Lunes, 21 de mayo de 2018

la triste actualidad

Non serviam

Podríamos pasar hoy el día (8 de marzo), en huelga de todo cuidado, leyendo manifiestos e imaginando el mundo que se nos echa encima. Propiamente, no se trataría tanto de imaginar cuanto de proyectar sobre nuestras vidas el resultado de lo que tales manifiestos proclaman y promueven, puesto que las semillas de la mayor parte de los desvaríos que nos molestan o aterran están ya en el surco y germinando. Nadie podrá decir que no fue advertido.

Y no les propongo, porque no les quiero mal, la lectura del manifiesto tan demenciado como mal escrito que pretende arrastrar hoy a la huelga a la mitad de la humanidad, sino el de mucha mejor sintaxis y mobiliario que un selecto grupo de nobles damas ha publicado en El País como respuesta sensata y bienpensante al desvarío ultrafeminista, más cabalmente entre anarcoide y comunista, del primero. Sin duda, es lo que cabía esperar de su primera firmante y segura redactora, Cayetana Álvarez de Toledo, con la que me resulta tan difícil no estar de acuerdo en casi todo.

Y, sin embargo, si les propongo esa lectura no es para que disfruten de un texto bien escrito y argumentado en defensa de la libertad, y que rechaza briosamente el victimismo feminista y la guerra de sexos, sino para que observen hasta qué punto ha penetrado incluso en los mejores la noción de que la única forma de felicidad posible, para hombres y mujeres, consiste en la realización de un proyecto de autoafirmación que debería anteponerse a cualquier circunstancia, ideal o persona. Nada ni nadie, al parecer, merecen la entrega, la donación de la propia vida, y ésta se cifra en el alcance de objetivos que podrían extraerse del presunto código de valores de los tiburones de Wall Street: posición, dinero, poder. El luciferino Non serviam se nos presenta hoy como el único programa vital plausible. Nadie imagina su propia felicidad en el sacrificio del interés personal y en el servicio gratuito, sea a la familia, la comunidad, la fe o la patria, pues todo ha de ser escalón para subir no se sabe adónde ni para qué. Pero en esto no caben engaños: la vida impondrá su ley por encima de las fantasías ombliguistas. Antes o después, el circulito del rabioso yo se agota, el proyecto ilusorio alcanza sus lindes, y el sacrificio del individuo, mujer u hombre, llega: puede asumirlo con alegría por caridad o gemir bajo el látigo. Es la única elección que nos es dada.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Amor cortés

Una vez asentada la dignidad del matrimonio, pudo la sociedad elevar el exquisito edificio del erotismo Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

WHATSAPP,  MENTIRAS  Y  CAMPAÑA  ELECTORAL

El whatsapp se ha convertido, en muy pocos años, en la aplicación más utilizada del teléfono móvil y es, en mi opinión, el medio más poderoso para difundir toda clase de información, tanto verdadera como falsa, con el objetivo de tratar de conseguir el voto de muchas personas.

Por Paco MexiaLeer columna

Educación para la Ciudadanía en tiempos revueltos

No sé si el último manual de españolidad cabal de Stanley Payne, inevitablemente eclipsado por la exitosa obra de Elvira Roca Barea sobre el síndrome de la hispanofobia, serán del tipo de textos inspiradores que Gibson echa de menos en nuestras escuelas... Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

La corrupción

La confianza en el Gobierno ha llegado a estar tanto o más por los suelos que en la Junta de Andalucía Publicado en El Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Orban y la batalla por Europa

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Pero de verdad Putin quiere destruir la UE?

Acabamos de asistir a la actuación de la justicia de un Lander alemán en el caso Puigdemont. Su resolución ha sido criticada por varios expertos, de algunos de los cuales me han llegado noticias, pero concretamente el publicado por el profesor Bastida he tenido el gusto de leerlo.  Todos ellos eran críticos con la postura alemán

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Hay que leer a Laje

Toca promocionar a la competencia: Agustín Laje y Nicolás Márquez publicaron en 2016 El libro negro de la nueva izquierda, un must para cualquiera que desee entender el trasfondo histórico-filosófico del feminismo radical y el homosexualismo. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Wylie el rojo

Wylie es el creador de Cambridge Analytica. Traidor y pelirrojo, la progresía mundial ya ha encontrado al responsable de sus tribulaciones Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

 Las pensiones en España: entre la demagogia y la inmovilidad

Los gobernantes actuales, con una práctica de avestruz en sus políticas, no se atreven a mostrar e informar la realidad del problema de las pensiones, como primer paso para buscar soluciones, ni menos aún a ofrecerlas, en una muestra más de la pusilanimidad que han mostrado a lo largo de dos legislaturas en las que nos han enseñado que su quehacer político consiste precisamente en no hacer o en todo caso, en hacer lo mínimo posible para que todo siga igual.

Por José Luis LafuenteLeer columna

Entrando en Vetusta por la Estación del Norte

Primeros dias en Oviedo del Catedrático de Ingenieria Química Julio Bueno Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo