Domingo, 26 de enero de 2020

Comentario al Evangelio del Domingo por Monseñor Jesús Sanz

Parada y fonda

Es un refrán andarín del que se sabe peregrino: que hay que parar la andadura para llegar a feliz término en el camino, y solemos decirlo con esa expresión castiza: “parada y fonda”. Algo así resulta el monte Tabor como símbolo de algo muy querido en la vida de todo hombre. Todos tenemos en la vida un momento, una situación en que re­almente las co­sas van bien, van según las intuye y las sueña nuestro corazón. Por fugaces que sean estas situaciones, son reales, gratificantes, verdaderas. En el camino hacia Jerusalén, Jesús escoge a aquellos tres discípulos y les permite entrever y gozar por unos momen­tos la gloria de Dios, esa sensación de estar ante alguien que desdramatiza tus dramas, y con sola su presencia pone paz, una extraña pero verdadera paz en medio de todos los contrastes, dudas, can­sancios y dificultades con los que la vida nos convida con demasiada frecuencia.         

Por unos momentos, estos tres hombres han hecho como parada y fonda en su fa­tiga cotidiana, han tenido la experiencia de lo extraordinario, de lo que es más grande que sus mezquindades y tropiezos, de la luz que es mayor que todas sus oscuridades juntas. Ha sido un intervalo en el camino, pero ahora hay que seguir caminando a Jerusalén. Por impor­tantes que sean este tipo de momentos, la vida no se reduce a éstos.         

El fin de la vida, de toda vida -incluida la cristiana-, no es encontrar un nido agradable, ni hallar un paraíso libre de impuestos y pesares. El fin de la vida es realizar el plan que Dios nos confió a todos y a cada uno, encontrarse con Jesús, y con Él caminar hacia su Pascua, entrar en ella, acogerla y vivirla. Aquellos tres discípulos no habrían podido llegar a la Pascua si no hubieran ba­jado de la montaña. Si se hubieran apropiado del don de la gloria de Dios, si hubieran amado más los consuelos de Dios que al Dios de los consuelos, si se hubieran encerrado en sus tiendas agradables, no habrían podido seguir a Jesús que haciendo el plan que el Padre le trazó, seguía ade­lante, bajaba de la Transfiguración de su tabor y subía al Jerusalén de su calvario.         

Nuestra condición de cristianos no nos exime de ningún dolor, no nos evita nin­guna fatiga, no nos desgrava ante ningún impuesto. Hemos de redescubrir siempre, y la cuaresma es un tiempo propicio, que ser cristiano es seguir a Jesús, en el Tabor o en el Calvario; cuando todos le buscan para oír su voz y como cuando le buscan para acallársela; cuando todos le aclaman ¡hosannas!, como cuando le gritan ¡crucifixión! En el Evangelio de este domingo volvemos a escuchar también nosotros: no tengáis miedo... pero levantaos, bajad de la montaña y emprended el camino.       

+ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm       Arzobispo de Oviedo


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Soldados de plomo

Vanidad viene de vano y vano significa vacío.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Las amistades peligrosas

Este tipo de "amigos", que florecen como hongos para aprovecharse de todo lo que brinda el poder y su aparato, a las primeras de cambio, y cuando hay cierto tufillo a corrupción,  suelen dar la espalda y ahí te quedas.

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

A lomos del Phantom viene(Romance)

A lomos del Phantom viene Pedro Sánchez el doctor y a su grupa sonriente Begoña cantando un son.

Por Juglar GasparLeer columna

El conservadurismo de Roger Scruton

Espero que Scruton haya entendido ya que su combate por la verdad, la belleza y la justicia era algo más que un aplazamiento salisburyano de la victoria final de la nada Publicado en Libertad digital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La tormenta del celibato

"El celibato de los sacerdotes es indispensable, no puedo callar", ha escrito el gran Benedicto XVI Publicado en el diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El castellano y el bable

Como ya saben, algunos pretenden imponer el bable como "llingua oficial ya".

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Estrellita

Un relato infantil, como remanso de paz ante tanto disparate generalizado.

Por Covadonga Garcia-Herrero PrietoLeer columna

Puros e impuros

Ver la paja en el ojo ajeno...

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Anne Applebaum, Pablo Iglesias y los crímenes del comunismo

Ya hubo dos ministros del PCE en 1936-39: Vicente Uribe y Jesús Hernández Tomás, sin contar que el PSOE de Largo Caballero era prácticamente comunista. Pero se trataba de una España en guerra y dividida. Ahora será la primera vez que participen en un gobierno con autoridad sobre todo el territorio nacional. La ocasión merece una reflexión sobre lo que ha representado históricamente el comunismo. Publicado en Actall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Llamamiento a la acción

Hay mimbres para organizar una respuesta social y política que arranque a España de las manos de sus enemigos Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Políticos ignorantes, o mentirosos

Como ya sabrán, Ángel Víctor Torres Pérez, secretario general del PSOE canario, y actual presidente de la comunidad desde julio del pasado año 2019, refiriéndose a unas declaraciones de Santiago Abascal en el Congreso de Diputados sobre Juan Negrín López, dijo que tales palabras de Abascal eran "irritantes"

Por Luis David Bernaldo de Quirós AriasLeer columna

Encuesta
¿Inducirá el nuevo gobierno una nueva quema de iglesias como prometieron miembros de Unidas Podemos?

a) No lo hará, quedaría desprestigiado ante Occidente
b) Enseguida quieren aplastar a sus enemigos y la Iglesia es el principal

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo