Jueves, 18 de agosto de 2022

Comentario de actualidad religiosa

Runrunes varios

Pues sí, vuelve este humilde frailecillo a asomarse a la ventana de este diario digital, después de un tiempo sabático, que no selvático (como dirían algunos), de justificada ausencia.  

Y van a permitirme que lo haga refiriéndome a algunos temas de actualidad en la diócesis de Oviedo, aunque sólo sea por su cercanía.  

Por aquí anduvo el patio revuelto la pasada semana, y convenientemente jaleado por los manipuladores habituales, a cuenta de la prohibición dictada por el Arzobispo sobre el uso de los locales de la Casa de la Iglesia de Gijón para unas conferencias que, organizadas por unos llamados cristianos de base, incluían entre los ponentes a algún “teólogo” cuya comunión y catolicidad han sido públicamente desautorizadas por la jerarquía eclesiástica. Ante lo cual, y con una coherencia sin fisura, fray Jesús manifestó que el susodicho podía exponer su parecer donde le viniera en gana, pero no en un local de la Iglesia católica.  

El órgano oficioso de comunicación de esta diócesis, “Esta Hora”, lo explica en su último número con claridad meridiana: “el arzobispo entiende que la medida adoptada no mutila el derecho de nadie en la expresión de sus propias ideas, puesto que existen numerosos lugares públicos para reunirse y expresarse, con una proyección ciudadana más amplia, que los espacios eclesiales solicitados, salvo que se quiera entrar por estrategia en abierto enfrentamiento con la Iglesia local y su pastor”. Más claro que el agua, por mucho que algunos intenten enredar el asunto y de paso barrer “pro domo sua”, o dicho en castellano arrimar el ascua a su sardina “progresauria”.

 Y para evitar este tipo de manipulaciones lo que uno aconsejaría, cara al futuro, es que el tema no tuviera que llegar a instancias episcopales y a prohibiciones contra reloj que faciliten el recurso posterior al victimismo. Lo más normal es un simple control previo por parte de los responsables habituales del local eclesial, negando la posibilidad de uso incluso antes de su anuncio, y no pasando la pelota, a destiempo, al tejado de la mitra.  

Inquietan también los rumores sobre la próxima tanda de nombramientos en la diócesis, que vendrán condicionados por algunas circunstancias tan evidentes como la creciente escasez de sacerdotes, o las vacantes en alguna de las parroquias más notables y golosas de la diócesis, como la ovetense de San Juan el Real.  

Respecto al primer punto, mi humilde opinión, y aún reconociendo que no es nada agradable, es que ha llegado ya la hora de empezar a plantearse en serio el cierre y la concentración de parroquias. En una época de escasez de sacerdotes, no puede tenerse a sacerdotes jóvenes atendiendo, o mejor dicho malatendiendo, doce o quince parroquias rurales con feligresías mermadas o casi inexistentes. Y habrá que pensar también si en los núcleos urbanos, Avilés, Gijón u Oviedo, todos ellos de tamaño medio y donde la movilidad resulta fácil y rápida, podemos permitirnos mantener en funcionamiento, o incluso continuar abriendo, decenas de parroquias, no siempre bien atendidas (por ejemplo ¿en cuántas de ellas puede accederse al sacramento de la confesión con comodidad y sin trabas?) y no optar por tratar de concentrar esfuerzos en un número menor pero mejor gestionado, desde el punto de vista de la atención pastoral, que constituyan auténticos focos de evangelización. Uno cree que siempre es mejor poco y bien, que mucho y de aquella manera.  

Y también respecto a nombramientos me preocupan algunos rumores. Aquella vieja estrategia clerical del “promoveatur ut removeatur”, hablando claro promover a alguien para quitarlo de en medio, parece que sigue de actualidad y podría estar detrás de algunos movimientos que no deberían encontrar eco en la última decisión episcopal. Sería verdaderamente lamentable que alguna ciudad de Asturias, donde los nombramientos parroquiales resultaron más que cuestionables durante décadas y tuvieron como resultado el castigo a sus fieles con la mayor concentración por metro cuadrado del llamado “clero progre”, se viera ahora aún más penada con la remoción, vestida de falsa promoción, de alguno de los escasos representantes de la ortodoxia y buen criterio eclesial en esa localidad. Sería una cesión en toda regla e injustificada a ese “sector progre”, ya en franca decadencia a nivel general, cuyos frutos, por decirlo con frase histórica, “ni están ni se le esperan”.  

Pero confiamos que el tiempo no confirme estos preocupantes augurios. Ente tanto pax et bonum.    

                                                                               Fray Gonzaga


Comentarios

Por Cortizo 2012-05-17 22:53:00

jaja, siempre hay al menos un Ángel bueno y uno no tan bueno. Es difícil distinguirlos, aunque el más bello, no se resignaba, y quería ser como Dios.


Por Ángel 2012-05-17 20:13:00

el ultimo ángel no soy YO


Por Ángel 2012-05-17 15:58:00

Mira aquí no queremos a progres y menos a gentes que desde el auto desprestigio nutran a ideas retrogradas y menos las nutran. Si somos demócratas o estudiamos y peleamos para hacer esta realidad posible seamoslo en o con todas las consecuencias.


Por Ángel 2012-05-17 15:53:00

Ahora que se persigue o esta mal visto desde el prisma de la democracia el pensamiento único, el catolicismo hoy es algo así como cebada para cabras o gentes que han perdido el prestigio y el respeto consigo mismas en detrimento de los personajes que de esto se nutren.


Por Plaza Parchís 2012-05-17 15:41:00

Al que hay que promover es al clero progre. Por ejemplo dándoles la gran oportunidad de convertirse al catolicismo, o la alternativa de buscarse trabajo civil y dejar lo sacro para el que se lo cree.


Por en nombre de la rosa 2012-05-17 15:39:00

volvemos o así lo quieren algunos a poner de moda la oscuridad


Comentar

Columnistas

 Feijóo ya se ve en la Moncloa

Tras el aplastante triunfo del PP en las elecciones autonómicas andaluzas, donde su candidato Juan Manuel Moreno Bonilla trapasó la mayoría absoluta con holgura, seguro que el presidente nacional de la formación ve inminente la repetición de este fenómeno en la generales con él  como  protagonista.

Por María Alú Leer columna

 Lindezas de Feijóo

A pesar de que la inmensa mayoría de los españoles son conocedores de la trayectoria ideológica y política del nuevo líder del reseteado PP, por si aún alguien alberga todavía alguna duda sobre la misma-incluso después de las soflamas sobre "el rumbo claro" a raíz de su unción- paso de forma somera a señalar algunos de sus hitos más destacables:

Por Ana María Velasco Plaza Leer columna

¿QUÉ Y A QUIÉN REPRESENTAN HOY LOS SINDICATOS MAYORITARIOS?

  El fracaso de asistencia a la manifestación convocada por UGT y CC.OO el pasado 23 de marzo y la laxitud de sus pretensiones, protestar contra las alzas de precios pero dejando bien claro que, no sólo las quejas no se dirigían al Gobierno sino antes bien que le pedían que no se redujesen los impuestos, me han llevado a reflexionar para responder a la pregunta planteada en el encabezamiento, plasmarlo por escrito, esperando que la consideración de plantee por los propios Sindicatos.  

Por José Luis LafuenteLeer columna

Una sociedad enemiga de los niños

Gabriele Kuby ha escrito un libro titulado “La generación abandonada”, y su tesis es que hemos sacrificado la felicidad de varias generaciones de niños a la libertad amorosa ilimitada de los adultos. Los niños son los grandes perdedores de la revolución sexual de los 60 y 70, convertida desde entonces en cimiento moral de nuestra sociedad. Publicado en Actuall

Por Francisco J Contreras Leer columna

Ideología e impotencia

  El abuso ideológico sustentado en la buena fe de las gentes lleva siempre a excesos de poder Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

¡Qué verde era mi valle!

?La verdad es que podemos considerar tanto el título como el subtítulo de este artículo como un par de elementos surrealistas añadidos a posteriori pues sería muy laborioso buscarles alguna relación con el escrito que quizá algún lector benevolente llegue a leer de principio a fin, pero no niego que tiene "su aquél", aquel tinte nostálgico y amargo que hoy acompaña a los que ya nos pesan los años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Ya no quedan jueces en Berlín

Esta sociedad envilecida que se refugia bajo la "sacralidad" de la palabra democracia para perpetrar las mayores felonías impunemente y digo sociedad porque los políticos y los jueces salen de la sociedad no llegaron aquí desde Saturno, está derivando con pasos de "siete leguas" hacia una tiranía plutocrática

Por Teresa SalamancaLeer columna

¿Qué pasa realmente en Ucrania?

Este modesto periódico dispone de pocos medios, solo una agencia de noticias, nuestra observación de diversas cadenas de televisión y distintos periódicos.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El PP y sus tradicionales incumplimientos

José Luis Martínez Almeida, algunos empiezan a llamarlo Carmeida, nos ha regalado una magnífica "perla de la factoria" del PP y no precisamente una perla de lluvia venida de un pais donde no llueve como dice la canción de Jaques Brel sino de la mendacidad.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

El ocaso del cristianismo

  Desde hace tiempo, el cristianismo se va debilitando en la conciencia de Occidente. Es un completo desastre desde el punto de vista religioso, pero creo que cada vez más gente se irá dando cuenta de que, a la larga, prescindir de Jesucristo no trae sino calamidades. Algunas ya son patentes, como la pérdida de patrimonio cultural por el cierre de iglesias y catedrales, otras son fáciles de detectar como el preocupante descenso de la moralidad pública, otras, en fin, irán aflorando con el paso del tiempo.  

Por Francisco Javier Garcia AlonsoLeer columna

¿UN REY SECUESTRADO?

El mensaje de Navidad del Rey ¿es suyo o está constreñido por el Ejecutivo? Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿derribaran la Cruz del Valle de los Caídos y expulsarán a los monjes?

a) Si porque la Iglesia no los va a defender
b) No porque el poder de la oración es invencible

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo