Sabado, 25 de mayo de 2019

más que un simbolo

Notre Dame, razón y corazón

Tomo prestada a mi buen amigo, el excelente medievalista Alejandro Rodríguez de la Peña, la siguiente cita del historiador del arte Jean-François Colfs: "¡Ay de aquellos que no admiran la arquitectura gótica; compadezcámosles como a unos desheredados del corazón!". No es casual que el gótico fuera rechazado por quienes detectaron en él su hondísima relación con la civilización cristiana a la que odiaban por entenderla tan opuesta a la Razón. Así, fueron innumerables los monumentos medievales destruidos hasta los cimientos durante la Revolución Francesa y todavía en los años siguientes en toda Europa.

Y sin embargo, a la sombra de las catedrales góticas fue posible la gran transformación intelectual que permitió el despegue europeo. Lo ha expuesto muy bien en un correo de los muchos cruzados en estos días entre amigos desolados por el incendio de Notre Dame, Felipe Artillo, que escribía mientras, según contaba, esperaba en la plaza del Salvador el paso del Señor de la Vera Cruz, lo que sigue:

"La catedral de Notre Dame es el reflejo en piedra de la ruptura entre racionalidad lógica y universalidad que se estaba fraguando en la Sorbona y Oxford durante el siglo XII, cuya identificación, como si fueran una sola cosa, había hecho encallar la cultura clásica siglos atrás. El distanciamiento entre lo abstracto, las matemáticas, y lo concreto, la física, propio de la cultura clásica quedaba superado. Así, con la imitación de ese estilo, se transmitía desde Francia al resto de Europa, a letrados, los menos, e iletrados, los muchos, un modo de pensar nuevo y revolucionario fruto de la síntesis entre la cultura clásica y la cultura judía, superando a ambas, y cuyos frutos en la ciencia y el derecho pusieron a Occidente a la cabeza del mundo. Todos los filósofos juntos no han hecho en la historia de la ideas obra que haya impregnado las mentes de una civilización como hicieron los maestros y obreros anónimos con la construcción de la catedral de Notre Dame".

Podemos comprender por qué nos hemos sentido tan hondamente sacudidos por la caída, envuelta en llamas, de la flecha de Notre Dame. Por qué tantos han visto en ello un signo. Esa aguja cargada de reliquias que apuntaba a lo alto simbolizaba un entendimiento entre el cielo y la tierra, la fe y la razón, que sólo la civilización cristiana, hoy casi en ruinas, ha sido capaz de proclamar.



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

OVIEDO NO SE PUEDE RENDIR

El frente popular quiso acabar con Oviedo por dos veces de manera violenta dado que en aquellos tiempos lo jerarcas comunistas como Stalin pensaban que el marxismo debía imponerse a sangre y fuego.

Por Togas y Dignidad Leer columna

EXTRAÑO CLIMA ELECTORAL

Hace poco tiempo asistimos al inesperado espectáculo, no detectado por la encuestas a las que además todos habíamos creímos, de la derrota de la izquierda radical en su bastión más pétreo, Andalucía.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Valls y VOX

Enmanuel Valls tiene una actitud frente a VOX altamente preocupante.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL REGISTRO HORARIO Y SUS FINES

Entra en vigor la obligación de llevar un registro diario de la jornada laboral de los trabajadores

Por José Luis LafuenteLeer columna

DE  ELECCIONES  Y  REVOLUCIONES

Ya  la semana pasada escribí acerca de las elecciones. Como hay, a lo largo de la historia sucesos revolucionarios no ajenos a convocatorias y resultados electorales,  me permito en esta ocasión, algunos comentarios en torno a aquellos.

Por Juan J. RubioLeer columna

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

CUANDO LAS MUJERES RENIEGAN DE OTRAS MUJERES

El autor de Comunistas, judíos y demás ralea, Pío Baroja, en su otro libro que tituló Desde el exilio, dice, refiriéndose a Pilar Primo de Rivera: «esta mujer admirable».

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

A  PROPÓSITO DE ESTAS ELECCIONES

… Ya "creo recordar- que el gran dramaturgo nórdico H. Ibsen ponía en boca de su protagonista en El Enemigo del Pueblo, aquella frase de  <<…la mayoría nunca tiene razón>>.  Incluso llegó a apuntar don Henrik en boca su alter ego, el protagonista doctor Stockman, que la misma podría atentar contra la propia razón y la mismísima democracia.

Por Juan J. RubioLeer columna

Vox y las expectativas

Llega la hora de consolidar los éxitos en un ámbito tan fundamental en España como es el poder municipal Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Eutanasia para el PP

Probablemente no caben tres partidos en la derecha, y al menos uno de ellos va a desaparecer a medio plazo. Debería ser el PP, su tiempo se ha cumplido   Publicado en Libertaddigital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sonrisa verdadera es el lenguaje de la seguridad

Comprendo y comparto el cabreo y temores del autor del último artículo aquí publicado, por haber  ganado las elecciones el personaje más mentiroso del escaparate, tan manipulador y suertudo como indigente intelectual, ambicioso y dañino para la unidad de España y para la libertad de los españoles.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Encuesta
¿Cree como circulas por las redes de que hubo pucherazo?

a) Si el PSOE ya demostró que es capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder
b) No el pueblo español tiene unas miras muy cortas y es incapaz de preever lo que le espera

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo