Domingo, 28 de febrero de 2021

La hija de Fernando Buesa reclama "compromisos éticos y no meramente estéticos" para garantizar el respeto a la diversidad

Sara Buesa dice que "la auténtica tolerancia no es permitir cualquier comportamiento" y rechaza homenajes a criminales

La vicepresidenta de la Fundación Fernando Buesa Blanco ha planteado esta reflexión en el acto anual en memoria de su padre y de su escolta, Jorge Díaz Elorza, asesinados en Vitoria en un atentado con coche bomba perpetrado por ETA el 21 de febrero de 2000. El acto ha contado con la presencia de la consejera de Trabajo y Empleo Idoia Mendia, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y el diputado de Álava, Ramiro González, entre otros.

El discurso de Sara Buesa ha girado en torno a los conceptos de 'comunidad' y de 'tribu'. La vicepresidenta de la Fundación Fernando Buesa Blanco ha explicado que "cuando una comunidad, en vez de basarse en ese componente afectivo que surge de manera natural en la vida, se construye sobre una identidad o una cultura determinadas, entonces deja de ser comunidad y pasa a ser tribu".

Buesa ha subrayado que los grandes retos de la sociedad "no pueden resolverse de ninguna manera con mentalidad de tribu, pensando en términos de 'los míos' y 'los otros'", dado que este comportamiento crea "comunidades estancas y excluyentes".

De esa forma, ha manifestado que aunque "el reconocimiento de la cultura y la idiosincrasia propias de un territorio es importante", lo es "aún más" el hecho de "garantizar que todas las personas que habitan" en ese territorio "tienen las mismas oportunidades para vivir su vida con dignidad y conforme a sus valores". "El problema no está en distinguir una identidad, sino en hacer de ella algo absoluto y construir un modelo social y político en torno a ella", ha afirmado, tras lo que ha avisado que es entonces es "cuando se cae en el integrismo, en la uniformidad que oprime y excluye".

Buesa ha denunciado que "el proyecto político que ETA trató de imponer mediante la violencia terrorista era un proyecto sectario, basado en una visión idílica de una sociedad vasca homogénea". "Una comunidad 'pura', en la que las diferencias de identidad eran muros defensivos que excluían lo que no formaba parte de ella", ha dicho.

La hija de Buesa ha recordado a las personas que fueron "expulsadas de la comunidad vasca" y que "optaron por marcharse de su tierra porque no se veían reconocidas en esa identidad selectiva", así como a aquellas que sufrieron un "exilio interior", al permanecer en Euskadi, pero "sufriendo la exclusión y la ignorancia".

Todas ellas, según ha afirmado, eran personas que tenían "lazos afectivos y vínculos" con Euskadi, "que amaban su tierra", pero que "no pudieron desarrollar de forma plena su proyecto de vida" en Euskadi. Sara Buesa ha explicado que el grado de "exclusión y división" en el País Vasco fue tal que "corrompió incluso el espacio de las relaciones naturales de familia, amistad y vecindad".

A su juicio, tras décadas de terrorismo y una vez que ETA se ha disuelto, es necesario "repensar la comunidad vasca que queremos construir". "Arrastramos un trauma colectivo y un daño muy profundo en nuestro tejido social; el proceso de construcción de nuestra comunidad requiere reparar ese daño y desterrar los vestigios de un comportamiento de tribu que continúan condicionando nuestra convivencia", ha manifestado.

Sara Buesa considera que es posible "reconocer la identidad y la cultura vascas" y "al mismo tiempo preservar los derechos humanos y de ciudadanía", algo para lo que se requiere de "proyectos políticos incluyentes, que respeten la diversidad de nuestra sociedad". "El verdadero diálogo entre diferentes se da cuando hay un intercambio de saberes, visiones y valores entre todos los vecinos, y cuando todos ellos se tienen en cuenta en la construcción de un modelo de sociedad", ha precisado.

Además, ha indicado que "escuchando y teniendo presentes todas las miradas, podremos abrir posibilidades integradoras y construir una comunidad inclusiva, en la que todas las personas puedan desarrollar una vida buena y participar por igual de un bienestar y un respaldo comunitario". No obstante, ha advertido de que "respetar la diversidad y defender la dignidad y la igualdad de derechos de toda la ciudadanía, exige adoptar compromisos éticos y no meramente estéticos".

"RECONECTAR LAZOS"

Como ejemplo de esos necesarios compromisos, ha subrayado los siguientes: "posicionarse claramente contra todas las vulneraciones de derechos y las desigualdades que se producen; rechazar que se homenajee o ensalce a personas que han cometido crímenes; y hacer frente a los discursos que justifican el uso de la violencia".

"Necesitamos confrontar con estas realidades que continuamos viviendo hoy en día en Euskadi y decir claramente a 'esto no'", ha afirmado Sara Buesa, que ha subrayado que "la auténtica tolerancia no es permitir todo tipo de comportamientos". En su opinión, solo de esta forma será posible "reconectar los lazos que se han roto y crear una red comunitaria en la que todas las personas nos sintamos parte y protegidas".

Al margen de sus reflexiones en torno a la necesidad de reconstruir la convivencia tras el terrorismo de ETA, Buesa ha planteado algunas consideraciones sobre el concepto de comunidad en el actual contexto de pandemia de covid-19. En este sentido, ha afirmado que "el individualismo, los vínculos frágiles y fugaces, la despersonalización, ajena a las desigualdades y a los problemas sociales, destruyen la comunidad".

La pandemia, según ha dicho, es "un buen ejemplo de ello", dado que no será posible hacer frente a la crisis sanitaria "si no se piensa con visión global y tomamos conciencia de que es un problema común y de que sólo unidos vamos a poder salir de ella". "La situación de emergencia sanitaria nos ha hecho tomar conciencia de la importancia central de cuidarnos en comunidad; nos hemos sentido conectadas dentro de nuestra común humanidad", ha afirmado.

"VÍCTIMAS Y NO HÉROES"

En el acto también ha intervenido el filosofo Daniel Innerarity, quien se ha mostrado partidario de "sustituir las memorias históricas de las naciones por un tipo de memoria que tratan de divisar la historia desde el punto de vista de las víctimas".

El filosofo ha explicado que la historiografía "ha sido durante mucho tiempo una relación de hazañas protagonizadas por generales, hombres victoriosos y conquistadores". No obstante, ha afirmado que se está produciendo "un poderoso cambio de mirada", en el que el foco se sitúa en lo que les ocurrió "a quienes más padecieron, a los vencidos, a las mujeres, a la gente corriente". "¿Como vivieron aquello? ¿No es más real cómo lo vivieron aquellos que cómo lo vivieron los grandes generales?", se ha preguntado.

Innerarity cree que la principal fuerza transformadora de la memoria consiste en "reemplazar la narrativa de las gestas por la narrativa de los sujetos pacientes". En este sentido, considera que "debería evitarse la retórica que acompaña algunas veces al discurso de las víctimas, y que parece desconocer que son precisamente eso: víctimas, y no héroes".

El filósofo ha dicho que ambas son "dos realidades completamente distintas", y ha manifestado que "si una sociedad se cuenta su pasado desde la perspectiva de quienes han padecido, tiene más posibilidades de construir su futuro inclusivamente, de manera que convierta en su principal objetivo evitar el padecimiento y cuidar la vida común vulnerable".


Comentarios

No hay comentarios sobre esta noticia.

Comentar

Columnistas

Jugando a legislar

Primero se trató de la igualdad de géneros, algo que podría considerarse lógico y conveniente tratándose de igualdad de oportunidades, igualdad de emolumentos, etc. pero nunca una pretendida igualdad de sexo, de persona, de individuo, lo que traería consecuentemente, en fin, la anulación de los conceptos varón-hembra, hombre-mujer, caballero-señora y que repercutiría sin duda, en los significados de marido-esposa y padre-madre.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Un espectador estupefacto ante el batiburrillo medicinal

Nos azota una peste anunciada como leve, semejante a un catarro y tal vez con uno o dos muertos. Ya van ochenta mil.

Por Esteban Alú MorteraLeer columna

Defensa de los trans y ataque a las mujeres. ¿Qué más nos van a quitar a las mujeres?

Uno se sorprenderá ante semejante título, ya que en los últimos tiempos se diría que la mujer no hace más que ganar derechos antes vetados, así como igualdad de trato en todos los sentidos. Me parece, a la vista de lo que recojo a continuación, que la cosa no es tan clara ni tan sencilla como nos la quieren hacer ver.

Por Manuela Fernández JunqueraLeer columna

Aquella Reválida

"Trae de Granada los baúles y de Sevilla las maletas". Esta frase, escrita así como parte de un texto dictado en el examen de aquella "nuestra" Reválida, podría acarrear un suspenso en la materia de Lengua Española.

Por Manuel Alonso TrevicortovLeer columna

Una cuestión de huevos

Repetidamente y me temo que con pesadez, me he preguntado desde este mismo medio, hasta dónde podría llegar nuestra capacidad de asombro (o poder zaumásico como leíamos en un manual de filosofía de D. Adolfo Muñoz Alonso), ante las ocurrencias y determinaciones con que cada día la ponen a prueba nuestros actuales políticos.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

UN SOMERO ANÁLISIS ACERCA DEL ESTADO,  CORRIJO, DE ESTE ESTADO, POR UN PUEBLERINO EN HORAS LAXAS…

Los pilares que sustentan la construcción de nuestro Estado-Nación, están erosionados y corren el peligro de venirse abajo

Por Juan J. RubioLeer columna

El Hospital Isabel Zendal y Victor Hugo

Se preguntarán los lectores qué relación puede haber entre los dos nombres y apellidos del título que antecede a lo que he de contestar que no mucha ni directa; simplemente se trata de poner un titular algo llamativo y coger por los pelos el tema que pretendo abordar.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Teorema sobre la patata, el aguacate y su relación empírica con la factura de la luz

Así es: si teorema es "una proposición demostrable lógicamente partiendo de axiomas, postulados u otras proposiciones ya demostradas", doña Ione Belarra Urteaga, secretaria de Estado para la Agencia del 2030, nos ha formulado uno de ellos recientemente, dejándonos pasmados, boquiabiertos, patidifusos y también ¡cómo no! pasmadas, boquiabiertas y patidifusas, en una extraordinaria manifestación de sus conocimientos en materias tan diversas que a nadie se le ocurriría relacionarlas entre sí en el caso que nos ocupa.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

EL RESULTADO DE 40 AÑOS DE INESTABILIDAD FAMILIAR

Se hicieron públicos hace unas semanas los datos demográficos definitivos de 2019: más terroríficos que nunca, tan desatendidos como siempre. Ofrecen la imagen de un país en rápido despeñamiento hacia el suicidio poblacional. Publicado en La Gaceta de la Iberosfera

Por Francisco J Contreras Leer columna

La vida no sigue igual

A la sombra de la pandemia se van recortando los logros conseguidos en ochenta años.

Por Francisco Alonso-Graña del Valle Leer columna

Herodes y los intelectuales

Los Magos buscaban la Verdad y para encontrarla se embarcan en un largo e incierto viaje Publicado en el Diario de Sevilla

Por Rafael Sánchez SausLeer columna

Encuesta
¿Conseguirá la presidencia de la Generalitat Salvador Illa?

a) No, porque a Esquerra lle perjudica
b) Si. lo apoyará Esquerra su socio en Madrid

Dignidad Digital, S.L. E-mail: redaccion@dignidaddigital.com
logo