Jueves, 24 de septiembre de 2020

A vueltas con las elecciones andaluzas

"¡Oh Susana, no llores más por tí!"

Y es que hoy le toca el turno, gracias a sus ocurrencias, a doña Susana Díaz, expresidenta, esperemos, de la autonomía de Andalucía.


Resulta que yo veía a esta señora como una persona alegre, dinámica, moderada en sus expresiones, con fuerza y prestigio dentro de su partido, dialogante y sólida. Me parecía que era mimada por sus votantes, siendo indiscutible e indiscutido su liderazgo en su tierra, dando una buena imagen de soltura y poderío. Es lo que yo pensaba, repito, pero ahora creo que si esas apreciaciones mías eran ciertas, ese conjunto de cualidades, vino actuando en su contra hasta el punto de que le hizo creer en la posibilidad de llegar a la  presidencia nacional de su partido y, por consiguiente, a ser candidata, más adelante, a ocupar, por primera vez una mujer en nuestro devenir histórico, un puesto en La Moncloa. ¿Por qué no?


Desgraciadamente para ella y sus sueños, apareció en el panorama político y dentro de su partido, un doctor, si nos descuidamos "honoris causa", que vino a dar al traste con las mejores expectativas de nuestra abogada a plazos.


No voy a detenerme en los detalles por los que se produjo la pérdida de su ansiado liderazgo nacional y lo que traería como consecuencia dicha pérdida. Siguiendo la narración, no repuesta nuestra protagonista de ese primer golpe, se convocan (convoca) unas elecciones autonómicas para reforzar y, en cierto modo, recuperar prestigio. Se produce un resultado catastrófico y decepcionante a pesar de salir ganadora, y, a partir de ese momento, ella, que parece no esperaba tal a mi modesto entender, pierde un poco el Norte por no decir que pierde otra cosa, y se dedica a lanzar a la opinión pública, tontería tras tontería de tal calibre que nos hace pensar que, efectivamente, ha perdido algo más que el Norte.


Ejemplos más o menos literales: "Hay que hacer un muro para aislar a VOX", "Si no fuesen los votos de la ultraderecha, la izquierda habría ganado las elecciones". Si, sí, esto último por lo menos está escrito en eso que llaman "twiter" o algo así y no cabe duda que matemáticamente encierra una pérfida verdad siempre que estemos de acuerdo (que no lo estamos) con esa falacia de los votos de la ultraderecha. En realidad, es una verdad a medias que es bastante peor que una mentira y, en este caso, una ridiculez manifiesta.


Tamaños absurdos y despropósitos van unidos a la voluntad, mantenida todavía, de formar gobierno a su alrededor, agarrándose para ello al argumento de ser el partido más votado. Parece increíble que en verdad pueda pensar así, aunque se vea que lo dice con poco convencimiento, siendo lo dramático de estas expresiones y pretensiones, la prueba de que esta señora es o se ha vuelto tonta y parece que se cree que todos los españoles somos tontos también.


Nunca vi a nadie al que le haya cambiado tanto la cara desde un antes a un después de unas elecciones, como a nuestra Susana. Parece, y yo lo creo, que ha llevado tal susto que no es capaz de reponerse de él.


Sus actuales apariciones en público, difieren tanto de las de su época triunfal, que resultan lamentables, lacrimógenas y patéticas, presentando ahora un perfil personal no apto para saber manejarse en el juego democrático por el hecho de no querer aceptar las voluntades y derechos de todos los votantes e intentando luchar contra lo que, en este caso le cae tan cerca, y que representa nada menos que muy cerca de cuatrocientos mil votos ¡casi nadie en Andalucía! Y dejamos aparte a PP y Ciudadanos. No le vendría mal, ahora que nos ha mostrado su cara mala, intentar recuperar su cara buena, previa una cura de humildad, dejando aparte esa demagogia barata que no convence a nadie y sonreír otra vez, sonreír, que es muy sano, mientras se acepta una realidad, en este caso, un tanto adversa.


Para terminar, no quisiera hacerlo sin entonar para nuestra protagonista aquella alegre y animosa canción del "far West",  cambiándole solamente la persona del pronombre:


"¡Oh Susana, no llores más por tí!"



Francisco Alonso-Graña del Valle



Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Heather MacDonald y la "epidemia de violaciones"

Según MacDonald, de los supuestos miles de violaciones, las denunciadas a policía y tribunales se pueden contar con los dedos de la mano. Las chicas pueden evitar el riesgo de padecer lo que las feministas llaman “violación”: basta con no emborracharse y no meterse en la cama con un tipo al que apenas conocen. Publicado en ACTUALL

Por Francisco J Contreras Leer columna

La herejía como dogma

De la teología, pues, depende toda la organización social, como sabían bien los hombres de los tiempos liminares Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Verano roto

El verano que se prometía de normalidad y recuperación está siendo el de los proyectos frustrados Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Grégor Puppinck y la autodestrucción de los derechos humanos

Grégor Puppinck en su formidable 'Mi deseo es la ley' no ataca el concepto mismo de los derechos humanos, sino su ideologización reciente. Si los derechos humanos de 1948 respetaban la biología humana, los de 2020 se refieren a la vulneración/superación de dicha biología Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Tiempos Protervos o la Nueva Protervidad IV

Desde el año 1918, fecha de la llamada gripe española, aunque en realidad tuviera su origen en el ejército de EEUU, y que se llevó al más allá a cuarenta o cincuenta millones de personas "las fuentes no se ponen de acuerdo- en todo el mundo, no ha habido una peste que afectara a toda la Tierra.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Cómo la Ley de Cambio Climático nos empobrecerá en vano

La ley de Cambio climático es puro ecosocialismo: planificación vertical de la economía con la excusa de la "emergencia climática". El clima siempre ha cambiado y no hay pruebas concluyentes de que el cambio actual sea más rápido, ni de que la acción humana sea su causa principal.?Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

A propósito de Santa Sofía

La Iglesia sigue presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades perseguidasPublicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos Protervos o la nueva protervidad III

En estos momentos tan decisivos para la humanidad echamos en falta una presencia inspiradora que por otra parte nunca le faltó en los últimos dos mil años en las circunstancias peliagudas: Nos referimos a la Iglesia Católica.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

 Calviño, descolgada

Visto el título del presente artículo y siguiendo con el uso la jerga que solemos emplear cuando se trata de ciclismo si este escrito fuese una crónica de alguna etapa de ese deporte, deberíamos intentar analizar ahora la causa principal por la que creemos que la aspirante española a ganar  una etapa en la que parecía bien situada, fracasó finalmente.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Corromper a un rey

Ahora, el ensayo de Monarquía ejemplar de Felipe VI se hace muy difícil: un Rey modélico no puede tejer alianzas con dirigentes entregados a la mentira, el sectarismo y la vulneración del estado de Derecho en un país de elites apátridas y moralmente arrasado.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Tiempos protervos o la nueva protervidad II

Hace ya un tiempo nuestro actual presidente del Gobierno habló de la existencia de una policía patriótica en torno al PP.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Encuesta
¿Logrará las subvenciones que busca por la EU Sanchez?

a) No, es disparatado lo que pretende
b) Si, la EU está en descomposición

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo