Jueves, 22 de abril de 2021

Marchemos para recuperar la democracia

¡NO ES ESTO, NO ES ESTO¡

Nadie podrá decir, en honor a la verdad, que hayamos tenido una posición dudosa respecto a la aceptación de la Democracia, como la forma de vivir en convivencia en nuestro país. Jamás uno ha tenido una palabra que significara el rechazo absoluto a la implantación y normalidad del régimen democrático surgido de la Constitución del 78, con independencia de las reservas que toda obra humana pudiera presentar- y las leyes constitucionales son obra de los hombres,- a fin de perfeccionar o corregir  aquellas situaciones que estuvieran equivocadas o hubieran quedado obsoletas; esto además de ser lógico, manifiesta clara lealtad, pues supone un sincero deseo de mejorar su articulado y su redacción.              

    Por eso creemos, al menos yo, en el derecho de solicitar cuantas revisiones vayan en el sentido de hacer denuestra Constitución un conjunto legal cada vez más correcto. Hoy, en ese sentido, son ya muchos los que desde posiciones muy distintas, piden y hasta exigen que esta Ley de Leyes, asuma sus deficiencias y se revise en cuantas normas se precisaran: artículos referentes a las “nacionalidades”,  competencias autonómicas, sentido territorial de España, derivaciones del estatus de la casa real, institucionalización de partidos y sindicatos (nadie se explica porque hay que sufragar con el dinero de todos  a estos pseudoparásitos, tal como están), etc. , son aspectos en donde el pueblo español, a la altura de treinta y cinco años de democracia (los mismos que la pasada dictadura-), tiene que dar y presentar su opinión, sobre todo después de que la práctica de “estademocracia”, que no la democracia, no se corresponde con lo que la sociedad esperaba, y al contrario, nos ha mostrado sus graves defectos que se traducenen una insoportable corrupción, en una peligrosa deriva del concepto y sentido nacional, de la grave incorporación de “lobbys” o grupo de presión cada vez más destructivos, y aun algo más.                

   El caso español, que ya sepodría estudiar en los libros de ciencia política, resulta particularmente singular; es una situación que nos ha hecho retroceder, en lo social, cincuentaaños de constante y paulatina recuperación formal, económica, y asistencial,como ha sido España desde los años de la autarquía.

  Desde luego nosotros no esperábamos que la Democracia  nos regresara a los años de la posguerra. Ahora, situaciones ya superadas vuelven con toda su crudeza en lasfamilias sin trabajo, en los comedores sociales, en el joven emigrante, en la angustia con una vida de 435 euros en pensiones de miseria, en los repartos en Cáritas, en Manos Unidas, en Bancos de Alimentos. Y esto no es solo debido a una circunstancial crisis financiera, es también debido a una crisis de la política tal como la llevan a cabo.                 

       Es por eso que no podrán negar mi derecho a mostrar no solo indignación, sino la exigencia que esto cambie, a que esta sucia y dramática realidad. ¿Cuándo han habido suicidios por miedo a un desahucio?. 

Que desaparezca esta sangrante situación y que brille con normalidad y decencia la verdadera democracia. 

¡No es esto,no es esto!, que decía Ortega ante la pifia que resultó la II República.       

Eduardo López Pascual         


Comentarios

Por Sochantre 2013-02-18 18:18:00

Creo que el artículo refleja perfectamente el desilusionado sentir de una infinidad de ciudadanos españoles: No es esto. Esperábamos algo muy distinto, después de lo que costó poner en orden al país. Eso sí fue meritorio, sacrificado y difícil; ahora se ve bien claro.


Por Leonés 2013-02-17 16:51:00

Muy bien por d. Eduardo, que dice lo que siente el pueblo, sin más. Me temo que habrá que empezar de cero en la construcción de un estado de iguales en derecho, al margen de su poder adquisitivo, clase, partido o región.


Por ASTUR 2013-02-17 12:33:00

Tiene toda la razón hf. Igual que hay vida más allá de la vida tanbién hay vida más alla de la democracia, al menos de esta democracia que nos han traído estos nefastos políticos que tenemos en España. Todos los días nos obsequian con un escándolo. Y ahora nos ha salido una por ahí que critica a sus mayores porque van a hoteles de 5 estrellas cuando ella creo que no conoce otro trabajo (?) que el de política. .


Por hf 2013-02-17 11:23:00

Yo no me atrevo a poner nuestro sistema democrático como ejemplo. Esta es una democracia de pacotilla, donde la sociedad española es conducida por la casta hacia donde ellos quieren, sin más participación que el decidir por cual o tal lista hay que votar. La democracia es un régimen que se basa en la participación y el ciudadano tiene derecho y deber para poder decidir, por ejemplo, si nuestros soldados deben o no estar en Afganistán, o si la infanta doña Cristina debe ser o no imputada por todo lo que se está sabiendo del caso Noos. Ya sabemos que no es esto, pero nadie parece dispuesto a sea lo que tiene que ser. Si este es el espejo, yo no me siento precisamente demócrata, es más, creo que hay vida más allá de lo que algunos creen que es la democracia.


Por Azul español 2013-02-16 13:29:00

De acuerdo con el autor, tenemos que recuperar nuestros derechos y libertades


Por ASTUR 2013-02-16 12:43:00

Excelente, pero mucho me temo que será predicar en el desierto porque aquí en España, los políticos, en general, se pasan por el forro cualquier queja que les llega. Ellos a lo suyo y lo suyo que es nuestro ya sabemos lo que pasa. No hace falta nada más que oír cualquier telediario.


Comentar

Columnistas

Shellenberger, el ecologista racional

Shellenberger representa el ecologismo racional, en franca minoría frente al pseudorreligioso en el que la naturaleza ocupa el lugar de Dios. No es sólo que la apuesta por las energías renovables haya resultado antieconómica. Es que se ha convertido en una pseudorreligión milenarista Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Los mozárabes a escena

Una historia triste que poco tiene que ver con el desgastado mito de las Tres Culturas Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El voto libre, un valor en baja

Era el voto el único momento y, en realidad solo a medias (listas cerradas), en que el ciudadano ejercía de forma efectiva esa llamada libertad derivada de esa otra, vamos a decirlo en verso, falacia llamada democracia.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

San Ignacio de Loyola, Pablo Casado y el Miércoles de Ceniza

En los momentos actuales y, en referencia a algunos aconteceres políticos, no resulta difícil relacionar entre sí los elementos del título que antecede o anteceden:

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad VI

Se encuentra el mundo sumido en una peste producida por un virus llamado Covid 19, popularmente conocido como virus chino. Pero el problema, aparte de merecer un análisis médico en el que no voy a entrar por no ser un estudioso del tema y además haber dedicado ya un artículo al estupor que nos produce a los profanos el batiburrillo sanitario al respecto, presenta otras facetas de tipo sociológico, político e incluso geoestratégico sobre las cuales es necesario reflexionar.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cuando la inoportunidad aparece y Kafka se queda corto...

Y es que, por el momento, no se me ocurre o no quiero que se me ocurra otro calificativo que metamorfosis ante la última decisión de la presidente de Cs, de alinearse ostensible, práctica y realmente con el PSOE y Cía., iniciando esta alineación con una moción de censura contra el gobierno de Murcia donde Fernando López Miras había sustituido a Pedro Antonio Sánchez que ya hubo de abandonar para defenderse de los ataques que sufría. Ambos PP.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Disparos en la sien

He de confesar en primer lugar que fuí de los que se alegraron con la elección de Pablo Casado como presidente del partido tras su confrontación con Soraya Sainz de Santamaría.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

El catolicismo ante la pandemia

La respuesta de la Iglesia al tremendo desafío espiritual ha sido social e institucionalmente irrelevante. Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

La doctora Soh y el fin de la mujer

No es sólo que los trans-activistas hayan superado la intolerancia de las feministas: es que han llevado al extremo la lógica feminista de deconstrucción. No, la ciencia no nos protegerá: está siendo asaltada por los fanáticos. Tendremos que defendernos nosotros. Publicado en Aktual

Por Francisco J Contreras Leer columna

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad des géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Quien ganará las elecciones en Madrid?

a) La Derecha
b) El conglomerado de izquierdas

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo