Sabado, 21 de julio de 2018

las femicomunistas

Raíces del mal

Han bastado cuatro días para que la montaña de odio antimasculino levantada por el 8 de marzo se disuelva como un zurullo de perro bajo la tormenta. El mal, el de verdad, el que amenaza de tantas formas posibles a todo hombre o mujer desde la cuna a la sepultura, no se somete a los esquemas reduccionistas de los agitadores y ha dejado claro que se ríe de las pretendidas guerras de sexos, último invento para arañar poder mediante la siembra de la mentira. Es de esperar que algunas de esas que hace sólo una semana lanzaban las más feroces acusaciones contra la mitad de la humanidad -recordemos a la alcaldesa Carmena hablando de un ADN violento en el varón- hayan meditado sobre el ridículo en que la realidad de la vida las ha puesto de un pantallazo. Que no se preocupen: ningún caballero, precisamente por serlo, les va a pedir cuentas ni arrepentimiento público. También para eso sirven los privilegios de su sexo.

Durante muchas generaciones, nuestros antepasados, a quienes muchos cretinos actuales creen ignorantes porque eran iletrados, conocieron perfectamente la naturaleza del mal y sus nidos. Explicarlo es el gran asunto del Génesis, además de establecer los fundamentos de la alianza entre Dios y el hombre para vencer al Maligno. Sus relatos no parecen muy políticamente correctos, pero esconden una sabiduría que hoy hemos olvidado: el primer asesinato es el de un hombre, Abel, al que su propio hermano mata por celos y envidia; una mujer, Sara, por celos, expulsa al desierto y hacia la muerte a otra mujer y al niño que había tenido con su marido; los hijos de Jacob, celosos y envidiosos, venden como esclavo a su propio hermano, tras estar a punto de asesinarlo. Esas viejas historias, tan vigentes hoy como entonces, poseen más honda verdad que todos los manifiestos. Ni el mundo, ni la sociedad, ni el corazón del hombre son, ni han sido nunca, el escenario de maniqueísmo sexista que las femicomunistas diseñan como un recortable para niños.

Pero todavía hace falta algo más para que el mal actúe, y es que las circunstancias lo propicien y no sean contrarrestadas por lo que siempre se llamó no valores, sino virtudes. Hay causas hoy innombrables del inmenso sufrimiento, a veces muerte, de los inocentes: el completo desarreglo de vida, el desorden moral elevado a norma y a ejemplo. Pero silencio, por favor, no se vaya alguien a ofender.


Comentarios

Por Brianannet 2018-05-21 14:04:04

g http://cialisxtl.com/index.html generic cialis canada


Por Brianannet 2018-05-20 12:56:53

t http://cialisxtl.com/index.html when to take cialis for best results


Por LanceGaips 2018-05-19 11:00:54

w http://mkbs.net/clomid/# generic drugs


Por DanielVon 2018-05-19 06:45:09

generic cialis 2017 http://mkbs.net/tadalafil/# cialis free trial offer buy tadalafil bent buy tadalafil online cialis drug


Comentar

Columnistas

Jordan Peterson y la batalla de los pronombres

Peterson es un liberal clásico que conoce bien la historia de los sistemas totalitarios y sabe que la batalla lingüística es decisiva. Es uno de los francotiradores intelectuales que ha surgido en Canadá y que, asumiendo el riesgo de muerte civil, mantienen enhiesta la bandera de la resistencia. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

La eutanasia que viene

La eutanasia es la salida fácil al problema del envejecimiento de la población Publicado en ele diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Atrocidades racistas: el gran ajuste de cuentas a Occidente

Se está produciendo un genocidio de blancos en sudáfrica ante el silencio general de la prensa Publicado en Disidentia

Por Francisco J Contreras Leer columna

'Traslatio sedis'

Alfonso X proyectaba desde Cádiz nada menos que la conquista militar y espiritual de África Publicado en Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Feminista no, feminoide

Desde que Sánchez llegó al poder, todo han sido anuncios que sólo pretenden distraer la atención del respetable

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Rémi Brague y la legitimidad del hombre

Nuestra ética y nuestra política se basan en la libertad individual, absolutizándola hasta extremos inéditos en la historia. Sin embargo, este individualismo convive con una filosofía materialista que concibe al individuo como el producto caprichoso del azar evolutivo en un universo sin sentido.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Epitafio para un traidor

En noviembre del 16, me publicaban en estas mismas páginas la carta "Réquiem por la Constitución", en la que denunciaba "la forma encubierta en la que el gobierno de Rajoy, apoyado por la mayoría de los partidos parlamentarios, estaba llevando a cabo las negocio-cesiones con los nacionalistas, para desembocar en el final ya escrito en alguna parte".

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

Carmen Calvo contra el romanticismo

Pedro Sánchez ha sorprendido con un gabinete aseado, sin estridencias frentepopulistas para calmar a los mercados. Pero ese "giro a la derecha” económico lo compensará con un giro a la izquierda que sólo podrá ser moral-cultural. Preparémonos a una lluvia de medidas feministas, homosexualistas y laicistas.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Lágrimas negras

Usted, señor Rajoy, ha supeditado el interés de España a la conveniencia de su pútrido partido

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

El largo 68, de la ETA a las aulas

El mayo del 68 derivó en varios movimientos que han perdurado hasta nuestra época y cambiado nuestra sociedad. Algunos miembros se quedaron en el activismo armado, otros treparon a las cumbres de la política y los últimos transformaron la educación y la cultura.

Por Francisco J Contreras Leer columna

Mayo del 68, o el triunfo de los niñatos

Mayo del 68 fue una kermesse violenta de hijos de papá que despreciaban los valores y el modo de vida de la generación anterior Publicado en Disidencia

Por Francisco J Contreras Leer columna

Encuesta
Ante la actuación de los paises de EU en el caso Puigdemont ¿cobra sentido la decisión britanica del Brexit?

a) si
b) no

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo