Sabado, 23 de febrero de 2019

la triste actualidad

Non serviam

Podríamos pasar hoy el día (8 de marzo), en huelga de todo cuidado, leyendo manifiestos e imaginando el mundo que se nos echa encima. Propiamente, no se trataría tanto de imaginar cuanto de proyectar sobre nuestras vidas el resultado de lo que tales manifiestos proclaman y promueven, puesto que las semillas de la mayor parte de los desvaríos que nos molestan o aterran están ya en el surco y germinando. Nadie podrá decir que no fue advertido.

Y no les propongo, porque no les quiero mal, la lectura del manifiesto tan demenciado como mal escrito que pretende arrastrar hoy a la huelga a la mitad de la humanidad, sino el de mucha mejor sintaxis y mobiliario que un selecto grupo de nobles damas ha publicado en El País como respuesta sensata y bienpensante al desvarío ultrafeminista, más cabalmente entre anarcoide y comunista, del primero. Sin duda, es lo que cabía esperar de su primera firmante y segura redactora, Cayetana Álvarez de Toledo, con la que me resulta tan difícil no estar de acuerdo en casi todo.

Y, sin embargo, si les propongo esa lectura no es para que disfruten de un texto bien escrito y argumentado en defensa de la libertad, y que rechaza briosamente el victimismo feminista y la guerra de sexos, sino para que observen hasta qué punto ha penetrado incluso en los mejores la noción de que la única forma de felicidad posible, para hombres y mujeres, consiste en la realización de un proyecto de autoafirmación que debería anteponerse a cualquier circunstancia, ideal o persona. Nada ni nadie, al parecer, merecen la entrega, la donación de la propia vida, y ésta se cifra en el alcance de objetivos que podrían extraerse del presunto código de valores de los tiburones de Wall Street: posición, dinero, poder. El luciferino Non serviam se nos presenta hoy como el único programa vital plausible. Nadie imagina su propia felicidad en el sacrificio del interés personal y en el servicio gratuito, sea a la familia, la comunidad, la fe o la patria, pues todo ha de ser escalón para subir no se sabe adónde ni para qué. Pero en esto no caben engaños: la vida impondrá su ley por encima de las fantasías ombliguistas. Antes o después, el circulito del rabioso yo se agota, el proyecto ilusorio alcanza sus lindes, y el sacrificio del individuo, mujer u hombre, llega: puede asumirlo con alegría por caridad o gemir bajo el látigo. Es la única elección que nos es dada.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

CRECIMIENTO  ECONÓMICO  Y  AUTONOMÍAS

De vez en cuando, algunos políticos se deshacen en elogios al sistema autonómico, diciendo que ha permitido el gran crecimiento económico que hemos tenido en cuarenta años de democracia. ¿Qué hay de cierto en ello?

Por Paco MexiaLeer columna

El retorno de las palabras

"Volverán las palabras preteridas,nuestros labios otra vez a pronunciar,y otra vez nuestros oídos felizmente con gozo escucharán.Pero aquellas vilmente apadrinadas,traidoramente para nuestro mal;aquellas que con rabia soportamos y soñamos un día desterrar,aquellas que aprender nunca quisimosésas, no volverán".

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

¿Las familias? Mal, gracias

El consejero de Salud y Familias de Andalucía, Jesús Aguirre, confirma que del Gobierno PP-Cs no sobrepasará en ningún caso las líneas rojas del progresismo. El PP y Cs se quieren progresistas y trendy. La reducción del aborto y la promoción de la natalidad quedan como monopolio de VOX.

Por Francisco J Contreras Leer columna

FALTA MOTOR

¿Es consciente este Gobierno andaluz de las esperanzas que se han depositado en él?

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Decepcionante concentración en Oviedo

El sábado pasado, como muchos cientos de asturianos, asistí a la concentración celebrada en la plaza de España de Oviedo en la que se reivindicaba la unidad de España, la defensa de la Constitución y el cese de concesiones al independentismo catalán.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Laclau y Mouffe, profetas de la nueva izquierda

Laclau y Mouffe dicen que la izquierda debe dejar de apostar por los obreros y hacerlo por los “nuevos movimientos sociales”. Para Laclau y Mouffe, la esencia de la izquierda es el antagonismo, el conflicto, “que divide el espacio social en dos campos”.

Por Francisco J Contreras Leer columna

El Evangelio en las Cinco Llagas

Fue una sorpresa escuchar el discurso de Serrano en el Parlamento de la tan cristiana Andalucía

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

"¡Ito, ito, ito! ¿Está el PSOE contrito?"

El sublime verso con que titulo el presente artículo no es del todo original pues yo no sería capaz de llegar a esos excelsos y elevados niveles líricos; por eso confieso y repito, con toda franqueza, que el verso no es original sino que está inspirado en los pronunciados por el conjunto de ciudadanos que acudieron estos días ante las puertas del congreso andaluz y otros, a "celebrar" la ceremonia del cambio de gobierno resultante de las elecciones,haciendo gala de un carácter exquisitamente democrático y de un elegante ala par que delicado comportamiento.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

La izquierda lesiona mi autoestima

Esta izquierda, desde que tuve mi primer contacto con ella, nunca ha dejado de sorprenderme

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¿Hacia una fusión de Vox y PP?

El milagro de un líder del PP con un discurso ideológicamente vitaminado se debe precisamente a la competencia que le plantea VOX por su derecha. Suprimid a ese peligroso rival, y veréis al PP recaer en su inercia centrista-acomplejada de siempre.  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Quosque tandem abutere, Catilina...?

Aunque ni Catilina ni Cicerón deambulen hoy, dirimiendo sus diferencias por estos mundos de Dios, lo que sí anda por ahí, y muy castigada por cierto, es nuestra paciencia porque ¿qué pecado habrá cometido nuestro vetusto y sufrido pueblo para padecer la clase política que hoy nos gobierna (es undecir)?

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Encuesta
¿La pelea entre podemitas será el fin de la coalición?

a) Si nada castiga más el electorado
b) No al final llegarán a un acuerdo

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo