementaba rápidamente el de los mayores de 65 años. Tendremos pronto una pirámide demográfica insostenible, con demasiados jubilados y demasiados pocos contribuyentes en edad laboral.

Si en España aumentase algo la "brecha salarial" porque un mayor número de mujeres han ralentizado sus carreras para tener varios hijos (nadie habla del techo de cristal reproductivo: la "parejita"; si queremos conseguir un repunte natalicio, habría que incentivar que muchas mujeres fuesen a por el tercer o el cuarto hijo, compensando así la infecundidad de las que no tienen ninguno)… ¡habría que celebrarlo! Significaría que hemos identificado por fin nuestro problema más grave, y que estamos intentando atenuarlo. Y nuestro problema más grave no es la brecha salarial, sino el suicidio demográfico.

Y sí, necesitamos "avanzar en igualdad", pero no en la de las masas salariales de los sexos. Hay formas de desigualdad que desincentivan la reproducción y que son, ellas sí, aberrantemente injustas. Por ejemplo, una mujer que renuncie a su carrera profesional para criar a seis hijos se encontrará sin pensión digna en la vejez, por no haber cotizado. La profesional competitiva que renunció a la maternidad para volcarse en su exitosa carrera alcanzará, en cambio, la pensión máxima (que le pagarán los hijos de la madre coraje). Son esas las desigualdades que debemos corregir si queremos tener un futuro.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

De transiciones ecológicas, toros y caza

La señora Ministra para la Transición Ecológica, ha lanzado a la opinión pública privada y mediopensionista un proyecto o intención que para mi modesto modo de ver las cosas, entra de lleno en la antología del disparate, uno más a añadir a los que nos tiene desgraciadamente acostumbrados este gobierno de personajes a los que, como les queda grande el cargo y con el deseo de que se sepa que están ahí (sentados), lanzan proyectos dignos, como mucho, de tertulia de café, sin encomendarse nada más que a su embarazado cerebro dispuesto a parir paridas, valga la redundancia, que deslumbren al sufrido y paciente personal

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  ESTRATEGIA  DEL  MIEDO

Una fórmula para conseguir votantes, cuando no se tienen ni razones ni argumentos, es advertir al electorado de lo que les puede pasar si votan a otros partidos; lo utilizó el PP para prevenirnos de Podemos, y hoy son los de extrema izquierda, pero de forma más intimidatoria.

Por Paco MexiaLeer columna

Por qué no es Vox fascista

El "racista" Vox ha presentado al hispano-iraquí Raad Salam o al hispano-guineano Ignacio Garriga, y no cuestiona los derechos de los legalmente establecidos en España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA  

Por Francisco J Contreras Leer columna

El valor de la verdad

Muchos comprendieron que lo importante en estas elecciones no era quién ganara, sino quién perdiera Publicado en EL DIARIO DE SEVILLLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"Revoxlución"

Los doce diputados conseguidos por VOX en Andalucía han producido tan gran convulsión en el panorama político español que tal parece que un terremoto haya removido espectacularmente sus cimientos.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Elecciones en AndalucíaY por fin la VOX se oyó

Una vez más voy a utilizar los términos derecha e izquierda aunque como ya dije más veces, para mi gusto son hoy día trasnochados y habría que redefinirlos, pero por el momento creo que nos entenderemos mejor usándolos de nuevo.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Las nuevas matemáticas

Ni los más acérrimos partidarios del fallecido generalísimo Franco habrían sido capaces de restaurar su memoria y situar su figura en el primer plano de la actualidad como lo ha sido nuestro presidente dr. Sánchez con la brillante idea de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

LA  TORRE  DE  BABEL

La torre de Babel, que viene citada en el Génesis, parece ser que existió y se corresponde con una construcción de unos 90 metros de altura llamada Etemenanki, construida 18 siglos antes de Cristo, probablemente en Babilonia, y que, posteriormente, fue destruida por los asirios y los arameos. Pero lo más bonito de la historia, a mi parecer, es el relato bíblico.

Por Paco MexiaLeer columna

Mentira tras mentira

Con el asunto de los restos de Franco, este Gobierno se ha metido en un lío del que sólo puede salir descalabrado Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Abusiris

El estudio de la necrópolis de Abusiris permite conocer como fue declinando el Imperio egipcio antiguo y por extensión como los imperios se van desmoronando

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

La paja y la viga

Según la Comisión Europea, las autonomías están dificultando la prosperidad de España Publicado en EL DIARIO DE SEVILLA

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿C`s mantendrá al PSOE en el poder en Andalucia?

a) No porque sería su final a nivel nacional
b) Si porque Marín quiere ser presidente a toda costa

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo