Miercoles, 05 de agosto de 2020

Éramos pocos y mi abuela tuvo una ocurrencia

Obstetricia y ministerios

Aclarando título y subtítulo de este artículo que pretendo escribir, he de comenzar diciendo que la conocida ocurrencia de mi abuela, tantas veces citada al recordar nuestro refranero, ha sido compartida con entusiástico afán por los ilustres dirigentes que hoy día están a cargo de nuestros destinos,   pues en este caso, nos han obsequiado con una idea tan feliz, ya puesta en práctica, de parir ministerios a la par que ministros con una exuberancia tal que gracias a ella es muy probable que las listas del paro, tan colmadas actualmente, experimenten una merma considerable. Y si vds. no lo creen, les invito a seguir leyendo y calculen "grosso modo" cuántos nuevos puestos de trabajo podrán deducirse y producirse derivados de la lista ministerial que relaciono, cuyos equipos supongo estarán en formación para emprender con garantías de éxito la frenética labor que entraña el cumplimiento de tantas obligaciones que les van a venir encima a juzgar por el ingenio demostrado en cuanto a los títulos en los que se adivina un número extraordinario y variado de competencias:


Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación

Ministerio de Ciencia e Innovación

Ministerio de Cultura y Deporte

Ministerio de Defensa

Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital

Ministerio de Educación y Formación Profesional

Ministerio de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana

Ministerio de Hacienda

Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

Ministerio de Interior

Ministerio de Justicia

Ministerio de Política Territorial y Función Pública

Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática

Ministerio de Sanidad

Ministerio de Trabajo y Economía Social

Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico

Ministerio de Derecho Social y Agenda 2030

Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

Ministerio de Igualdad

Ministerio de Consumo

Ministerio de Universidades


Nada menos que veintidós ministerios y, por consecuencia, veintidós ministros en la llamémosla línea de salida del nuevo gobierno cuyo primer gesto conjunto tuvo la primera expresión en el acto de apertura de las sesiones del Congreso y que consistió en un unánime aplauso, puestos todos sus miembros en pie, al final del moderado, prudente y acertado discurso del jefe del estado,  su majestad don Felipe VI. Tan contentos se les vió a todos, que parecían, literalmente, unos niños con juguetes nuevos, zapatos incluídos, supongo.

No estuvo nada mal este gesto, digno a su vez de aplauso, hemos de  reconocerlo, en contraposición con la esperada payasada que un ridículo grupo de personajes, creyéndose, cómo no, en posesión de la verdad absoluta, protagonizó  en un esperpéntico acto de repulsa y desprecio hacia la persona que es, pese a quien pese, su jefe del estado y por tanto máxima autoridad a quien se debe el correspondiente respeto, tanto personal por aquello de las buenas maneras, como institucional. Este despreciable episodio tuvo lugar una hora antes del acto institucional y precisamente en la sala de prensa del Congreso. Convendría saber quién lo autorizó y todo apunta a que la señora presidente Meritxell Batet no se enteró o no quiso enterarse y eludió cualquier medida o al menos una alusión en contra. Debido a ello, nos obliga a echar mano una vez más del refranero para recordar aquello de que "el que calla, otorga".

Puestos a repasar competencias ministeriales, no nos vendrían mal algunas aclaraciones pues nos gustaría saber, por ejemplo, lo que se entiende por "reto demográfico" dentro de una ideología tantas veces aireada por los partidos que van a cogobernar, en la que el aborto y la eutanasia son banderas a ondear ostensiblemente...

También sería de gran interés conocer el "curriculum" personal de algunos de los nuevos titulares de los diversos cargos, cuyos méritos para acceder a puestos de tanta responsabilidad y en cuyas manos están, en estos momentos, nuestro presente y futuro, quizá nos harían palidecer y no precisamente de esperanzada confianza  y entusiástica ilusión.

Para final, en cuanto al número de carteras y ya puestos a añadir, creo que no vendrían mal un par de ministerios más que podrían ser, vistas las necesidades actuales, los siguientes:


Ministerio de la Verdad

Ministerio del Sentido Común


Me parece que no es mucho pedir, dado el dadivoso talante que muestra nuestro actual presidente y pensando también en lo agradable y cómodo que resulta el "disparar con pólvora ajena".


Francisco Alonso-Graña del Valle


Comentarios

Por cialis generic online 2020-08-03 05:10:11

Plnnme vdteus slots real money online casinos real money online gambling Ycrnt


Por buy cialis generic 2020-07-31 12:11:00

Aefojh uynzsj slots online slots real money casino games Jkuou


Por León Leonardo 2020-02-11 13:14:30

Ya tenemos noticias respecto a la creación de órganos intermedios para coordinar competencias entre ministerios y aclarar deberes y obligaciones de cada uno respecto a otro. Lo previsto, sobre un lío, otro lío y así ¿hasta dónde y cuándo?


Comentar

Columnistas

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Los enemigos del perdón

Es imprescindible volver a hablar del perdón a los enemigos -perdón que no excluye la justicia- y de la misericordia para obtener misericordia. ¿Pero cómo vamos a proclamar ese mensaje si nos han convencido de que no hay pecados y de que no hay que perdonar porque eso va en contra de la justicia

Por P. Santiago Martín Leer columna

A mi esposa

  Es objetivo en la vida encontrar a la persona amada y querida que a nosotros se nos dona.  

Por José Manuel Miranda Alonso Leer columna

El príncipe de la mentira

No piensen que me refiero a Satanás, tal como lo apodó el apóstol Pedro (1 Pedro 5:8-9), el personaje al que me refiero no da para tanto intelectualmente, no olvidemos que Luzbel era el querubín de más alto rango y por tanto su inteligencia es inmensa, no, les hablo de una persona más modestita en este campo, nuestro actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ni siquiera fue capaz no ya de escribir sino de leer su propia tesis doctoral.

Por Teresa SalamancaLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad I

La palabra protervidad, según el diccionario de la RAE, significa obstinación en la maldad. No se trata de un "palabro" como la "desescalada", ya que las montañas se escalan y luego se bajan o descienden pero no se desescalan.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

EL INGRESO MINIMO VITAL: UN PASO HACIA LA ESCLAVITUD CLIENTELISTA

Asistimos a la transformación de una sociedad democrática en una sociedad esclavizada por el poder a través de la compra del hoy todavía ciudadano por medio de un "plato de lentejas", con el "Gran Hermano"  mediático dirigiendo sus pasos

Por José Luis LafuenteLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo