Miercoles, 22 de mayo de 2019

Razones para votar

Por qué votaré a VOX

Es evidente que partidos como PP y PSOE no van a cambiar gran cosa en Bruselas, y que las nuevas formaciones como Vox poco van a influir, en sus inicios, en la política de la UE. Para cualquiera que esté realmente preocupado por la situación de nuestro país, las próximas elecciones al parlamento europeo son sólo un aperitivo de las elecciones locales, autonómicas y nacionales por venir, en las que se decidirá si los españoles siguen apostando por la partidocracia socialdemócrata o no.

Planteadas así las cosas, mi principal motivo para votar a Vox son las coincidencias ideológicas de fondo, más que los detalles de su programa europeo, aunque este no sea irrelevante. Dicho programa consiste en una serie de generalidades bastante sensatas, sobre todo en política económica, más algunas propuestas concretas de reforma institucional de la Unión, que merecen ser debatidas con seriedad.

Entre ellas destacan que el presidente de la Comisión sea votado por el parlamento europeo, que se reduzca el número de comisarios y que los asuntos exteriores, de justicia e interior requieran sólo mayoría cualificada del Consejo, y no la actual unanimidad de los Estados. En resumen, democratizar las instituciones europeas frente al carácter burócratico de la Comisión, y reforzar el equilibrio entre la Europa de los ciudadanos y la de los Estados. El modelo europeo que preconiza Vox no es, por tanto, de tipo federal (totalmente ajeno a la historia y la cultura de este continente) ni tampoco puramente confederal, como sería un mero tratado entre Estados.

En general, esta concepción de Europa me parece plausible, aunque mi visión de la UE sea más crítica que la que trasluce el texto programático de Vox, quizás excesivamente moderado. En particular, las referencias obedientes a la nueva religión global del cambio climático me han parecido, debo decirlo, perfectamente prescindibles, aunque al menos se atemperan señalando la necesidad de un sistema energético eficiente, frente a quienes anteponen a ello los mantras ecológicos. (No lo dicen así de claro, como sería deseable, pero se les entiende.)

Como decía, es en la ideología de fondo donde estriba principalmente mi adhesión como votante a la nueva formación. Por decirlo brevemente, Vox defiende sin ambages el mercado libre, la unidad de España y la familia. La decisión, para un liberal-conservador, parece sencilla.

Ahora bien, en teoría, todo eso también lo defiende, o lo defendía, el PP. Y sin embargo, pese a la mayoría absoluta del Partido Popular, en los dos últimos años hemos asistido a una mera prórroga del socialismo: un aumento desvergonzado de los impuestos para reducir el déficit público a niveles que siguen siendo insoportables, una política "antiterrorista" consistente en soltar a terroristas de la cárcel al tiempo que se respetan las posiciones políticas adquiridas por el brazo político de ETA y un entreguismo prácticamente absoluto al pensamiento único de la ideología de género. (Al ministro Gallardón, con su proyecto de reforma de la ley abortista de Zapatero, sus propios compañeros de partido lo han dejado más solo que la una.)

Este panorama desolador podría inclinarnos al fatalismo y por tanto, a la abstención. Un partido que se supone defiende la economía productiva, la familia y la unidad nacional, y que además cuenta con el apoyo masivo de los votantes, acaba incumpliendo clamorosamente su programa. ¿Por qué con otro debería ser distinto?

Tengo fundamentalmente tres respuestas a esta pregunta. La primera es que, aunque un servidor siempre ha votado ideas y no personas, estas últimas suelen ser el mejor aval de las primeras. Nunca me ha convencido Mariano Rajoy, aunque lo he venido votando en cada ocasión desde 2004, precisamente porque creía en las ideas que supuestamente defendía, si no él (recordemos el infausto congreso de 2008), sí al menos el grueso de su partido. En cambio, en esta ocasión, personas de la talla de Alejo Vidal-Quadras, Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara e Iván Espinosa de los Monteros, por lo que conozco de sus trayectorias y lo que les he escuchado, ofrecen una credibilidad y una demostración de lucidez que pocos líderes políticos hasta ahora han sabido transmitirme.

La segunda razón es que la defensa que hace Vox de sus ideas no es meramente retórica, sino que se materializa en su audaz (pero absolutamente vital) propuesta de un recorte del peso del Estado de un 5 % del PIB (unos 200.000 millones de euros), que pasaría por eliminar las 17 comunidades autónomas. La idea de una administración aligerada, un solo parlamento, un solo gobierno y un solo tribunal supremo (que sería también el constitucional) es para el PP rajoyista sencillamente impensable, porque socava las bases de su propio poder clientelar y regional. Y cabe señalar que no hay ningún otro partido que lejanamente proponga lo mismo.

La tercera razón para volver a confiar en la democracia, ejerciendo el derecho de sufragio, es que posiblemente se trate de la última oportunidad que tengamos de regenerar este país. Hasta ahora, una buena parte de votantes del PP nos hemos autoengañado con la teoría del voto útil. Pero desde el momento en que un gobierno del PP no se distingue de uno del PSOE, esa teoría deja de tener ningún sentido.

Un vecino mío, y pese a ello amigo, profesor retirado de literatura y notable poeta, se mostró encantado de ofrecer su firma, cuando se la pedí, para avalar la candidatura de Vox a las elecciones europeas (necesitaba 15.000 y ha conseguido más de 25.000). Sin embargo, me confesó que él iba a votar al PP, porque temía que hacerlo por partidos pequeños fragmentara el voto de la derecha. "¿Y si gana el PSOE?", me dijo con inquietud. Respondí: "Pues que gane; ¿qué diferencia habrá?"

Si el PSOE obtiene mejor resultado que el PP en las elecciones europeas, aunque sea por escaso margen, lo venderá sin duda como una tendencia irresistible que le llevará -supuestamente- a ganar las próximas elecciones legislativas nacionales. Pero si al mismo tiempo se consolidan nuevas formaciones a derecha e izquierda, lo que previsiblemente ocurrirá dentro de un año o año y medio es que ningún partido obtendrá mayoría suficiente para gobernar.

Se abrirán entonces dos posibilidades. O bien una gran coalición a la alemana entre PP y PSOE, que defenderán con la beatería del "consenso" todos los Fernando Ónegas y Enric Julianas de nuestra casta periodística (casi tan tediosa como la política), o bien una coalición de uno de los dos partidos con una formación pequeña. La peor posibilidad sería un gobierno apoyado por comunistas y/o nacionalistas, pero eso ni siquiera está garantizado que se pueda evitar votando al PP. Véase al presidente extremeño insultando a su propios votantes, con tal de que los comunistas le dejen hacer.

Dado que es quizás muy prematuro pensar en una mayoría absoluta, para 2015 o 2016, de un Vox que acaba de nacer, sí me parece perfectamente posible, y deseable, que el PP se viera obligado a gobernar gracias a los escaños de Santiago Abascal, Ortega Lara y otros diputados de Vox, al precio de un giro drástico de su política, en el sentido que demandan sus votantes.

No va a ser un camino fácil, y las posibilidades de una gran coalición PP-PSOE en un futuro cercano no son desdeñables. Creo que esto no haría más que acelerar el descrédito y la decadencia de la partidocracia, aunque me temo que demasiado tarde para que este país tuviera arreglo. Si queremos que un partido como Vox, con propuestas de reformas serias, llegue a tener lo antes posible influencia en la política nacional, ello pasa por que empecemos a apoyarle con nuestros votos en las inmediatas elecciones europeas.


Comentarios

Por JMGP 2014-05-12 15:20:51

El periodico si sabe que existe IS, es bastante evidente. No creo que haya muchos periódicos donde les publiquen algo. No parece que se hayan enterado de lo que quiere hacer Vox. Vox esta contra el aborto y contra las autonomias. Hasta llegar al objetivo final hay una serie de objetivos posibles que se puede lograr


Por Conrado 2014-05-10 17:54:49

IMPULSO SOCIAL es el único partido al que un católico auténtico purde votar porque no es abortista como Vox y el PP o Ciudadanos


Por Ponga 2014-05-05 16:13:40

Tiene razón el sr. McLaugin. Comprendo una cierta dosis de pragmatismo pero se advierte que el nuevo partido que aquí suele defenderse, nace con ciertos complejos que ya llevaba en su seno la AP de Fraga. Unos tienen unas ideas, otros otras, pero la más peligrosa es buscar la acreditación de resultar admisible por parte de quienes defienden el mal.


Por McLauglin 2014-05-03 18:53:37

Existe otra alternativa llamada Impulso Social, de la que nadie habla en esta página. La verdad es que es raro. Por si no lo saben, IS es una coalición formada por varios partidos que se presentó en Madrid el 28 de febrero de este año. Su perfil es el de euroescepticismo, conservador y tradicionalista. Su principal objetivo es reivindicar las competencias de España, frente al rodillo político impuesto por la UE. Por otra parte, la base de IS es la defensa de los “Principios No negociables”, enunciados en su día por Benedicto XVI: defensa de la vida humana desde el comienzo hasta su fin natural; la familia basada en el matrimonio; libertad de educación de los hijos, etc. De todo esto no se habló nada cuando se presentó VOX en Oviedo. Por cierto, cuando tuvo lugar dicha presentación se guardó un minuto de silencio por los fallecidos en el naufragio del pesquero ¿Por qué no se rezó un Padrenuestro? ¿No son ustedes cristianos? ¿O es que no se atrevieron?


Comentar

Columnistas

El gran sepelio

El efecto deseado y obtenido no es otro que la mera identificación del Estado democrático con el PSOE   Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

CUANDO LAS MUJERES RENIEGAN DE OTRAS MUJERES

El autor de Comunistas, judíos y demás ralea, Pío Baroja, en su otro libro que tituló Desde el exilio, dice, refiriéndose a Pilar Primo de Rivera: «esta mujer admirable».

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

A  PROPÓSITO DE ESTAS ELECCIONES

… Ya "creo recordar- que el gran dramaturgo nórdico H. Ibsen ponía en boca de su protagonista en El Enemigo del Pueblo, aquella frase de  <<…la mayoría nunca tiene razón>>.  Incluso llegó a apuntar don Henrik en boca su alter ego, el protagonista doctor Stockman, que la misma podría atentar contra la propia razón y la mismísima democracia.

Por Juan J. RubioLeer columna

Vox y las expectativas

Llega la hora de consolidar los éxitos en un ámbito tan fundamental en España como es el poder municipal Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Eutanasia para el PP

Probablemente no caben tres partidos en la derecha, y al menos uno de ellos va a desaparecer a medio plazo. Debería ser el PP, su tiempo se ha cumplido   Publicado en Libertaddigital

Por Francisco J Contreras Leer columna

La sonrisa verdadera es el lenguaje de la seguridad

Comprendo y comparto el cabreo y temores del autor del último artículo aquí publicado, por haber  ganado las elecciones el personaje más mentiroso del escaparate, tan manipulador y suertudo como indigente intelectual, ambicioso y dañino para la unidad de España y para la libertad de los españoles.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

NO  ESTAMOS  PARA  SONRISAS

Estamos acostumbrados a ver a los políticos alegres y satisfechos, después de haber perdido unas elecciones. Hasta hace poco era algo irrelevante y nos reíamos de ellos. Pero la situación que padece España es de tal gravedad, que no tiene ninguna gracia ver a los dirigentes de Vox comportarse de esa manera.

Por Paco MexiaLeer columna

¿Sirven para algo las encuestas?

Las encuestas en principio son un sistema para intentar calcular un resultado que puede abarcar desde el de unas elecciones hasta el de una campaña comercial.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Haz que pase pronto

Está visto que Sánchez es una caja de sorpresas, nadie dudaba de sus deseos imperiosos de presidir el gobierno aún a costa de la unidad de España pero esta Cuaresma debió soplar sobre él el Espíritu Santo -de Quien no se tenían noticias desde el último concilio, quizás algo antes- y ahora nos encontramos con un Sánchez estadista, con capacidad de autocrítica y aún diría yo humilde.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

CIUDADANOS ES UN PARTIDO DE IZQUIERDAS

Hace Tiempo escribí en este mismo medio un artículo titulado "España es diferente".Se debía a la inexistencia en España de partidos conservadores, democristianos o liberales. Téngase en cuenta que el PP de Rajoy era claramente socialdemócrata.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

La prórroga de Nuestra Señora

Quizás muchos franceses sentían oscuramente Notre Dame como un último, tenue vínculo con lo sagrado. Aunque no recen, aunque crean no creer, les reconfortaba saber que, en la penumbra del transepto, la Virgen gótica seguía velando sobre la ciudad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
¿Cree como circulas por las redes de que hubo pucherazo?

a) Si el PSOE ya demostró que es capaz de cualquier cosa por mantenerse en el poder
b) No el pueblo español tiene unas miras muy cortas y es incapaz de preever lo que le espera

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo