Jueves, 21 de marzo de 2019

A vueltas con franco

Prisioneros del odio

La saludable y piadosa tregua agosteña que el periódico nos brinda a los opinadores, me ha permitido mantenerme a relativa y segura distancia de la cuestión que ha llenado el ocio veraniego de los españoles: las vicisitudes de la tumba del viejo Caudillo que, como ya en su tiempo el Cid, parece que aún puede ganar batallas, en este caso mucho después de muerto.



Como ustedes me conocen, juzgo innecesario expresar lo que me parece el intento de Sánchez y su banda de orcos profanadores de cadáveres, secuaces de una tradición socialista y revolucionaria que ha dejado testimonios gráficos espeluznantes. El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías, pero si pretende presentarse como justicia, sea del pueblo o de la historia, entonces estamos ante una variedad que, por necesitar del victimismo como vector, afecta sobre todo a los que el mismo Franco denominaba, con notable precisión, rojo-separatistas. En su fase extrema y terminal, la que ahora se manifiesta, no respeta ni a los muertos, pero su objetivo final, no se olvide, son siempre los vivos.


La derecha, que sigue sin enterarse de nada, ha preferido ponerse de perfil, como suele. No quiere comprender que en todas partes y para todo el mundo los cuarenta años de franquismo están asociados de forma indeleble a ella, no en vano fueron las distintas y plurales familias que la componían las que, cada una en su momento, tuvieron todo el protagonismo en aquellas décadas que cambiaron la suerte de España a base de ofrecer pan y dignidad a los españoles. Y que, por tanto, mientras no sea capaz de hacer la crítica serena de esos años, asumiendo los errores que hubo y reclamando los numerosos aciertos hoy negados por puro sectarismo e hipocresía, no podrá presentarse con la mirada limpia ante el pueblo español. Que esa derecha crea que no puede afectarle que Franco sea extraído con vilipendio de la sepultura en la que yace por mandato expreso de Juan Carlos I por quienes desean destruirla a ella y sólo a ella, es una muestra más de la ceguera política y la insensibilidad moral que la caracterizan.

El odio no caduca ni se satisface, pero de momento el verano ha pasado y Sánchez se ha tenido que envainar su primera chulería. De aquí a Navidad pueden ocurrir muchas cosas y, no lo olvidemos, España es aún un estado de Derecho.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Quince años después

Han pasado quince años desde que se cometiera en España el mayor atentado terrorista en Europa, con ciento noventa y dos víctimas mortales  y más de dos mil cuyas vidas fueron mermadas física y psicológicamente. Sería una burda canallada  centrar nuestros recuerdos de forma aséptica en una cifra de muertos.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Douglas Murray y la extraña muerte de Europa

Las argucias desplegadas para demostrar que Europa no puede sino resignarse a la inmigración masiva son muy variadas. El villano oficial seguirá siendo “la ultraderecha”, y el euro-progresismo seguirá entonando “We are the world, we are the children” hasta el final. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Brechas

No existe justificación social para el enorme montaje político y mediático español en torno al 8-M Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

SALVEMOS EL CARNAVAL

El otro enemigo, más sofisticado y organizado, se llama Dictadura. Publicado en La Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

Fabricando problemas

Bueno, pues cuando nosotros creíamos que todos queríamos lo mejor y más justo para lamujer y lo mejor y más justo para los inmigrantes por poner un par de ejemplos de lostemas más llamativos, resulta que no, que no es así

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Sacrificios infantiles rituales

"Un sacrificio inconcebible" es el título de un artículo publicado recientemente en  National Geographic, en el cual se exponen los últimos macabros hallazgos arqueológicos que han tenido lugar en la costa norte de Perú: la que fue  una matanza masiva de niños.

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

DOS MANERAS DE ENTENDER EL FEMINISMO

Los medios de comunicación y las redes sociales están invadiéndonos estos días con continuas referencias a la denominada “Huelga feminista” del 8 de marzo de 2019, Día de la mujer trabajadora.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una crónica desde París

One of Us se propone “liberar las inteligencias”, “hacer sentir a los discrepantes –esos que ya no se atreven a hablar- que no están solos”. Como ha escrito Douglas Murray, “Europa no sabe cómo continuar su Historia [history] porque ha perdido su historia [story]”. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

¿Quo vadis, Europa?

Hoy Europa no se debate como hace ochenta años entre las ansias de dominio de ideologías criminales Publiado en el Diario de Sevilla.

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Exhumando

(…2018 año del perro, 2019 año del cerdo, 2020 año de la rata…: malos tiempos para quienes quieren desafiar las maldiciones faraónicas) Publicado en la Nueva España

Por Julio BuenoLeer columna

CRECIMIENTO  ECONÓMICO  Y  AUTONOMÍAS

De vez en cuando, algunos políticos se deshacen en elogios al sistema autonómico, diciendo que ha permitido el gran crecimiento económico que hemos tenido en cuarenta años de democracia. ¿Qué hay de cierto en ello?

Por Paco MexiaLeer columna

Encuesta
¿Están amañadas las encuestas del CIS?

a) Si quieren dirigir el voto hacia el PSOE
b) No los españoles se han vuelto "locos"

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo