Domingo, 18 de agosto de 2019

A vueltas con franco

Prisioneros del odio

La saludable y piadosa tregua agosteña que el periódico nos brinda a los opinadores, me ha permitido mantenerme a relativa y segura distancia de la cuestión que ha llenado el ocio veraniego de los españoles: las vicisitudes de la tumba del viejo Caudillo que, como ya en su tiempo el Cid, parece que aún puede ganar batallas, en este caso mucho después de muerto.



Como ustedes me conocen, juzgo innecesario expresar lo que me parece el intento de Sánchez y su banda de orcos profanadores de cadáveres, secuaces de una tradición socialista y revolucionaria que ha dejado testimonios gráficos espeluznantes. El odio inextinguible es una enfermedad muy penosa para quien la padece. No conoce ideologías, pero si pretende presentarse como justicia, sea del pueblo o de la historia, entonces estamos ante una variedad que, por necesitar del victimismo como vector, afecta sobre todo a los que el mismo Franco denominaba, con notable precisión, rojo-separatistas. En su fase extrema y terminal, la que ahora se manifiesta, no respeta ni a los muertos, pero su objetivo final, no se olvide, son siempre los vivos.


La derecha, que sigue sin enterarse de nada, ha preferido ponerse de perfil, como suele. No quiere comprender que en todas partes y para todo el mundo los cuarenta años de franquismo están asociados de forma indeleble a ella, no en vano fueron las distintas y plurales familias que la componían las que, cada una en su momento, tuvieron todo el protagonismo en aquellas décadas que cambiaron la suerte de España a base de ofrecer pan y dignidad a los españoles. Y que, por tanto, mientras no sea capaz de hacer la crítica serena de esos años, asumiendo los errores que hubo y reclamando los numerosos aciertos hoy negados por puro sectarismo e hipocresía, no podrá presentarse con la mirada limpia ante el pueblo español. Que esa derecha crea que no puede afectarle que Franco sea extraído con vilipendio de la sepultura en la que yace por mandato expreso de Juan Carlos I por quienes desean destruirla a ella y sólo a ella, es una muestra más de la ceguera política y la insensibilidad moral que la caracterizan.

El odio no caduca ni se satisface, pero de momento el verano ha pasado y Sánchez se ha tenido que envainar su primera chulería. De aquí a Navidad pueden ocurrir muchas cosas y, no lo olvidemos, España es aún un estado de Derecho.


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

ASTURIAS, TIERRA DE EMIGRACIÓN

Cuenta el escritor y folklorista asturiano Aurelio de Llano Roza de Ampudia, que en el bello puerto de Ribadesella «embarcaban antaño para América los jóvenes de la comarca en el famoso bergantín Habana, de 5.000 quintales». Con viento favorable el buque podía tardar en llegar a su destino, normalmente era Cuba, del orden de poco más de un mes; de lo contrario la travesía podía durar hasta bastante más de dos meses

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

Por qué un liberal debe combatir la pornografía

La clave de una sexualidad moral es la integración del deseo en una relación amorosa integral. La pornografía se ha convertido en una plaga social: resultaría muy aconsejable la intervención del Estado para frenar su expansión. Publicado en Actuall  

Por Francisco J Contreras Leer columna

Nadie se fía de Pedro Sánchez

Muchos que no lo conocen han dado su confianza a alguien de quien no se fía nadie que lo conoce Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

HICIMOS CUMBRE…

Una vez más la estulticia que parece ser, últimamente, un mal endémico en ciertos personajes públicos de nuestro País, ha hecho cumbre alcanzando la cima de la más elemental y primaria estupidez.

Por Juan J. RubioLeer columna

Lo que significa la defenestración de Roger Scruton

Quienes quieran entender cómo está desapareciendo la libertad de pensamiento y expresión en Europa –y también, por qué está emergiendo una nueva derecha, tildada de “populista” o “ultra”- deberían conocer el affaire Scruton. Ocurrió en abril, pero ha pasado desapercibido en España. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

'La Manada' y Andalucía

¿Es 'la Manada' una colección de monstruos o un producto social minuciosamente elaborado? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El método del caso

Les propongo un caso para comprender el lío ese de los Presupuestos de la nueva Junta que tanto huele a vieja Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Renato Cristin y los señores del caos

Ahora la inmigración es extraoccidental y masiva, y amenaza introducir en Europa a millones de personas que proceden de culturas anti-liberales. El liberalismo buenista-xenofílico de fronteras abiertas representa, pues, “una traición al verdadero liberalismo”, como afirma Bruce Bawer.  Publicado en Aktuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

EN EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE RAFAEL ALBERTI

Se cumplirá dentro de poco el XX aniversario de la muerte del poeta Rafael Alberti.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

1936 El eterno retorno

España parece sumida en un bucle temporal, tema abordado con cierta frecuencia por el cine y conocido en tierras americanas con el nombre del día de la marmota. Asunto que interesó al filósofo alemán, Nietzsche,  hasta el punto de proponer la teoría del eterno retorno.

Por María Alú Leer columna

«ABUELO, ¿DÓNDE ESTÁ ESPAÑA?»

Después del espectáculo vergonzoso, para la mayoría de los españoles, que el pasado día 21 de mayo consintió la presidenta del Congreso, la socialista Meritxel Batet al admitir a los parlamentarios independentistas todo tipo de juramentos convirtiendo la Cámara en un espectáculo bochornoso y lamentable, parece haber terminado, seguro que vendrán otros, cuando los presos políticos independentistas fueron suspendidos como diputados.

Por Jose María Garcia Tuñon AzaLeer columna

Encuesta
¿Pactará Sanchez con Podemos o habra nuevas elecciones?

a) Pactaran porque estan condenados a entenderse
b) Sanchez convocará nuevas elecciones porque piensa jugar sucio

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo